sábado, 30 de diciembre de 2017

El rol decisivo de la Embajada de EEUU en el resultado oficial de las elecciones



Foto: CESPAD

Aparte de la publicitada marcha del Partido Nacional en apoyo al Candidato-Presidente Juan Orlando Hernández, muchas piezas se movieron ese día en función de revertir la incómoda correlación de fuerzas para los actuales detentadores del poder. También es probable que, al interior de la Alianza de Oposición, fuera difícil consensuar los siguientes pasos a adoptar para aprovechar el momento extraordinariamente favorable por el que atravesaba y concretar iniciativas que aproximaran una salida democrática a la crisis.

Lo cierto es que la noche del jueves 7 de diciembre desaparecieron del escenario político-electoral Marisa Matías, coordinadora de la Misión de Observadores de la UE, y, Jorge “Tuto” Quiroga, coordinador de la Misión de la OEA. En sustitución de estas misiones, se posicionó en un lugar central, sin ser observadora electoral, la Embajadora en funciones de los Estados Unidos, Heide Fulton, asumiendo un rol de cuasi gobernadora en un país que su gobierno tradicionalmente ha considerado su “patio trasero”. Esta exposición mediática tan clara no se miraba desde la guerra contrainsurgente de los años ochenta en Centroamérica, período este en que los funcionarios estadounidenses nunca ocultaron que eran ellos los que tomaban las decisiones fundamentales del país.

¿Qué fue lo que pasó? Pues no es tan complejo: La OEA supeditó su misión a los intereses de la potencia hegemónica regional, la Unión Europea salió del proceso aceptando la hegemonía en esta zona del mundo de los Estados Unidos. De esta manera, el proceso electoral hondureño quedó subordinado a los intereses geopolíticos del gobierno estadounidense y no a la decisión del soberano, es decir, del pueblo en las urnas.

Es así que en una inesperada conferencia de prensa, David Matamoros, Presidente del TSE, flanqueado por la Embajadora estadounidense, anunció que este organismo había decidido escrutar “4,753 actas y revisar los votos de los departamentos de La Paz, Intibucá y Lempira” con la observación de la OEA, delegados de la sociedad civil y Embajada de EE.UU., “para que podamos dar certidumbre al país y darle apoyo al nuevo presidente de Honduras”6. Esto sin que se hubiera producido un pacto entre los principales partidos políticos contendientes y el TSE en torno a un protocolo que “aumentara la transparencia del proceso” determinando, entre otros puntos, la manera de abordar las inconsistencias, el cotejamiento de las actas y firmas, la utilización de los cuadernillos de votación.

Por el contrario, lo que se impuso fue la decisión unilateral del TSE, en el momento de su mayor desprestigio. Situación que fue posible por el abierto apoyo político de la Embajadora estadounidense, que fue quien habilitó al TSE a proceder a la realización del escrutinio final de los votos y, proceder al más breve plazo posible a la declaración del candidato ganador. Todo esto con el respaldo decidido de las organizaciones de la sociedad civil/ONGs que actúan bajo el marco de las políticas estadounidenses implementadas en el país.

Para completar este panorama, en el marco del reconteo de votos, el expresidente Manuel Zelaya Rosales hizo pública una carta donde informó sobre la “recomendación” de la OEA y el gobierno de los Estados Unidos al Candidato Salvador Nasralla para que “se desvincule por completo del ex presidente Zelaya porque este es un chavista y pregona el Socialismo Democrático” (9 de diciembre de 2017). Este dato aporta una idea completa como en los últimos días y horas, específicamente en el campo electoral, el gobierno estadounidense ha desplazado actores, reposicionado a otros e intentado dividir a la Alianza de Oposición para reconfigurar la correlación de fuerzas a favor de sus intereses geopolíticos.

Lea el texto completo en el PDF adjunto

Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD)


Periodistas y medios de comunicación también en peligro



Por Pablo Ruiz

Recientemente, el Jefe de la Policía Preventiva en el Sur de Honduras, Eduardo Turcios  le quitó, de manera arbitraria, las medidas de protección al  periodista Jairo López pese a que dichas medidas habían sido aprobadas por el “Mecanismo de Protección” establecido por la Ley de Protección a Periodistas Comunicadores Sociales, Defensores y Defensoras de Derechos Humanos y Operadores de Justicia la que fue aprobada por el Congreso Nacional hondureño en mayo de 2015.

El periodista, de acuerdo a Reporteros Sin Frontera, el 2015 “reveló actos de corrupción en los que estaban implicados funcionarios y políticos, entre ellos el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva. Desde entonces es víctima de una campaña de desprestigio y enfrenta un juicio por difamación en el que se han registrado graves irregularidades”.

A esta situación debemos sumar que en la madrugada del 10 de diciembre Radio Progreso sufrió un atentado en sus antenas de trasmisión quedando fuera del aire.

En una nota emitida por el canal TELESUR el padre Ismael Moreno, sacerdote jesuita, y director de la emisora,  señaló que “estamos en una situación crítica en el país, y como Radio Progreso ha tenido un acompañamiento a las voces que están cuestionando el fraude electoral y además denunciando todos los atropellos a los derechos humanos que emanan del actual gobierno, que se quiere reelegir, de nuestra parte, y como responsable de Radio Progreso, responsabilizó al equipo de Juan Orlando Hernández, y a su grupo, como los estrictos responsables de este sabotaje”.

No es la primera vez que la emisora sufre represalias por su trabajo. En abril de 2010, Gerardo Chévez, periodista de la radio, y el padre Ismael Moreno denunciaron que habían recibido amenazas de muerte.

El 2011, militares intervinieron las instalaciones de la emisora y el 2014, Carlos Hilario Mejía Orellana, colaborador y activista de Radio Progreso, fue asesinado a puñaladas en su departamento.

De acuerdo a Reporteros Sin Frontera: “Honduras es uno de los países más peligrosos de América Latina para la prensa. El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) registró que entre enero de 2001 y agosto de 2017 fueron asesinados en Honduras 70 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación; el 91% de estos casos permanecen en la impunidad”.

Honduras figura en el lugar 140 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017. Muy lejos de Noruega, Suecia y Finlandia que ocupan los primeros lugares con mayor libertad de prensa.

Por su parte, el “Informe de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión” de la CIDH señaló que el año 2016 en Honduras fueron asesinados 3 periodistas y hubo ataques, amenazas e intimidaciones a periodistas y medios de comunicación.

“La CIDH y su Relatoría Especial recuerdan que los funcionarios estatales deben repudiar de manera inequívoca los ataques perpetrados como represalia por el ejercicio de la libertad de expresión, y deberían abstenerse de efectuar declaraciones que posiblemente incrementen la vulnerabilidad de quienes son perseguidos por ejercer su derecho a la libertad de expresión”, señalaron.

No podemos olvidar tampoco que ya este año, el 13 de septiembre, fue asesinado el periodista del Canal 22 Carlos William Flores por personas “no identificadas”.

Amnistía Internacional también expresó su preocupación por la situación de derechos en Honduras y dijo, sobre el derecho a la libre expresión que “La evidencia demuestra que no hay espacio para que las personas expresen sus opiniones en Honduras. Cuando lo hacen, enfrentan toda la fuerza del aparato represivo del gobierno”.

Lamentablemente, en Honduras tanto los medios de comunicación como los periodistas y comunicadores están en peligro de sufrir atentados o represalias por su trabajo.

Pero no sólo ellos, “desde el golpe de Estado de 2009, 123 activistas de la tierra y el medio ambiente han sido asesinados en Honduras; muchos otros han sido amenazados, atacados o encarcelados” declaró Global Witness.  Entre los casos, el asesinato de Berta Cáceres que sigue sin aclararse totalmente.

En las últimas semanas, y de acuerdo a un Informe de COFADEH, tras las elecciones  del 26 de noviembre, las que fueron fraudulentas, “14 personas perdieron la vida en forma violenta, doce de ellas por la represión en las protestas y aplicación de la suspensión de las Garantías Constitucionales; 51 resultaron heridas, siete de ellas gravemente; 844 resultaron detenidas de las cuales 148 personas fueron acusadas por el delito de Robo Agravado, 3 por terrorismo y 91 expedientes penales han sido abiertos en Tegucigalpa, La Ceiba y San Pedro Sula”.

Honduras vive una dictadura y la OEA y los EEUU son cómplices de las violaciones a los derechos humanos que hace mucho tiempo suceden este país. 

Pablo Ruiz

Observatorio por el Cierre de la Escuela de las Américas – SOAWatch

De un internet abierto a una vuelta a la edad oscura




Por Jonathan Cook *

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

¿Alguien puede dudar de que el acceso a un internet relativamente libre y abierto está llegando rápidamente a su fin en Occidente? En China y otros regímenes autocráticos los líderes simplemente manipularon internet a su voluntad, censurando el contenido que amenaza sus gobiernos. Pero en el "democrático" Occidente se está haciendo de manera diferente. El Estado no tiene que interferir directamente, subcontrata su trabajo sucio a las corporaciones.

Tan pronto como el próximo mes la red podría convertirse en el juguete exclusivo de las mayores corporaciones de ese tipo, decididas a obtener la mayor ganancia posible fuera del ancho de banda. Mientras tanto, las herramientas que nos permiten involucrarnos en el pensamiento crítico, la disidencia y la movilización social se eliminarán a medida que la "neutralidad de la red" se convierta en una nota histórica, una fase inicial, la del "crecimiento" de internet.

En diciembre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) planea revocar regulaciones ya comprometidas puestas para mantener una apariencia de “neutralidad de la red”. Su presidente, Ajit Pai, y las corporaciones que son proveedoras de servicios de internet quieren eliminar estas reglas, al igual que el sector bancario se deshizo de las regulaciones financieras para poder inflar nuestras economías en esquemas ponzi gigantes.

Eso podría servir como el golpe final a la izquierda y su capacidad para hacer que su voz se escuche en el ámbito público.

Fueron los líderes políticos, ayudados por los medios corporativos, quienes allanaron el camino para este paso con su fomento de un pánico moral egoísta sobre las "noticias falsas". Argumentaron que las noticias falsas aparecieron solo en internet, no en las páginas de los medios corporativos, los mismos medios que nos vendieron el mito de las armas de destrucción masiva en Irak y han preservado de manera tan efectiva un sistema de partido único con dos caras. Al parecer el público necesita estar protegido solo de los blogueros y los sitios web.

Rápidamente respondieron los gigantes de las redes sociales. Cada vez está más claro que Facebook está interfiriendo como una plataforma para la difusión de información para activistas progresistas. Ya está cerrando cuentas y limitando su alcance. Estas tendencias solo se acelerarán.

Google ha cambiado sus algoritmos de forma que ha garantizado que los rankings de los motores de búsqueda de los sitios prominentes de la izquierda caigan por el piso. Cada vez es más difícil encontrar fuentes alternativas de noticias porque se ocultan activamente a la vista.

Google intensificó ese proceso esta semana "desclasificando" RT y Sputnik, dos sitios rusos de noticias que proporcionan un contrapeso importante -aun cuando haya sesgo pro-Rusia en su agenda- a la propaganda antirrusa lanzada por los medios corporativos occidentales. Los dos sitios serán censurados en internet para la gran mayoría de los usuarios.

RT está lejos de ser una fuente perfecta de noticias -ningún medio estatal o corporativo lo es- pero es una voz vital para tener en línea. Se ha convertido en un santuario para muchos que buscan críticas alternativas y a menudo mucho más honestas, tanto de la política interna de Occidente como de la intervención occidental en tierras lejanas. Tiene su propia agenda política, por supuesto, pero a pesar de la suposición de muchos liberales occidentales proporciona una imagen mucho más precisa del mundo que los medios corporativos occidentales sobre una amplia gama de cuestiones.

Eso es por una buena razón. Los medios corporativos occidentales están ahí para apuntalar prejuicios que han sido inculcados en las audiencias occidentales a lo largo de toda su vida, el principal es que los estados occidentales actúan legítimamente como policías bienintencionados, aunque de vez en cuando torpes, tratando de mantener el orden, entre otras situaciones, en estados malvados o indisciplinados en todo el mundo.

Los medios y la clase política pueden aprovechar fácilmente estos prejuicios para persuadirnos de todo tipo de mentiras que fomentan los intereses occidentales. Para tomar solo un ejemplo, Irak. Nos dijeron que Saddam Hussein tenía vínculos con al-Qaeda (no los tenía y no pudo haberlos tenido), que Irak poseía con armas de destrucción en masa (no las tenía tal como los inspectores de armas de la ONU intentaron decirnos) y que los Estados Unidos y el Reino Unido querían promover la democracia en Irak (pero no antes de que hubieran robado su petróleo). Puede haber habido oposición en Occidente a la invasión de Irak, pero estaba mínimamente impulsada por una apreciación de que estos elementos de la narrativa oficial eran fácilmente verificados como mentiras.

RT y otras fuentes de noticias en inglés no occidentales proporcionan una lente diferente a través de la cual podemos ver eventos muy importantes con perspectivas que no se ven opacadas por una agenda occidental patricia.

Las fuentes y los sitios progresistas están siendo gradualmente silenciados y puestos en la lista negra, llevándonos nuevamente a los brazos de los propagandistas corporativos. Pocos liberales están dispuestos a alzar la voz en nombre de RT, olvidando las advertencias de la historia, como el poema antinazi de Martin Niemoller "Primero vinieron a por los socialistas".

Las reglas existentes progresistas y disidentes de "neutralidad de la red" ya están fallando, como dejan claro los desarrollos que he señalado antes. Porque sin ellas las cosas empeorarán. Si los cambios se aprueban el próximo mes los proveedores de servicios de internet (ISP), las empresas que nos conectan a internet, también podrán decidir qué debemos ver y qué queda fuera de nuestro alcance.

Gran parte del debate se ha centrado en el impacto de poner fin a las reglas de las empresas comerciales en línea. Es por eso que Amazon y sitios pornográficos como Pornhub han liderado la oposición. Eso está eclipsando la amenaza más significativa para los sitios progresistas y los principios de la libertad de expresión que ya están en conflicto.

Al In-System Programming (ISP) se le dará una mano mucho más libre para determinar el contenido que podemos recibir en línea. Podrán ralentizar las velocidades de acceso de los sitios que no son rentables, lo cual es cierto para los sitios de activistas, por definición. Pero también pueden estar facultados para imponer la censura al estilo chino, ya sea por iniciativa propia o bajo presión política. El hecho de que esto pueda justificarse por motivos comerciales, no políticos, será de poca ayuda.

Las personas comprometidas con encontrar noticias reales pueden encontrar soluciones. Pero esto es un pequeño consuelo. La gran mayoría de las personas utilizará los servicios que les brindan y no se darán cuenta de lo que ya no está disponible.

Si se necesita cierta edad para acceder a un sitio web, simplemente harán clic en cualquier otro lugar. Si una búsqueda en Google muestra solo los resultados corporativamente aprobados, leerán lo que se ofrece. Si su servidor de Facebook se niega a proporcionar contenido "no rentable" o "falso", no se enterarán. Pero todos los que nos preocupamos por el futuro seremos los más empobrecidos.

Jonathan Cook ganó el Premio Especial Martha Gellhorn de Periodismo. Sus últimos libros son Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair  (Zed Books). Su web es www.jkcook.net


Leonardo Padura, “fijador” del alma de Cuba



Por Rafael Grillo

La obra de Leonardo Padura sí tiene “fijador”. Al contrario que la sociedad cubana tal y como la percibe el propio Premio Nacional de Literatura 2012, quien se apropia en uno de sus artículos periodísticos de este término de la perfumería para lamentarse por “la ausencia de fijador”, la incapacidad de permanencia de aquellos “fenómenos que de alguna manera resultan beneficiosos para los ciudadanos”. Acaso para confirmar la clarividencia del autor de La neblina del ayer, los últimos episodios de la dilatada y angustiante novela de las relaciones Cuba-USA han significado un paso adelante (con Obama), y dos atrás (Trump mediante).

El “fijador” del también Princesa de Asturias de las Letras 2015 se hace patente en el carácter de “fiesta de la cultura cubana” que adquiere, según apreciación del periodista Ciro Bianchi, la salida de cada libro suyo. Lo cual ha vuelto a ocurrir gracias a El alma de las cosas, volumen recopilatorio (el tercero, pues le antecedieron Entre dos siglos y La memoria y el olvido) de la labor periodística desenvuelta por Padura entre 2011 y 2017 para la agencia IPS (Inter Press Service) y otros medios internacionales (El País, El Mundo, BBC, Folha de Sao Paulo).

Una asistencia multitudinaria acompañó la presentación acaecida el pasado 23 de noviembre en el Centro Dulce María Loynaz. Y una vez más se manifestó lo que viene siendo marca exclusiva de este escritor en el territorio nacional: que su público es variopinto en edades, intereses y oficios, y en buena medida integrado por “lectores puros”, en contraste con lo habitual en los demás lanzamientos, donde la gente del gremio literario es quien hace la mayoría. 

Bianchi lo confirmó en su discurso de introducción al decir que “Nardo”, el de Mantilla, es el autor más leído, el más premiado y el de mayor repercusión global en la historia literaria de Cuba. Una muestra adicional de ese “fijador” la dio el escritor y director del Centro Loynaz, Víctor Fowler, quien se refirió a la condición inolvidable de ciertos cuentos escritos por alguien que es principalmente reconocido como autor de novelas policiales e históricas al estilo de El hombre que amaba a los perros.

Pero a Padura le asienta la noción de “fijador” también en otra dimensión… Al igual que él pone en boca de Mario Conde el neologismo “recordador”, para imprimirle a su entrañable detective el rasgo distintivo de hombre negado al olvido; cabe atribuir al escritor desdoblado en periodista por ya casi cuatro décadas, una categoría de “fijador” como aquel que “se fija”, el que aguza sus sentidos para estar al tanto de todo aquello que le rodea y que conforma sus circunstancias de vida en distintos ámbitos.

Así lo enuncia Arturo Arango en el prólogo de El alma de las cosas, cuando descubre en los textos de Padura al “ciudadano que trata de comprender el país y el planeta en que habita, y hace uso de su deber cívico para llamar la atención sobre los sinsentidos o los horrores en que todos estamos inmersos”. Y después de llamarle “habitante a la vez de Mantilla y la Tierra”, advierte que el enorme reconocimiento alcanzado por sus novelas y su periodismo lo invisten de una responsabilidad mayor, a la que él rinde tributo cuando en sus artículos “se arriesga una y otra vez con lo inmediato, con lo variable. Lee y trata de comprender el minuto en que vive, y comparte esas impresiones o intuiciones”. Y no lo hace desde una postura omnisciente o de dueño petulante de “la verdad”, sino desde la actitud de quien se sabe poseedor, apenas, de “las verdades de un ser atento, sensible y comprometido con su tiempo”.

La prueba de lo anterior está en que Padura se fija en el precio del aguacate y su desproporción respecto al salario promedio de un trabajador de la isla; se percata de las artes del “invento” y las luces y sombras del cuentapropismo; se angustia con el deterioro de la urbanidad, la dramática decaída del hábito de lectura y el ascenso del reguetón como síntomas de una enfermedad del cuerpo social; se interroga sobre las porciones de memoria y olvido adecuadas para la construcción de una nación; se preocupa por el subdesarrollo tecnológico y los “abismos infranqueables” entre las posibilidades de los distintos sectores sociales; pide a la prensa un baño de realismo; intenta definir la “singularidad” de Cuba o el porqué del súbito entusiasmo del turista foráneo con la isla; expresa incertidumbres sobre el futuro del país y hasta se enfrasca en las cábalas y encrucijadas del eterno diferendo entre Cuba y Estados Unidos; se pronuncia en nombre de su amor a La Habana y, teñido de melancolía, sublima su visión hasta presentarla como Ítaca, a un mismo tiempo locus de partida y punto de regreso…

Leonardo Padura se fija tanto en todo que sus artículos periodísticos parecen, además, dejar la “realidad fijada”, atrapada, aunque sea instantánea y volátilmente, por la razón. Comprendida, quizás. Porque él separa el grano del montón de heno, saca las esencias de atrás del velo de las apariencias. De pronto luce como si, de veras, fuera capaz de “fijar” el alma de las cosas y ponerla íntegra ante nuestros ojos.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Expertos de la ONU y la CIDH condenan los asesinatos durante la represión de las manifestaciones



Expertos* de la ONU y la CIDH condenaron el asesinato de al menos 12 manifestantes en Honduras y la detención de cientos de personas que tomaron las calles luego de la suspensión del conteo de votos de las elecciones presidenciales del mes pasado.
El Gobierno declaró un estado de emergencia, suspendiendo derechos fundamentales, después de que miles de personas se sumaron a las manifestaciones en rechazo a las irregularidades del proceso electoral del 26 de noviembre. La policía detuvo forzosamente las protestas. El estado de emergencia quedó sin efecto el pasado 9 de diciembre.

“Exhortamos al Gobierno de Honduras a dar cumplimiento estricto a sus obligaciones de respetar y garantizar los derechos a la vida, así como los derechos a la libertad de expresión y derecho de reunión de todas las personas bajo su jurisdicción”, afirmaron les expertos. Los expertos notaron que la proclamación de estados de excepción no autoriza, bajo ninguna circunstancia, la derogación de derechos a la vida e integridad personal y llamaron a las autoridades a investigar estos hechos.

“Las protestas callejeras y los disturbios no constituyen una situación excepcional que justifique per se la suspensión de derechos fundamentales”, afirmaron los expertos. “Por el contrario, en momentos críticos para la vigencia de la democracia, el debate público robusto y las manifestaciones políticas deben tener la máxima protección posible”, manifestaron.

“Estamos alarmados por el uso ilegal y excesivo de la fuerza para disolver protestas, que resultó en la muerte de al menos 12 manifestantes, decenas de heridos y cientos de detenidos, muchas de ellos trasladados a instalaciones militares, donde habrían sido brutalmente golpeados, insultados y sometidos a torturas, y otros tratos crueles inhumanos y degradantes”.

Asimismo durante este tiempo, se han reportado ataques y detenciones de periodistas durante la cobertura de protestas. Los días 9 y 10 de diciembre, Radio Progreso, un medio comunitario emblemático por su independencia y defensa de la democracia, denunció el sabotaje de su torre y antena en Tegucigalpa. La radio perdió su señal en la zona central del país.

“Hacemos un llamado urgente para que se investigue el ataque a Radio Progreso, se restablezca su transmisión y se garantice la seguridad de sus periodistas y trabajadores”, reafirmaron.

“Antes, durante y después de contiendas electorales, la información pública sobre el proceso electoral, divulgada de manera oportuna, proactiva y fidedigna, es una garantía indispensable de los sistemas democráticos”, concluyeron.

Declaraciones del Senador Reed sobre Democracia y Derechos Humanos en Honduras



“Los reportes de violencia y irregularidades relacionado con las elecciones del 26 de noviembre son profundamente preocupantes.  Yo exijo que el gobierno de Honduras a ejercer moderación y demonstrar un compromiso a la transparencia y a los derechos humanos.  Es crítico que los derechos de todos los Hondureños sean respetados y que los procesos democráticos sean salvaguardados.  La Administración Trump no debe poner ojo ciego a los abusos de derechos humanos en Honduras y debe levantar la voz sobre cualquier irregularidades que pueden haber ocurrido.”

Basta de estigmatización en contra de los defensores de derechos humanos



El Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras, condena la campaña abusiva, tendenciosa y criminal que lanzaron este día 15 de diciembre diferentes medios de Comunicación en contra del dirigente estudiantil Eduardo Enrique Urbina, miembro de la dirigencia del MEU.

La campaña ha sido montada para vincular a Urbina en la quema de un camión de carga de las Fuerzas Armadas en la ciudad de Tegucigalpa, en el marco del paro nacional convocado contra el fraude electoral.  La acusación es absolutamente falsa, porque el joven está fuera del país desde hace una semana, justamente porque era  víctima de persecución por la inteligencia militar de Honduras.

Esta campaña falta a la verdad con la única finalidad de generar odio en contra de la dirigencia social y los defensores de derechos humanos, y además justificar las acciones violentas del régimen contra la oposición que rechaza el golpe de estado electoral.

Desde el inicio de la crisis post electoral el departamento de inteligencia del gobierno continuista ha recurrido a la estrategia de “falsos positivos” para inculpar con un discurso violento a la resistencia ciudadana que ha impugnado en las calles la violencia del fraude contra la mayoría del pueblo hondureño.

Los delincuentes que robaron las elecciones, apoyados por técnicos en conflictos sociales y tácticas de guerra, han utilizado mensajes de confusión en redes sociales para enfrentar la batalla discursiva que pierden con la juventud rebelde antigolpista de Honduras, que se mantiene firme en su civismo en defensa de su Patria.

“Militares ya tienen identificado al que incendió el camión”

“Aja quema camiones hijueputa, ya vas a ver como se pegan botones, vas para el mamo, terrorista”, dice uno de los textos intimidantes de los mismos autores del incendio, que busca crear un ambiente de represión violenta por los comandos criminales uniformados con insignias oficiales de Honduras.

El 5 de diciembre un vocero policial atribuyó las acciones de saqueo de negocios en el norte y centro de Honduras a miembros del Movimiento Estudiantil Universitario, porque la lectura de los continuistas es que la juventud es la más indignada con el robo de las elecciones a la Alianza Opositora el 26 de noviembre pasado.

El Cofadeh expresa su preocupación frente al riesgo que representa una campaña como esta, que es apadrinada por medios corporativos que actúan como unidades militares en la construcción pública de imaginarios con absoluta impunidad, sesgo y violencia verbal. Estigmatizar a los actores sociales en el marco del conflicto es construir deliberadamente una licencia pública para matar. El país vive una emergencia en materia de derechos humanos como anunciamos previamente, y es responsabilidad de la comunidad internacional detener a los criminales con uniforme y a los cobardes que los dirigen.

De los Hechos y de los Hechores, Ni Olvido Ni Perdón
COFADEH

Honduras: Permanencia de crisis electoral / sanciones individuales



FIDH
17, passage de la Main d’Or
75011 Paris
France

Federica Mogherini
Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

Estados Miembros de la Unión
Europea

Paris, 14 de diciembre de 2017

La FIDH – Federación Internacional de Derechos Humanos ve con gran preocupación la agudización de la crisis política en Honduras en los días recientes, a más de dos semanas de celebradas las elecciones municipales, presidenciales y legislativas el pasado 26 de noviembre.

El asesinato de 14 personas, las decenas de heridos y detenidos en el marco de las protestas,  las decisiones de las autoridades hondureñas de declarar el estado de sitio, la suspensión de garantías individuales y el establecimiento de toque de queda en el que se prohíbe toda manifestación muestran un grave deterioro del respeto a los derechos humanos, así como la destrucción de las antenas de Radio Progreso hacen necesaria una respuesta firme y efectiva que garantice la seguridad de la población y la vigencia del Estado de Derecho en el país.

De igual forma, estos hechos que se suman y derivan de la existencia de graves indicios de fraude electoral, que no deben ser desconocidos por los organismos internacionales: La posibilidad de la reelección del presidente Juan Orlando Hernández, en contravía de lo dispuesto en la Constitución Nacional; los estrechos vínculos de los magistrados del Tribunal Superior Electoral y el partido de gobierno, que ponen en tela la independencia e imparcialidad de este órgano; así como las numerosas y denunciadas irregularidades durante el proceso de conteo de votos.

Por ello, la FIDH solicita con carácter de urgencia a la Unión Europea:

–        que considere adoptar medidas restrictivas (sanciones) de carácter individual1    contra  los  miembros  de  las  fuerzas  de  seguridad responsables de violaciones graves de los derechos humanos en particular de ejecuciones extrajudiciales y que le pida al Tribunal Supremo Electoral no obstaculizar el reconteo de todas las actas comparándolas a las copias de los diferentes partidos políticos, por una entidad independiente.   Si se confirma la información acerca de la actuación parcial del presidente del Tribunal Supremo Electoral también adoptar sanciones en contra del presidente  del Tribunal Supremo Electoral por obstrucción.

-pronunciarse con mayor fuerza sobre las violaciones de derechos humanos y adoptar las medidas pertinentes -contempladas en sus atribuciones y mecanismos internacionales- hacia el Estado de Honduras.

–    urgir el Tribunal Supremo Electoral a facilitar y propiciar el recuento de todas las actas electorales por una entidad internacional independiente o en su defecto, hacer un nuevo llamado a elecciones con garantías, como lo contempló el Secretario General de la OEA
recientemente.

– estrechar las relaciones con las organizaciones de derechos humanos de Honduras para valorar la situación imperante.

Cordialmente,

Gloria Cano
Vicepresidenta de la FIDH

El Tratado Mercosur-Unión Europea es peor que el ALCA

Rebelión

Por Jeferson Miola *

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y [inclusive] de Uruguay anuncian la firma del Tratado de Libre Comercio del Mercosur con la Unión Europea (UE) en el marco de la undécima Reunión Ministerial de la OMC, en la semana de 10 a 14 de diciembre, en Buenos Aires.
Si fuera firmado, este Tratado será equivalente a la sentencia de muerte del Mercosur, y traerá compromisos graves para las economías de los países del bloque, porque interdita las perspectivas de desarrollo económico autónomo y soberano y elimina las políticas tecnológicas e industriales de cada país e de este importante bloque regional:

- El Mercosur deberá reducir las tarifas de importación para productos fabricados por empresas europeas, cuyo desarrollo histórico permitió la actual producción de estas empresas en condiciones tecnológicas más avanzadas y con padrones de competitividad superiores a las empresas del Mercosur, cuyos países se encuentran en estadio atrasados de desarrollo (subdesarrollados).

- El impuesto para importar bienes, productos manufacturados y servicios de la UE deberá ser equiparado a la tarifa practica intra-Mercosur (una media del 4%) , que tiene preferencias tarifarias y estímulos a los intercambios intra-bloque, concebidas para estimular el desarrollo económico, tecnológico y la generación de empleos nacionales/regionales.

- La Unión Europea no amplía o actual mercado exportador para los commodities producidos en los países del Mercosur. Para proteger (correctamente) sus productores agropecuarios, los gobiernos de varios países europeo no están inclusive exigiendo la reducción, a través de este Tratado, de las actuales cuotas de importación de proteínas importadas del Mercosur;

- Con la apertura indiscriminada, se producirá una avalancha de importación de manufacturas europeas, como efecto de la desprotección aduanera de la industria nacional/regional;

- Ocurrirá la destrucción de las empresas del bloque, dado que aún no poseen capacidad competitiva frente a las empresas europeas (y estadounidenses, chinas, japonesas, etc).

- Con la eliminación de las barreras tarifarias y aduaneras, las mega transnacionales europeas podrán evaluar como más conveniente la exportación de sus matrices en Europa (donde generarán los empleos hoy generados aquí) que mantener fábricas instaladas en las últimas décadas en los países del bloque para disputar el abastecimiento del mercado regional.

La consecuencia del Tratado, además del desempleo en escala subcontinental, será la desindustrialización acentuada y la condena de los países del Mercosur a la reprimarización productiva.

El Tratado Mercosur-UE permitirá, además, que cualquier otra potencia económica mundial –EEUU, China, Japón- pueda invocar la Cláusula de Nación más favorecida de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para recibir el mismo trato obtenido por las empresas europeas, representando un proceso de colonización económica, comercial, tecnológica y cultural, aún mayor.

Los efectos del acuerdo para el Mercosur serán mucho peores que el proyecto original del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), aquella ambiciosa estrategia de anexión política, cultural y económica del hemisferio americano que Estados Unidos no consiguieron imponer.

El ALCA fue sepultada en 2005, en la também argentina ciudad de Mar del Plata, en la Cumbre de las Américas. En esa ocasión, Lula, Chávez, Kirchner y o próprio Tabaré Vásquez (que esta vez parece haber adherido al TLC con la UE) tuvieron destacado papel en la victoria del No al ALCA, consigna que sintetizaba la voz del pueblo latinoamericano contra ese proyecto lanzado en 1994 por el gobierno del demócrata Bill Clinton y perseverantemente conducido por la administración república de George W. Bush.

El Tratado Mercosur-UE es mantenido, guardado en absoluto secreto por las cancillerías, agencias y ministerios económicos de los países del bloque sudamericano. Su contenido fue elaborado secretamente y decidido dentro de la más absoluta clandestinidad.

Es un acuerdo, por eso, que carga un notable déficit democrático. Dada la repercusión futura, de enorme impacto sobre la soberanía y la capacidad de desarrollo de cada país, este acuerdo no puede ser firmado sin el amplio conocimiento y el debate previo con las sociedades civiles y los parlamentos nacionales.

Jeferson Miola. Integrante del Instituto de Debates, Estudios e Alternativas (Idea) de Porto Alegre (Brasil), fue coordinador-ejecutivo del 5º Fóro Social Mundial y Director de la Secretaría Administrativa del Mercosur.

Las guerras en el siglo 21

Rebelión

Por Nora Fernández

En el siglo 21 las guerras no han cambiado demasiado, implican muerte, destrucción, dolor, hambre, miedo, inestabilidad, sufrimiento, la población civil bombardeada en las calles, hospitales, escuelas y en sus casas, muertos, heridos, traumatizados. Las guerras pueden pasar desapercibidas solo para quienes no las sufren, porque pueden continuar viviendo como todos los días -trabajando, estudiando, comprando, planeando entretenimientos, pensando en festejar cumpleaños o en la celebración del día de gracias o de la navidad. Los que sufren las guerras no tienen tiempo para esto, para ellos se trata de sobrevivir, de no pensar demasiado, de vivir minuto a minuto, hora a hora, día a día. Las guerras son largas, se sienten eternas, son deshumanizadas y deshumanizantes, son experiencias que no deberían ser experiencias humanas. Pero las guerras son, y son porque no las deciden quienes las van a sufrir o las sufren. Los costos de guerra han recibido últimamente mayor atención pero todavía ignoramos demasiado, los números en dinero son enormes, casi no tienen sentido. Los costos en personas no pueden entenderse sólo numéricamente, falta estar en los zapatos de los afectados que se presentan siempre lejanos, ajenos, diferentes. En la guerra sufren principalmente los civiles, aunque sin duda sufren también los soldados incluso los mejor equipados, los más aventajados, los que parecen tienen total superioridad, ellos también se traumatizan. En las guerras el costo humano es enorme, tanto que las guerras deberían ya no ser, pero esto no nos ha impedido nunca invadir, destruir y comenzar una guerra. Las razones de guerra se presentan siempre como de defensa, nos atacan los salvajes, los herejes, los desalmados, los otros despojados de humanidad. Las razones verdaderas son prosaicas, hay armas que probar y vender, dineros que ganar, territorios y recursos que asegurar, intereses que proteger, privilegios que defender.
Lo que ignoramos también nos daña

Linda Bilmes (Universidad de Harvard) en su presentación en el Congreso de los Estados Unidos el 8 de noviembre hizo visibles los elementos que han facilitado la ignorancia de los estadunidenses con respecto a los costos billonarios de las últimas guerras, las posteriores a septiembre 11 (2001). Estas guerras, argumentó Bilmes, han sido radicalmente diferentes a las anteriores y aunque su costo en personas y en dinero (estimados en 5,6 billones de dólares) han sido altos son poco visibles para el ciudadano común porque son deferidos. Debido a los procesos presupuestarios aplicados el Congreso tampoco ha podido controlar los costos de estas guerras, se les hace muy difícil seguirles la pista. (1)

En guerras anteriores la ciudadanía estaba informada sobre costos de guerra porque significaban un aumento en sus impuestos a pagar. Hasta Vietnam los gobiernos favorecieron el pago de los gastos de guerra a medida que estos se generaban, pero en las guerras posteriores a septiembre 11 del 2001 los gastos de guerra empiezan a ser deferidos, son gastos a pagar en el futuro, son guerras a crédito. Por ejemplo, mientras el año 2001 y el año 2004 Estados Unidos iba a la guerra con Afganistán y con Irak, se aprobaban en el Congreso cortes a los impuestos tal como proponía el entonces presidente, G.W. Bush (hijo). Por otra parte el proceso presupuestario que se sigue hoy no sólo es menos transparente sino que no cuenta con la supervisión del Congreso porque la mayoría de los gastos de guerra no figuran en el presupuesto del Departamento de Defensa como figuraban antes. Los gastos de guerra se han vuelto proyectos de ley de emergencia y operaciones de contingencia de ultramar (Overseas Contingency Operations, OCO) que no tienen tope y que además no requieren negociaciones como antaño entre el Congreso y el Pentágono para ser aprobados. Hoy un gasto de guerra es aprobado sin que en contrapartida se espere corte de gastos en otras áreas del presupuesto. (1)

En Estados Unidos la población general no es hoy afectada como antes por la guerra, en parte porque las guerras posteriores a septiembre 11 involucran a un porcentaje bajo de ciudadanos (menos del 0.5%) y en parte porque los gastos de guerra al ser menos visibles y pagaderos a futuro no les afecta la calidad de vida en el presente. Por eso no puede sorprendernos tanto que los estadunidenses vivan en guerra por más de 16 años sin casi enterarse de su costo ya que ni han participado ni han pagado por ellas. Eso no quita, si embargo, que los gastos de estas guerras sean billonarios. Lo son, a largo plazo; estamos hablamos de 5,6 billones en gastos de guerra hasta el 2018 y de sus obligaciones a futuro hasta el 2056. Si le agregáramos los intereses por pagos de deudas de guerra hasta el 2056 hablaríamos de 7,9 billones. (2) Las obligaciones a futuro incluyen los beneficios y cuidados de salud de los veteranos de hoy, la mayoría de ellos participantes en los conflictos con Afganistán y con Irak y algunos en la Guerra del Golfo. Estos veteranos no cuentan, en su inmensa mayoría, con retiro militar porque no han servido el mínimo requerido de 20 años en las fuerzas armadas, y en estos momentos son incluso vulnerables de quedar sin protección alguna por lo que Bilmes plantea que el Congreso cree un fondo que los proteja cubriendo estas obligaciones. (1)

Los veteranos marginados de estas guerras

Estas guerras han generado veteranos que el país en general ignora. Si es cierto que la mayoría de los veteranos regresan sin daños físicos ni sicológicos y se ajustan a la vida civil, muchos vuelven con dudas sobre lo que les pidieron hicieran en la guerra y el precio que pagaron y otros sufren daños físicos consecuencia de la guerra. Las imágenes públicas, sin embargo, excluyen a los combatientes tanto como a los civiles dañados y muertos. El discurso público oculta los costos sociales en Estados Unidos y en los países invadidos. La ciudadanía, cansada de la guerra, está desconectada del 0.5% de la población directamente involucrada en ella. En el país no se habla de los países invadidos donde la economía y la infraestructura han sido destruidas por más de 30 años de continuo conflicto.

Muchos de los costos de estas guerras se pagan en los hogares estadunidense mismos, sin que sean vistos ni reconocidos. Los esposos de los combatientes mantienen las familias unidas esperando reunificación, pero pronto entienden que la persona que vuelve no es la que partió. Son padres que cuidan de sus hijos adultos afectados por traumas y persistentes sentimientos de rabia, vergüenza o culpa, padres que sufren el miedo de que su hijo-hija se suicide. Son niños y adolescentes afectados porque sus padres están o han estado en la guerra. Son soldados y veteranos que se auto-medican con drogas o alcohol, tienen problemas en mantener un empleo, sus matrimonios se disuelven y ellos mismos terminan viviendo en las calles. Son comunidades y son instituciones –escuelas por ejemplo, que tienen que responder a los crecientes desafíos que presentan los veteranos que vuelven. (4)

El síntoma de estrés post-traumático afecta al 30% de los veteranos de estas guerras que han recibido ayuda desde el 2002, este diagnostico se combina a veces con daño cerebral traumático y depresión profunda. Aproximadamente un tercio de los veteranos de las guerras posteriores a septiembre 11 vuelven con daños sicológicos y una proporción importante de ellos con más de un daño. Muchos soldados confunden sus esposos con el enemigo y los atacan, muchos abusan alcohol y drogas para aliviar sus síntomas. Un foco angosto en este sindroma no captura los problemas estructurales e históricos que afectan a los veteranos y a sus familias, incluso dificultades artificiales de acceso a servicios, conductas malinterpretadas, pérdida de beneficios por efecto del síndrome mismo. (4)

El 2016 un estudio hecho por organizaciones sin afán de lucro de veteranos descubrió el creciente porcentaje de despidos disciplinarios en las fuerzas armadas de los Estados Unidos; un total del 6.5%, lo que se traduce en 125 000 veteranos, son despedidos de esta forma y pierden sus beneficios. Se trata de despido deshonorable, mala conducta (especial o general) pero particularmente de despido administrativo “otro que honorable” (OTH en inglés). Los veteranos que reciben “malos papeles” vuelven al país sin protección, excluidos de los beneficios y servicios que les hubiera normalmente brindado la Oficina de Veteranos (OV). Muchos han sido disciplinados por un momento de distracción en su juicio, por haberse auto medicado para lidiar con los efectos de la guerra, por ser sobrevivientes que han reportado violación, o porque sufren una condición de salud mental. Pero cuando la OV los excluye el peso y el costo de ayudar a estos veteranos cae sobre las redes informales de ayuda, incluso la familia y amigos, sobre organizaciones de caridad y se usan recursos municipales y del estado. Particularmente, se crea una permanente clase marginada de ex miembros del servicio que no puede acceder a la OV debido a transgresiones menores y hasta a victimizaciones o diagnósticos dudosos. Y ellos se vuelven también en serios costos de estas guerras. (3)

El costo humano de estas guerras

El costo humano de las guerras de Afganistán y Pakistán (entre octubre 2001 y julio 2016) y la de Irak (entre octubre 2001 y abril 2015) es de entre 367 mil y 395 mil personas muertas por violencia directa, no incluyen las muertes indirectos que son 800 mil mas. De estas muertas por violencia directa entre 350 mil y 378 mil son locales, del lugar –entre 190 mil y 218 mil son civiles, 109 500 son combatientes enemigos y 50 684 son policías y militares nacionales. Las tropas incluyen 6860 estadunidenses y 1455 tropas aliadas por un total de 8315. Mueren, además, 7071 contratistas de los Estados Unidos, 536 miembros de organizaciones humanitarias y no gubernamentales y mueren también 298 periodistas. A nivel general se repite el padrón que se da país por país de alto número de civiles muertos por violencia directa.

Es importante notar que la mayor parte de los costos humanos de guerra son civiles y locales. En Afganistán, donde el total de muertos es de 111 442, la violencia directa mata a 31 419 civiles –además de a 42 100 combatientes enemigos y 30 470 militares y policías nacionales. Si sumamos todos los locales de los 111 442 muertos por violencia directa 103 989 son afganos. Algo similar, pero en números menores, sucede en Pakistán donde la violencia directa mata a 61 549 de las cuales 61 300 son nacionales -31 000 combatientes, 22 100 civiles y 8214 militares y policías. El padrón se repite en Irak con un estimado de entre 194 mil a 222 mil muertos por violencia directa de los cuales entre 185 400 y 213 400 son del país –entre 137 mil y 165 mil civiles, 36 400 combatientes enemigos y 12 000 militares y policía.

La guerra no termina allí, continúa la destrucción por la inestabilidad en la que los países quedan. UNAMA –la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas a Afganistán, ha reportado que el 2016 hubo un aumento en la letalidad, y entre enero y septiembre del 2017 hubo un total de 8019 civiles muertos o heridos –entre ellos 1000 mujeres y 2480 niños. La mayor parte (20%) son muertos o heridos en ataques suicidas y complejos, el 18% a causa de aparatos explosivos improvisados, un 12 % debido a ataques deliberados, el 6% por ataques aéreos, otro 6 % debido a explosivos remanentes de la guerra y el resto por otras razones. Graves violaciones son cometidas contra niños, a quienes se trata de reclutar para la guerra (por parte de las fuerzas armadas y grupos armados), quienes son asesinados, mutilados, raptados, abusados sexualmente y quienes sufren también ataques en escuelas y hospitales. Afganistán tiene además 1.4 millones de refugiados en su territorio mientras que hay 2.6 millones de afganos refugiados en más de 70 países -la mayoría de ellos en Pakistán e Irán (1.5 millones en Pakistán y 1 millón en Irán). En Irak la situación es también inestable y peligrosa con muchos civiles heridos y muertos. El 2016 murieron 5796 civiles y 11388 fueron heridos; y, entre enero y octubre de este año (2017) hay 3112 civiles muertos y 4375 heridos de acuerdo a reportes de UNAMI la Misión de Asistencia a Irak de las Naciones Unidas. (6, 7)

El siglo 21, como otros siglos

Pensábamos llegar al siglo 21 con un mundo en paz, sin guerras y mejor. Estados Unidos arrastra a occidente a la guerra en el Medio Oriente y replantea las “cruzadas”. David Vine, argumentando en contra de la política de presencia militar de los Estados Unidos con bases en todo el planeta, plantea como las bases de los Estados Unidos en el Medio Oriente facilitaron el lanzamiento de guerras e intervenciones militares encabezadas por los Estados Unidos en al menos once países entre 1980 y el año 2015. (8) El mundo vuelve atrás pero con una tecnología de matar nueva y terrible. Vemos por televisión en tonos verdosos los ataques militares y las guerras, las luces son bombas que caen en la noche sobre poblaciones civiles, una escena surrealista que hoy ya no podemos decir no entender las connotaciones. Bombardeos a hombres, mujeres, niños en ciudades lejanas, en territorios ajenos, que quedan sin alimentos, sin agua, sin hospitales, heridos o sin vida. Estamos lejos todo aquello se siente como realidad ajena, no es nuestra guerra. Nadie nos invade, no caen bombas sobre nuestras ciudades en las noches, el agua sigue corriendo por las cañerías, la electricidad no se interrumpe, los supermercados siguen llenos de alimentos, funcionan las escuelas, los lugares de trabajo, los hospitales y los buses. El precio que se materializa es en dinero. El precio es en soldados occidentales es menor que en otras guerras aunque los veteranos vuelvan dañados se trata de ignorarlos pero si los profesionales de la guerra sufren traumas seguramente los niveles de trauma de los civiles agredidos han de ser mucho mayores. Se hace hoy imposible seguir ignorando que los muertos y heridos de estas guerras son mayoritariamente civiles y nacionales de los países invadidos, muertos por violencia directa e indirecta. Tampoco podemos ignorar que esta violencia no termina cuando la guerra se decreta finalizada, el caos y la inestabilidad persisten y la población civil queda atrapada en luchas internas que la destrucción de la guerra ha generado, sufriendo abuso, necesidades, tráfico de esclavos, sufrimientos y muerte. Las guerras en el siglo 21 son invasiones que los invadidos sufren pero que al resto han tocado poco, especialmente cuando no tienen familia en el frente.

Referencias

“Las guerras con tarjeta de crédito: Politicas para financiar las guerras después del 9-11, una perspectiva histórica.” Linda J. Bilmes (The Credit card wars: Post 9/11 War Funding Policy in Historical Perspective. Statement in Congressional Briefing, “The $ 5.6 Trillion Price Tag of the Post-9/11 Wars and How we will Pay for it,” hosted by Senator Jack Reed, November 8, 2017) http://watson.brown.edu/costsofwar/files/cow/imce/papers/2017/Linda%20J%20Bilmes%20_Credit%20Card%20Wars%20FINAL.pdf

“Figuras. Sumario de los costos de guerra de Estados Unidos en Irak, Afganistán, Pakistán, Siria y de Seguridad Interna para los años 2001 a 2018 (redondeada a mil millones)” (Figures. Summarty of US Costs of War in Iraq, Afghanistan, Pakistan, Syria and Homeland Security, FY2001-2018 (Rounded to the nearest billion $) http://watson.brown.edu/costsofwar/figures/2017/us-budgetary-costs-post-911-wars-through-fy2018-56-trillion

“Los papeles malos:” Los invisibles y crecientes costos de Guerra para los veteranos excluidos. Ali R Tayyeb y Jennifer Greenburg (June-junio 20, 2017). (“Bad Papers”: The Invisible and Increasing Costs of War for Excluded Veterans) http://watson.brown.edu/costsofwar/files/cow/imce/papers/2017/Tayyeb%20Greenburg_Bad%20Papers%20.pdf

“Ajusto de cuentas colectivo con las guerras posteriores a septiembre 11 en el Frente Civil de Colorado”, Jean Scandlyn y Sarah Hautzinger (September-septiembre 10, 2014). (Collective Reckoning with the Post-9/11 Wars on a Colorado Homefront). http://watson.brown.edu/costsofwar/files/cow/imce/papers/2014/ScandlynHautzinger%2061615.pdf

Figuras. Costos Humanos de Guerra: Muertes de Guerra directas en Afganistán y Pakistán (octubre 2001 a julio 2016) y Irak (octubre 2001 a abril 2015). [Figures. Human Costs of War: Direct War Death in Afghanistan and Pakistan (Oct. 2001-July 2016) and Iraq (Oct. 2001-April 2015)]. http://watson.brown.edu/costsofwar/figures/2016/direct-war-death-toll-iraq-afghanistan-and-pakistan-2001-370000

Informe sobre la protección de civiles en conflictos armados, 1 de enero a 30 septiembre 2017 QUARTERLY REPORT ON THE PROTECTION OF CIVILIANS IN ARMED CONFLICT: 1 JANUARY TO 30 SEPTEMBER 2017 https://unama.unmissions.org/sites/default/files/unama_protection_of_civilians_in_armed_conflict_quarterly_report_1_january_to_30_september_2017_-_english.pdf


Vine, David (2015), Base Nation. How U.S. Military Bases Abroad Harm America and the World (Nación de Bases. Como las bases militares de ultramar dañan a los Es tados Unidos y al Mundo) Metropolitan Books, Henry Holt and Company, New York.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Se instaura la dictadura. El Gobierno inicia blanqueo del fraude electoral



Mediante una declaración oficial, el gobierno de Estados Unidos a través de su encargada de negocios Heidi Fulton, este día reconoció oficialmente a Juan Orlando Hernández como nuevo presidente, pese a las serias denuncias de fraude y las acciones de protesta de la ciudadanía frente a los resultados del Tribunal Supremo Electoral, TSE. 
“Felicitamos al presidente Juan Orlando Hernández por su victoria en las elecciones presidenciales del 26 de noviembre, según Tribunal Supremo Electoral. Los estrechos resultados electorales, las inquietudes de procedimiento expresadas por observadores internacionales y las fuertes reacciones de los hondureños a través del espectro político subrayan la necesidad de un robusto diálogo nacional y un esfuerzo significativo a largo plazo para sanar la división política del país y promulgar reformas electorales muy necesarias. Hacemos un llamado al Tribunal para que revise de manera transparente y completa cualquier impugnación presentada de acuerdo a la ley hondureña”, dice el comunicado. 

El reconocimiento del gobierno de Estados Unidos a Juan Orlando Hernández como nuevo presidente demuestra que si el informe de la OEA se queda en papel mojado se evidenciará que de nada sirven las misiones de observación electoral. La de la OEA fue contundente y evidenció un fraude tan evidente que recomendó nuevas elecciones. Si no se toman en cuenta las evidencias, no tiene sentido su presencia, expresó en las redes sociales, el abogado Joaquín Mejía. 

En su reflexión Mejía cree que, aunque Estados Unidos reconoce que hubo irregularidades en la elección del señor Hernández, para su gobierno es más importante tener un títere o un aliado servil que los valores de la democracia de los que tanto alardean. Demostrando así que no les importa los derechos humanos y la democracia porque con este reconocimiento avala un fraude electoral y las graves violaciones a derechos humanos cometidas durante la crisis política.

Blanqueo del fraude 

El padre Ismael Moreno, director del ERIC-Radio Progreso interpreta la aceptación del gobierno de Estados Unidos al triunfo de Hernández, como el miedo que el Departamento de Estado tiene al gobierno de Nasralla, teniendo detrás a Mel Zelaya, sienten que no tendrán control. 

“El factor que ha sido decisivo en el reconocimiento del triunfo de JOH es la geopolítica, por encima de lo que ocurra internacionalmente, sin importar si nos van a matar de represión, si se violan los derechos humanos, y nos montan una dictadura. Porque para ellos (Estados Unidos) lo más importante es tener el control de él (JOH), que sea un gobierno servil. 

El P. Melo dijo que entramos a la etapa del blanqueo del fraude electoral. Cada uno de las siguientes etapas o frentes que se abren conduce a un solo camino: consolidar la dictadura. 

Frentes de blanqueo del fraude 

Para Moreno el primer frente es la Comunidad Internacional, se comienza con el reconocimiento de los gobiernos más débiles, los menos legítimos. Ahora ya lo hizo el gobierno de Estado Unidos, después viene la ONU, la Unión Europa, la OEA tendrá que retractarse, y así existirá un reconocimiento internacional. 

Un segundo frente es el interno, a través del diálogo nacional que busca reagrupar las fuerzas entorno a la defensa del proyecto de Juan Orlando Hernández. El tercero es la inversión en alianzas, comprar aliados, oficiales de las Fuerzas Armadas, la Policía Militar, Policía Nacional, empresarios a través de prebendas, funcionario y políticos, todos convertidos en sus aliados para beneficio de la dictadura. 

El padre Ismael Moreno cree que el cuarto frente será el de la represión brutal, “todos los opositores que no controla hay que aplastarlos, por eso hay una campaña de guerra”. Y finalmente el frente mediático, todos los medios de comunicación están elevando el perfil de Juan Orlando Hernández y la fiesta navideña, olvidando la represión y las violaciones a derechos humanos que se están cometiendo en Honduras.

Fracaso 

No todo está perdido. Para el abogado Joaquín Mejía, la legitimidad perdida antes, durante y después del 26 de noviembre representa el fracaso político del proyecto continuista a mediano y largo plazo de ese reducido grupo político y económico liderado por Juan Orlando Hernández, quien dentro de muy poco será visto como un paria que le puede causar más perjuicios que beneficios al partido Nacional. 

Y ante esa falta de legitimidad, el gobierno de Juan Orlando Hernández tendrá que seguir mostrando su naturaleza más autoritaria y dictatorial para imponerse, lo cual profundizará la grave crisis política y de derechos humanos.

“Frente a esta coyuntura política, hago un llamado a la ciudadanía y a sus liderazgos comprometidos con la democracia y los derechos humanos, a que más allá de las posiciones y diferencias políticas e ideológicas, asumamos una posición de altura, pues creo que pese a la oscuridad que parece posarse sobre nuestro país, nos encontramos ante un punto de quiebre que puede ser una oportunidad para impulsar un verdadero compromiso de todos los sectores nacionales e internacionales con el fin de realizar profundas reformas políticas y sociales que permitan reconstruir el tejido social, fortalecer el Estado de derecho y restablecer el sistema democrático”, dijo Mejía. 

Por su parte el padre Melo agregó que la movilización debe de continuar, “la gente tiene derecho a protestar, demostrar que las movilizaciones son pacíficas. Recuperar la denuncia internacional, diciendo que aquí tenemos una dictadura y presentar demandas nacionales e internacional sobre violaciones a derecho humanos y asesinatos, eso no puede quedar en impunidad”.

Luis Zelaya le pide a la ONU liderar diálogo nacional



Tras presentar el último recurso legal, ante el Tribunal Supremo Electoral, para pedir la nulidad de la declaratoria oficial de las Elecciones Generales 2017, el ex candidato y presidente del Partido Liberal, Luis Zelaya, hizo un llamado para que la Organización de las Naciones (ONU) conduzca el diálogo nacional propuesto por el gobierno de facto de Juan Orlando Hernández.

Zelaya dijo que dadas las condiciones actuales de “confrontación y polarización”, es imperativo que la dirección y acompañamiento del diálogo recaiga en una personalidad de entero crédito, autoridad moral y reconocimiento internacional, por tanto propuso al Secretario General de la ONU, António Guterres.

En una breve entrevista a Radio Progreso (RP), el ex candidato presidencial Luis Zelaya (LZ) reiteró que el diálogo nacional no debe ser convocado por el mandatario Juan Orlando Hernández, puesto que estaría generando más violencia. 

Asimismo, dijo que la ciudadanía reacciona con indignación y frustración a un proceso electoral viciado y no transparente, dirigido por un Tribunal Supremo Electoral que hoy tiene al país sumido en una crisis.

RP. A pocos días de finalizado el proceso de elecciones generales, ¿Cómo se siente Luis Zelaya?

LZ. Triste por lo que está viviendo el país, preocupado por ese reto enorme que viene de gobernabilidad que no es fácil y que se quiere manejar con un diálogo que es un monólogo. Juan Orlando Hernández tiene que reflexionar, él tiene que saber que hay un sentimiento “Anti JOH” profundo, la gente lo odia, lo detesta y es por algo no es de la nada; él invita a un diálogo cuando no le corresponde, más bien ínsita a más violencia.

RP: ¿Qué se está discutiendo a lo interno del Partido Liberal?

LZ. Lo que hay hoy en el Partido es luz, vamos a dar luz porque nos vamos a acercar a nuestras bases, nos hemos alejado de nuestra identidad ideológica; hay un mandato de la Convención en cuanto a la reforma de los estatutos, la expulsión y las sanciones disciplinarias para aquellos militantes que no sigan las líneas de la autoridad partidaria.

RP: El Departamento de Estado de los Estado Unidos ha reconocido a Juan Orlando Hernández como presidente, ¿Cuál es la posición del presidente del Partido Liberal?

LZ. Nosotros no cambiamos en virtud que uno u otro país de forma soberana decida reconocer o no reconocer el resultado de las elecciones, para nosotros fue un proceso viciado, fue un proceso que deja mucho que desear y que no genera confianza ni certeza en los resultados, eso lo reafirmo junto al informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

RP: El Partido Liberal presentó una nulidad a la declaratoria final de las Elecciones Generales, ¿Cómo confiar en el Tribunal Supremo Electoral?

LZ. Esa es la poca institucionalidad que nos queda, estamos conscientes de ello, este es el proceso; sabemos que estamos presentándoles la nulidad a aquellos que crearon las razones del proceso, pero seguirán los recursos que la Ley misma establece.

RP: ¿Le apuestan a la propuesta del Secretario de la OEA de un nuevo proceso de elecciones en Honduras?

LZ. Hay dos escenarios en el país: la Conferencia Episcopal planteó una Asamblea Nacional Constituyente y la OEA plantea nuevas elecciones, lo importante es tener un diálogo pero, reitero, un diálogo genuino, sincero, franco que no puede ser llamado y mucho menos dirigido por Juan Orlando Hernández.

RP: ¿Sería parte usted de ese diálogo nacional si se entabla con la presencia de la ONU?

LZ. Totalmente, estoy abierto al diálogo, es impostergable, pero haciendo un llamado otros sectores no aquellos que originaron el problema.

RP: ¿Qué relaciones hay con la Alianza de Oposición Contra la Dictadura?

LZ. Ninguna, no lo ha habido antes, más que aquel memorándum de entendimiento electoral, aquí me achacan muchas cosas, yo jamás me he reunido con Mel Zelaya ni con Juan Orlando Hernández.  

RP. ¿Qué sigue en la vida de Luis Zelaya?

LZ. Trabajar por el Partido, el Partido tiene retos enormes en cuanto a organización, en renovar su doctrina, porque Honduras necesita de un Partido Liberal sólido porque al final de cuentas nos convertimos en la salvaguarda de la democracia hondureña.

El pueblo en insurrección y la oligarquía en represión



Por Galel Cárdenas

Nada hay tan horroroso que tratar con una oligarquía analfabeta, con un ejército fascista, una iglesia retrógrada y unos medios tarifados a cual mejor postor. Todos convertidos en una claque indigna, desvergonzada y portadora del odio de clase más desaforada que pueda uno imaginar.

Todos a la voz de una queriendo tapar el sol con un dedo, con el dedo anticomunista de la época de los años sesentas cuando la guerra fría estaba en su más alto perfil en contra de la revolución cubana y su líder mundial Fidel Castro.

Desde aquella época han usado la misma aburrida frase del anticomunismo, convertida a lo largo de los años en un cacharro destruido por la misma realidad social, esa realidad que tratan por todos los medios, de manipular, borrar, olvidar, destruir, manosear, usando los mismos argumentos deleznables, inventando enemigos supuestos que traen a Honduras ideas exóticas con armas supuestas de carácter fantástico propias de la “Guerra de las Galaxias”, película de ciencia ficción que inundó la mente de los niños pequeños burgueses y burgueses.

Y salen a la palestra pública personajes que tienen en la cabeza el serrín de la anti patria, el lodo de la explotación, el residuo excrementicio del rencor odioso del poder omnímodo.

Y como no pueden siquiera abrirse campo en el horizonte del conocimiento moderno, de la ideología científica, de la política contemporánea, entonces recurren a la calumnia, al descrédito, a la falsedad, a la mentira y al embuste, al engaño, al absurdo y a la fábula.

Los periodistas chocarreros de los medios de comunicación del poder fáctico económico, político y religioso, todos están tasados con la misma vara de medir de la corrupción, todos anegados por el dinero del pueblo, comprados como mercancía de la más baja calidad productiva, dinero incluso del narcotráfico.

Y en cada emisión producen nuevas fábulas, como si ellos fueran huéspedes del manicomio reaccionario y antiguo de un alegato ideológico rebasado por algo que no conocen: la dignidad humana, la aspiración de vivir con equidad en la sociedad de la justicia, la soberanía electoral, el anhelo de construir una nueva patria, que ellos, los mercenarios de la noticia no se imaginan siquiera la frescura y la igualdad que tendrá ese proyecto de un país libre, soberano e independiente.

Como canes de la infierno, como agoreros de la maldad, como adivinos de poca monta, como nigromantes de la perversión, como hechiceros de la depravación, salen hacia la vía pública a producir una verborrea desquiciada, descompuesta, diciendo la locura de su iniquidad, de su miedo al pueblo, de su aniquilación moral.

Y entonces fabulescos traen a colación monstruos míticos que sólo existen en sus cabezas de monjes enloquecidos por la avaricia, el deshonor, la ambición, el desconsuelo de la pérdida de la credibilidad ante un pueblo que les dice basta.

Y podrán seguir destapando su cloaca de mentiras absurdas llenas de odio insuperable, acusando a la Alianza de Oposición contra la Dictadura de cuantos delitos se les ocurran en su rol de defensores de una dictadura asesina, masacradora del pueblo, represora de la sed de justicia que habita en los corazones y pensamiento de una ciudadanía efervescente que reclama la elección de su presidente justo vencedor de las urnas réprobas del tirano.

El dictador compra a manos llenas todo cuanto puede, convirtiendo a los mercenarios venales y esbirros en loros parlantes de la ignominia, en cotorras parlanchinas y en cacatúas hablantes de un régimen que se cae a pedazos, por su corrupción, por su actividad narcotraficante, por su violación de los derechos humanos.

Y como dice el pueblo en las calles, la dictadura caerá, caerá, caerá.

Aunque saquen a relucir sus viejas tácticas de opresión, acallamiento de la libre expresión, asesinato predeterminado, en fin, saquen a trabajar sus asalariados medios comunicativos del odio y la desmesura calumniosa.

El pueblo está insurreccionado y la oligarquía está asesinándolo en cada toma de carretera, de calle, de esquina, de travesía, de arteria, en fin, una insubordinación generalizada de ciudadano civil, pobre, explotado, esquilmado y perseguido. 

¿Callarán las balas el grito de los patriotas indignados?

Una vida mejor



Por J. Donadín Álvarez

El sol hacía varias horas se había echado al rostro su toalla de nubes. La luna, en complicidad con las estrellas, sonreía e iluminaba la ciudad. Esa noche la calma, tan escasa en aquel país, lo inundaba todo. En el ambiente reinaba la alegría contenida. La población finalmente se había visto liberada de aquél opresor que había destruido por completo la cosecha de sus éxitos vivenciales por tanto tiempo. “Ya descansa en paz”, decían algunos. “Ese nunca tendrá paz”, expresaban otros.
Los ciudadanos y ciudadanas aún conservaban en la bodega de sus recuerdos la tragedia cotidiana que les tocó vivir durante algunos años bajo el sistema “democrático” implementado por una pitufada política. Con rabia escupían al suelo al pronunciar el nombre del dictadorzuelo que en su momento les ofreció una vida mejor y resultó ser el padre de la mentira y el maestro de la corrupción.

En ese tiempo todos los medios de comunicación pregonaban constantemente que el país estaba cambiando, que la genialidad de un estadista que gustaba llamarse “Señor Presidente”, había convertido el infierno cotidiano de las personas en un paraíso terrenal y que su continuidad en el poder llevaría a cada rincón del país las luces del verdadero desarrollo. Desde Casa Presidencial se difundía la idea que por fin el mejor presidente de todos los tiempos había llegado, que era el hombre que daría un nivel de vida óptimo a todos los ciudadanos, que hasta canas le habían salido de su preocupación por desarrollar el país, que era necesario mantenerlo gobernando con tanto acierto todo el tiempo que él estipulara necesario… En fin, todo el perfume publicitario que los medios de comunicación habían propagado estaba bien impregnado en el olfato social de una buena parte de la ciudadanía. Algunos ciudadanos, incluso, lucharon por apoyar la continuidad de su nuevo héroe. Muchos años después estas mismas personas se reprochaban la ingenuidad con que entregaron sus energías a la empresa reeleccionista de quien ya en el poder los relegó a la miseria.

“No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”, se decía en el argot popular. Y así fue. Cuatro años estuvo ocupando la silla presidencial aquél embajador del mal. A costa de medidas populistas, fraude y cinismo se agenció un tiempo extra. Después de este tiempo la agudeza de un grupo de valientes ciudadanos puso fin a la tiranía con que el déspota gobernaba a un pueblo cansado de tanta opresión.

Tan angelical se veía el “Señor Presidente” en medio de aquél portentoso ataúd. Los religiosos expresaban que había pasado a una vida mejor. El acto fue denominado como “Magnicidio” en los titulares de los periódicos afines al dictador, “conspiración” lo llamaban otros. Pero el pueblo cansado de la miseria lo percibía diferente: lo llamaba Revolución.


Radio Progreso: Una voz en medio de la tempestad



¡Tu radio amiga, tu radio compañera, La voz que está con vos!, cumple 61 años de acompañar al pueblo en sus luchas, alegrías, tristezas y tempestades. Y lo hace en medio de la crisis post electoral donde reafirma su compromiso de estar al lado de los sectores excluidos y violentados de Honduras. 

A través 103.3 FM en frecuencia modulada para la zona noroccidental y Tegucigalpa, Radio Progreso cubre cerca del 70 por ciento del territorio nacional, siendo la voz del valle y la montaña, y en las ciudades una luz de esperanza que educa, entretiene e informa con su programación variada. La Progreso es considerada la principal experiencia de radio ciudadana participativa en el país. 

Desde su identidad de fe y justicia, y desde la fuerza creadora de las comunidades organizadas y en movimiento, Radio Progreso junto al Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación Eric, de la Compañía de Jesús en Centroamérica, aportan en la construcción de una Honduras soberana, donde hombres y mujeres en iguales condiciones ejerzan soberanía en armonía con los bienes comunes de la naturaleza y los territorios. 

Sin embargo, el trabajo de Radio Progreso se da en un escenario muy complicado. En Honduras se está culminando la implementación de un golpe de Estado bajo la modalidad electoral, que dejará como gobernante al candidato ilegal y actual presidente del país Juan Orlando Hernández. A pesar que la reelección es inconstitucional. Esto significa que, en menos de una década, Honduras ha sufrido dos golpes de Estado, y Radio Progreso ha estado firme acompañando al pueblo en resistencia.

A pesar de la crítica realidad hondureña, incluidas las amenazas y el reciente sabotaje que sufrió la radio en su equipo que trasmite la señal desde la capital del país, este 17 de diciembre Radio Progreso celebrará la vida con una misa de acción de gracias y con el cariño de miles de hondureños y hondureñas que sostienen el trabajo que la radio a través del proyecto solidario económico “Tu voz y mi voz”. La santa eucaristía se llevará acabo el domingo 17 en las instalaciones principales ubicadas en la ciudad de El Progreso, Yoro, a las 10 de la mañana. 

Tras la denuncia por sabotaje al equipo de transmisión de Radio Progreso en Tegucigalpa, el repudio de organizaciones y medios de comunicación en varias partes de mundo no se han hecho esperar. 

La noche del sábado 9 y el amanecer del domingo 10 de diciembre, Radio Progreso salió intempestivamente del aire en su frecuencia 103.3 FM en Tegucigalpa y los alrededores. El personal técnico se hizo presente al cerro Cantagallo donde están los equipos de transmisión y pudieron comprobar que los tornillos de los tensores de la torre que sostiene la antena, habían sido “aflojados” por mano criminal provocando la caída y destrucción de dichos equipos, así lo denunció a nivel nacional e internacional su director el jesuita Ismael Moreno, “Padre Melo”. 

Historia de Radio Progreso

Radio Progreso nació en 1956 en Santa Rita, Yoro, bajo las siglas HRPL, con una cobertura aproximada de 1 kilómetro y bajo la administración de un partido político tradicional de Honduras.

En el año 1961 se constituye la sociedad “Estación Radial Progreseña”, la cual con los equipos de la HRPL salen al aire con el nombre de Radio Progreso. Se planteaban contribuir con el adelanto y la superación de los diferentes valores cívicos, morales y cristianos del pueblo progreseño.

Fue hasta el año 1968 cuando la Compañía de Jesús adquirió la frecuencia para evangelizar y educar a la población de la zona norte del país.

En el año de 1975, la frecuencia fue traspasada en forma definitiva a la Iglesia Católica, a través de la Institución Educacional Yoreña. Cambia la programación y se inicia el proyecto de radio popular.

Para los años setenta en Honduras hubo gran convulsión social, el pueblo se vuelca a reclamar tierras, salud, educación y otros derechos. También hay acciones violentas represivas del Estado. Radio Progreso acompañó esas luchas con su voz editorial, sus noticieros, las transmisiones y hasta los espacios de entretenimiento.

Esa beligerancia le costó a Radio Progreso que el 13 de marzo de 1979, el gobierno dirigido por los militares ordenara su cierre. Se le acusa de incitar al rechazo de los proyectos del gobierno de Oswaldo López Arellano.

Las organizaciones sindicales, campesinas, magisteriales, profesionales, el pueblo hondureño en conjunto con organismos internacionales, protestaron por la medida.

Luego de largos trámites, Radio Progreso funciona nuevamente el 21de mayo 1979. Pero con menos potencia, fue cancelada la autorización para transmitir en onda corta y su programación quedó mutilada y bajo vigilancia. Tuvo que cambiar su estilo de programación, pero continuó siendo “La Voz de los Sin Voz”.

En el año 2002 y ante la necesidad de avanzar a las nuevas tecnologías y presentar a la población mejor calidad en las producciones nace Alegría FM, misma que meses después se fusionaría con Radio Progreso para funcionar en la frecuencia 103.3 FM.

En 2009 ocurrió algo que no se esperaba en pleno siglo XXI, un golpe de Estado. Radio Progreso siguió su compromiso con el pueblo y denunció este hecho criminal, por esto fue cerrada por militares el 28 de junio, día del golpe. Desde entonces, el equipo que sostiene la voz de Radio Progreso, ha sufrido constantes amenazas a su ejercicio por la libertad de expresión.

Un sueño 

La crisis no detiene los sueños. En Centroamérica estamos en el umbral de arribar a 200 años de la firma del Acta de Independencia. 200 años de relaciones definidas por la ausencia de decisiones soberanas internas en sociedad manejadas por reducidas élites económicas y políticas subordinadas a las políticas de Estados Unidos, que tratan a Honduras desde hace 195 años como su “Patio Trasero”. 

En el marco del bicentenario, Radio Progreso y el Eric trabajan en el proyecto “Soberanía 2021”, con el objetivo de entablar relaciones justas y de complementariedad con Estados Unidos, o con cualquier otra nación, sin estar sometidos a una elite política y empresarial dura e insensible con la sociedad de los pobres. Un proyecto que permita a las comunidades tomar sus propias decisiones desde la colectividad y en armonía con la madre tierra.