sábado, 29 de abril de 2017

Pinceladas sobre la realidad nacional



Por Carlos Reyes *

Compañeras y Compañeros:
La Ideología Neoliberal impuesta a los pueblos del mundo, es un instrumento de manipulación para el control social. Impide que los oprimidos, los explotados y los excluidos del mundo comprendamos la situación de opresión de clase en que nos mantienen. El consumismo, el endeudamiento y las predicas fundamentalistas son nuevas formas de esclavitud. Toda esta opresión de clase, está generando nuevas modalidades de lucha de clases que acabaran con la fracasada globalización neoliberal, que no podrá ser defendida, ni con armas de destrucción masiva. La lucha de clases en este siglo XX1 será decisiva porque el capitalismo tiene en peligro no solo a la especie humana, sino al planeta tierra.

Según la Constitución Política, “El sistema económico de Honduras se fundamenta en principios de eficiencia en la producción y justicia social en la distribución de la riqueza y el ingreso nacionales”. Pero esto es pura farsa, porque al imponernos el Capitalismo Neoliberal lo que tenemos no es justicia social sino sobre explotación de los trabajadores del campo y la ciudad, ya sean o no asalariados, ya pequeños o medianos productores; y también es pura farsa, porque somos el segundo país del continente americano donde más se concentra el ingreso y la riqueza nacionales (Índice de Gini mayor de 0.60). Esta realidad hecha por tierra cualquier propaganda oficial.

Dice también la Constitución que el sistema económico de Honduras se basa “…en la coexistencia armónica de los factores de la producción que hagan posible la dignificación del trabajo como fuente principal de la riqueza y como medio de realización de la persona humana”. Esto también es otra mentira, porque lo que sufrimos es un desequilibrio entre el poder de la clase capitalista frente al poder de las clases trabajadoras, desequilibrio a favor de los primeros promovido desde el Estado; y, al imponerse la ideología   que predica que el capital es quien produce la riqueza y no el trabajo, se privilegia al capital y se deshumaniza a los trabajadores. Al decir que ellos son empleadores y nosotros colaboradores, pretenden con ello ocultar la lucha de clases.

Estas contradicciones entre Teoría Constitucional y practica se han agudizado en los últimos años con la aplicación de políticas neoliberales que favorecen al gran capital a través de los procesos de privatización de los servicios públicos y recursos naturales: tierra, minerales, agua, bosques, etc., cuya defensa ha generado muchas muertes que se han quedado impunes como los casos del Aguan, de otras regiones del país, de sindicalistas, de indígenas y negros, entre los cuales está el caso emblemático del asesinato de la compañera Bertha Cáceres aun impune. 

Esas contradicciones también se viven con las Leyes que privilegian el trabajo temporal, frente al trabajo permanente y cuya máxima expresión la encontramos en la Ley de Empleo Temporal por Hora, que ha venido a promover la tercerización laboral en todos los órdenes de la economía, llegando a tal grado de nulificar las conquistas obtenidas con la gran huelga de 1954, nulificando también la aplicación del salario mínimo y desequilibrando aún más los Derechos del trabajo frente al capital. Por este tipo de leyes es que ya casi no hay sindicatos en el sector privado. 
El recurso de inconstitucionalidad contra esa Ley no lo hemos presentado, porque la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia esta cooptada por el Poder Ejecutivo y nos lo van a declarar sin lugar con lo cual quedaría blindada dicha Ley.

A gran parte de los hondureños como que no nos importa que, en el marco de profundizar el neoliberalismo, despedacen las leyes laborales y agrarias. En los últimos años se ha propuesto despedazar el Código del Trabajo con: la Ley de Empleo Temporal por Hora, el Código Procesal Laboral, la Ley de Inspección General de Trabajo. Han anulado el Estatuto del Docente y arrebatado a los maestros y empleados púbicos sus institutos de previsión. La reforma agraria es un delito. Se está privatizando la seguridad social. El caso de la seguridad social, es patético, porque para justificar su privatización, desde el Estado se permitió que el IHSS fuera víctima de un robo descarado, por políticos y empresarios, de más de 300 millones de dólares, que está quedando impune y no se ha recuperado ni un centavo.

El Estado de Honduras está aplicando una política que prioriza la inversión de las industrias extractivas e hidroeléctricas, a costa de la violación de derechos laborales, de la vulneración de los derechos de los pueblos indígenas, la depredación del ambiente, la vulnerabilidad de los derechos humanos, y la persecución y criminalización de los dirigentes indígenas y medioambientales. En Honduras ya existen 714 proyectos extractivos y calculan que entre el 30 y 35% de su territorio está concesionado. Honduras es “El lugar más peligroso para quienes defienden los bienes comunes.” La política es que hay que traer la inversión extranjera a como dé lugar, porque da empleo, no importa si precario y si no paga impuestos. Para Global Witness “Honduras: El lugar más peligroso para defender el Planeta”.  123 defensores/as de la tierra y los bienes comunes han sido asesinados tras el golpe de Estado de 2009; otros han sido amenazados, perseguidos y encarcelados

En materia de Derechos Humanos contamos con un informe que demuestra la falta de protección e impunidad, con cifras que muestran asesinatos, persecución, amenazas y encarcelamientos de dirigentes de organizaciones sociales.  El régimen en vez de resolver estos problemas crea un nuevo código penal para la terorización de la protesta social y la eliminación de personerías jurídicas a organizaciones populares que se resistan al modelo.
El grave problema de inseguridad que vive el país, el narcotráfico, el crimen organizado, el lavado de activos no puede ser enfrentado con concepciones y métodos que privilegian el uso de la fuerza. La implementación de este modelo transnacional, fracasado en otros países, supone sistemáticas e impunes violaciones a los Derechos Humanos que han sido denunciados internacionalmente y por lo cual el Estado hondureño ha sido condenado. Rechazamos, por tanto, la militarización de las relaciones del Estado con el pueblo, del lenguaje, del discurso, de los territorios y de los “guardianes de la patria”. Condenamos los intentos por crear nuevas bases militares extranjeras para cumplir propósitos antinacionales e intervencionistas porque Este es Continente de Paz (Manifiesto 1 de mayo 2016).

Pero el futuro no es nada promisorio ya que, para continuar con esos procesos de privatización, extractivismo, desregulación laboral, libre comercio e inversión, llenándonos de impuestos, devaluación de la moneda, alto costo de la vida, en fin, continuar con la profundización del modelo neoliberal y ser un país laboratorio en materia de “ciudades modelo”, se está impulsando un proceso de reelección, contrario a lo que manda la Constitución de la Republica, que la han convertido en papel mojado, en un país con una institucionalidad colapsada y mayoritariamente  un movimiento popular desarticulado, despolitizado y casi desmovilizado.

Para esos propósitos nos tienen viviendo y observando el ingreso a un nuevo proceso electoral estilo Honduras, en donde la cantidad de partidos y enredos politiqueros ha cambiado frente a otros procesos, se enreda la politiquería, el clero manía, el narco tráfico y la criminalidad con la manipulación mediática, construyendo un escenario de confusión, de intimidación, de sumisión de clase.

Parece que con el proceso electoral que se ha iniciado, reconociendo los Partidos Políticos participantes la ilegalidad del actual presidente a reelegirse, todo está cambiando para seguir en lo mismo. Honduras está cambiando para seguir en lo mismo o peor. Recordemos que después del triunfo de la Revolución Francesa, al declararse que el poder estaba en el pueblo, surgió la preocupación en la naciente burguesía, de que la chusma podía llegar al poder y se instituyeron los partidos políticos y los tres poderes del Estado para evitarlo y seguir ellos gobernando. Pero ese sistema ya empieza a colapsar en el mundo y Honduras es un ejemplo.

Por todo lo anterior hay la necesidad de construir, desde debajo, las estructuras necesarias dentro del pueblo, para luchar por un modelo de desarrollo económico y social alternativo, de esencia popular y democrática, que reivindique el trabajo como fuente de la riqueza y de realización del ser humano. En donde lo esencial no sea la conversión del ser humano en mercancía y el espíritu de la humanidad la ganancia y el egoísmo mercantiles. Recordemos aAristóteles que advertía de los peligros de una producción centrada en el lucro como algo no natural al hombre y que no ponía límites a su codicia.

Pero para ello también necesitamos de la unidad en la región centroamericana y latinoamericana, que es la que esta impidiendo el imperio gringo al atentar, con todas las formas cobardes de intervención en los asuntos internos de los países latinoamericanos. El imperio gringo financia y dirige estructuras contrarrevolucionarias o contrarreformas en el continente, utilizando a los modernos Santander.

Estamos a las puertas de un nuevo 1 de mayo, a 131 años del ahorcamiento de los mártires de Chicago, y a 63 años de la Gran Huelga de 1954, acontecimiento que cambió el destino económico, social y político de Honduras colocándola en el siglo XX. Esa huelga con sus conquistas y efectos, coloco a la clase trabajadora en un lugar de mucha relevancia en el país, sitial que poco a poco hemos venido perdiendo y para reivindicarlo en necesario que la clase trabajadora se convenza de su papel histórico y de ahí la necesidad urgente por alcanzar mayores niveles de unidad, organización y movilización para continuar la lucha, recuperar las conquistas perdidas y lograr los cambios estructurales que nuestro país necesita.  Recordemos que los mártires de chicago fueron ahorcados no solo por luchar por la jornada de 8 horas, sino por luchar contra el capitalismo.  
* Presidente STIBYS

Sin propuestas no lancen piedras contra el aborto



Por Sandra Rodríguez

Según datos de la Secretaria de Salud, se registra la práctica de más de tres mil abortos inseguros en Honduras, situación que actualmente está penalizada hasta con diez años de cárcel. Por lo que al proponerse un Nuevo Código Penal, en el Congreso Nacional, organizaciones sociales promueven el aborto terapéutico.

La discusión se ha iniciado en la Cámara Legislativa, y ante la situación sobre la decisión de abortar o no, grupos religiosos y sociales se han manifestado a favor y otros en contra, atacando y señalando como criminales a las mujeres que decidirían abortar y a quienes promueven el tema, en el marco del derecho a decidir sobre su vida y su cuerpo.

El aborto que proponen organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres es por tres causales, en caso que el embarazo sea producto de una violación, el feto tenga nulas posibilidades de vida o el embarazo represente un enorme riesgo de la salud o vida de la madre.

“Que lancen la primera piedra todos aquellos que estáncriticando sin propuestas el tema del aborto, haber si tienen la moral suficiente para hablar de ello”, expresó Bertha Oliva, coordinadora general del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).

La defensora de derechos humanos considera que, el tema es sobre el nuevo Código Penal, y dentro de eso el del el aborto.

“Pero no hay altura moral para estigmatizar a un sector que promueve el aborto, aquí lo que hace falta es generar educación, crear una mesa para ver como se puede abordar, cómo educamos a la población, cómo creamos una parte de sensibilización para que los diferentes actores y sectores se sienten, pero no en el Congreso Nacional, ya que el tema del aborto no sólo debe ser potestad de los que están en un templo y creen que desde allí van a satanizar a las mujeres que promueven el aborto”.

Además dejemos de mentirle al pueblo, no sólo debe ser por cuestiones de salud, también si la mujer no quiere traer hijos al mundo que después no los puede mantener, hijos para la muerte brutal y salvaje, para que se vayan a los tribunales donde no se logra justicia, consideró Oliva.

Aquí debemos de dejarnos de sentir santulones o santas, hay que sentarnos no para llegar a acuerdos políticos, sino para ver qué es lo mejor que se puede dar, por eso era la preocupación que teníamos del nuevo Código Penal, porque lo estaban manejando casi como secreto de Estado, y quienes tuvieron la idea tengan claro que el pueblo tiene dinámica política de respuesta y propuesta. Pareciera que no estuvieron nunca preparados para la demanda de la propuesta de acción.

No se debe sentir puro el que se opone al tema del aborto, ni impuro el que lo proponen; habría que ver a esos que está hablando qué actos de criminalidad han cometido y que no se han manejado públicamente, continuó la defensora.

“Hablar del aborto debe ser con enfoque de derechos humanos y no se debería decir que o quienes lo promueven son criminales. Pareciera que el delito es que se debata a lo público y que si usted lo hace o oculta no comete delito, eso no es correcto, es doble moral”.

El tema del aborto se ve como una cortina de humo, pues en el momento político que atraviesa Honduras todo es posible “y es porque nos quieren desviar la atención por temas penales, temas de deudas, de negocios o de minas”, declaró Oliva.

El Congreso Nacional hace unas semanas aprobó unas reformas al Código Penal, que violentan los derechos humanos en cuanto a la figura del terrorismo, criminalización de la protesta social, apología del odio en el Artículo 335, en el caso del inciso “b”, fue impuesto a último momento por el diputado del Partido Nacional Óscar Álvarez, el 22 de febrero pasado. Este paquete de reformas es catalogado por la prensa nacional y organizaciones de derechos humanos como un bozal a la libertad de expresión.

Ante ese panorama “debemos entender que no estamos en un Estado Derecho y que el Código Penal que están debatiendo nos deja en un estado de indefensión”, aseveró Bertha Oliva.

Propuestas sobre las tres causales de aborto

La asociación Somos Muchas y Articulación 611, que aglutinan diversas organizaciones feministas que impulsan la despenalización del aborto, presentaron a inicios de este mes a la Secretaría del Congreso propuestas al articulado del nuevo Código Penal, especialmente en cuanto a este delito contra la vida.

Cuando se persigue el resultado de preservar la salud y la vida de la mujer, en caso de anomalías fetales incompatibles con la vida extrauterina y cuando el embarazo es producto de una violación o inseminación artificial no consentida son las causales sugeridas para exceptuar de responsabilidad penal a una fémina que decida abortar.

Para la no penalización se deberá acreditar mediante una copia de la denuncia ante el Ministerio Público (MP) si existió una relación sexual no consentida, plantean.
Si la sobreviviente del ataque sexual es menor de 14 años no será necesaria la denuncia. Las demás circunstancias expuestas requerirán un diagnóstico médico.

Las proposiciones de estas agrupaciones se basan en el aborto terapéutico, ético o por violación y el eugenésico, tres causas que son reconocidas por el derecho internacional.

Bertha Oliva plantea grandes desafíos a los medios comunitarios de Honduras



Por Marvin Palacios

Desarrollar una estrategia común, establecer una cobertura de contenidos encadenados, articular proyectos de comunicación a largo plazo, abandonar los feudos y el culto a la personalidad, fueron entre otros, los grandes desafíos planteados por la Coordinadora General del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Bertha Oliva, a las organizaciones sociales que integran, la Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH).

El mensaje de Bertha Oliva, reconocida defensora de derechos humanos y comunicadora por excelencia, se produjo durante un conversatorio con los comunicadores y comunicadoras sociales, en el marco del Encuentro Nacional por el Derecho Humano a la Comunicación, desarrollado el 21 de abril en esta capital.

La Coordinadora del COFADEH expresó inicialmente que las radios y las televisoras comunitarias que hoy tenemos en distintos puntos del país no han sido una concesión desde arriba, ellas han nacido a pulso desde abajo. Son frutos de la conciencia colectiva, de la vivencia concreta de un derecho colectivo; el de la información y la libre expresión.

Los medios comunitarios – incluyendo los propios que el Cofadeh fundó, el periódico digital defensoresenlinea.com y el programa de radio “Voces contra el Olvido”, nacieron a mi juicio por tres razones fundamentales: “ Existe en la sociedad hondureña un déficit real de libertad de expresión. la población general no está visible en esos medios tradicionales que tenemos hace 60 años. Esos medios son de Tegucigalpa y de San Pedro Sula, y publican en sus periódicos y difusoras sólo a sus anunciantes, a sus partidos, a sus religiones, a sus policías, a sus empresarios, a sus delincuentes si así lo queremos decir. Todos los días. El resto de la comunidad decora la pobreza y derrama sangre, solamente.

La segunda razón a mi juicio, es que existe en esta sociedad un desbalance de poderes en la propiedad de los medios de comunicación que afecta seriamente el acceso público a la información útil, apuntó Oliva.

Y señaló que “no me refiero a la información verdadera como le gusta decir a una gente, me refiero a la información que sirve para tomar decisiones. Eso no es posible en lo que tenemos, aquí los medios son de católicos y evangélicos, son de los dueños de marcas y patentes de la industria farmacéutica, son de liberales y nacionalistas. Son del patrón como diría Mario de Mezapa”.

Oliva dijo que son inclusive medios de las nuevas organizaciones del crimen organizado. Esos poderes son una estructura de desinformación y constructores del miedo. Ellos controlan la colectividad con sangre,  con muerte. y eso no es inocente ni casual. Eso es bueno para vender autoritarismos, militares y esos credos mercantiles y somníferos que dañan a este pueblo. Esos medios crearon las condiciones del golpe de estado.

Bertha Oliva habló también a los comunicadores y comunicadoras de los 4 grandes desafíos que debe enfrentar la AMCH, en el contexto actual y a futuro.

Promover un modelo de comunicación alternativo que cuente las victorias comunitarias

El primero de ellos es que hay que cumplir con los formalismos técnicos, financieros y estéticos que exige un estado decadente y perdido como el  nuestro, o cumplir con las exigencias de la ética comunitaria del buen servir, el auto control del lenguaje y el compromiso social acompañante, no de palabra.

El segundo desafío que tiene que ver con seguir el modelo del muerto del día, la agenda secreta de las agencias de publicidad o la pauta publicitaria del que paga, o promover un modelo de comunicación alternativo que cuente las victorias comunitarias, la alegría de la gente y las luchas que convocan, y que se financia con la colaboración directa de la audiencia y los pequeños y medianos negocios que no se pelean por ser inscritos en el Cohep… unos medios que no imitan a Tegucigalpa ni a San Pedro Sula. Unos medios que crean su agenda informativa y editorial.

Como tercer desafío la reconocida defensora de derechos humanos citó lo siguiente: “O los medios comunitarios que hemos creado asumen una cobertura de contenidos encadenados en los territorios en base a propuestas e ideas comunes, o terminan siendo pequeños feudos sin influencia ninguna, convertidos en golondrinas volando solas y siendo presas fáciles de los cazadores de frecuencias que están entre los lobistas eclesiales y políticos de oficio”.

Y como cuarto desafío Bertha Oliva señaló que el desafío principal es cómo las organizaciones de desarrollo, de base comunitaria, las organizaciones defensoras de derechos humanos, los movimientos culturales, los movimientos sociales, nos juntamos a convenir en serio una forma de articulación de nuestros proyectos de comunicación con mirada de largo plazo para poner en práctica nuestra visión diferenciada de la sociedad del futuro. Como amigos, como socios, como contrapartes y como compañeros.

El derecho a la información, la libertad de expresión y el derecho a la comunicación fueron los grandes convocantes  en El Encuentro Nacional por el Derecho Humano a la Comunicación organizado por la Asociación de Medios Comunitarios de Honduras (AMCH) que cuenta con 36 organizaciones socias de varias regiones del país y que fue fundada el 6 de junio de 2013.

En la jornada participaron también el representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), Félix Daniel Gómez,Teresa Orozco de Cultural Survival, José Coto de Trocaire, Carlos Enamorado, presidente de la AMCH y Aminta Navarro del Foro Dakar, entre otros invitados especiales.

Al encuentro asistieron comunicadores y comunicadoras de las radios comunitarias: Taragual, La Voz de las Mujeres, Morazanista, Elempira, Maya Chortí, Chuñas, La Voz de Puca, ODECO, Orquídea, RDS radio, entre otras.

Esta última la RDS radio 88.9 FM, la radio comunitaria de Tegucigalpa, transmitió en vivo, a través de internet, con excelentes voces de locutores y locutoras, y con un formato dinámico y alegre, el desarrollo de la primera jornada del encuentro.

Un día sin inmigrantes


Rebelión

Por Marco Dávila

Este es un llamado a los oprimidos de Estados Unidos, un llamado a perder el miedo, un llamado a darle un golpe al odio, un golpe a la persecución, un golpe al pisoteo de la dignidad humana, un golpe al sentimiento anti inmigrante que es promovido desde las altas esferas del poder político de EEUU.
Este Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores - Día Internacional de las Trabajadoras, es indispensable actuar, es indispensable demandar, es indispensable golpear al gobierno y a la economía, es indispensable encararlos en vez de hacer compromisos con ellos o, peor aún, esperar a que nos golpeen a todos.

Este Primero de Mayo es una gran oportunidad para obligar a esta administración a que respete los derechos humanos del indocumentado, de los hermanos refugiados, de los musulmanes y del pueblo trabajador en general.

El Día Internacional de los Trabajadores es una oportunidad para hacernos respetar, para levantar la frente en vez de estar con miedo, para ir a la ofensiva en vez de retroceder, para proponer en vez de callar.

Este Primero de Mayo abandonemos el trabajo, cerremos nuestros negocios, abandonemos la escuela, no salgamos de compras ni hagamos compras por internet, no salgamos a comer en restaurantes, evitemos consumir gasolina…

Trump no puede con los inmigrantes de Nueva York

http://www.thenation.com


Por Michelle Chen *

Traducido del inglés para Rebelión por César P. Guidini Joubert

Las fuertes protestas de los obreros inmigrantes de Nueva York presagian que se abre otro poderoso frente de oposición a Trump. 

Inmigrantes yemeníes se manifiestan en repudio del decreto del presidente Trump que prohíbe la entrada de extranjeros musulmanes al país. Brooklyn (Nueva York), 2 de febrero de 2017 (Reuters / Lucas Jackson).

El pueblo de Nueva York sabe bien cómo tratar con Donald Trump, pues batalla con él desde alrededor de 1980, cuando el magnate inmobiliario comenzó a erigir su imperio en el barrio de Manhattan. Con tales antecedentes queda descartado que la metrópolis neoyorkina se deje amedrentar por el famoso y flamante primer mandatario de los Estados Unidos, quien lleva toda la vida tratando de conquistarla, en vano.

Cuando la semana pasada la Casa Blanca dio a conocer el decreto que conmovió al mundo por el cual se ordena la construcción de una muralla en la frontera con México y se prohíbe entrar en los Estados Unidos a ciudadanos procedentes de determinados países musulmanes ( [i] ), la ciudad se puso en pie como un resorte, impresionada por la estremecedora noticia, pero sin miedo.

Los conductores de vehículos de alquiler de Nueva York pertenecen en su mayor parte a la diáspora musulmana radicada en los Estados Unidos, cuyo grueso, hay que precisarlo, emigró de los países de mayoría musulmana que son objeto del decreto de Trump. No bien se divulgó la noticia, el gremio se manifestó en el aeropuerto de la ciudad, el John FitzGerald Kennedy , que pasó a ser rápidamente el punto neurálgico de la resistencia al decreto de inmigración y de la muralla de la frontera con México. El sindicato de los obreros del volante, la New York Taxi Workers Alliance (NYTWA) [Unión Obrera del Taxímetro], emitió un comunicado llamando a resistir y decretó la huelga:

La mayor parte de los afiliados de la NYTWA profesa la religión musulmana y casi todos ellos provienen de la inmigración. La defensa de los oprimidos es la razón de ser de nuestro sindicato. Rechazamos categóricamente este decreto inhumano e inconstitucional... Los conductores de taxi son solidarios con los refugiados que vienen a los Estados Unidos en busca de paz y seguridad y también con aquellos que están de viaje en el extranjero y no pretenden más que regresar al hogar.

El sindicato denunció los decretos de Trump y también manifestó su rechazo a Trevor Kalanick, el director general de Uber, uno de los tantos compinches que posee el nuevo presidente en el mundo de la industria de la informática. Uber es la compañía que impulsó y explota el régimen de trabajo denominado de “compartir el vehículo privado”, que se extiende por todo el mundo y gracias al cual logró destruir la legislación obrera e imponer el trabajo precario y a destajo, que acarrea el consecuente deterioro de las condiciones de vida estables de que gozaba el obrero del volante. Pero, además de eso, Kalanick defiende uno de los principios fundamentales que profesa Trump, cual es el de socavar la misión que cumple el Estado en la sociedad, y por ese motivo, su incorporación al consejo asesor económico del nuevo presidente de los Estados Unidos hace patente y revela que, pese a esa aureola de “progresismo” y “modernidad”, el mundo de la informática no es más que un firme y poderoso puntal del orden social imperante.

No contenta con todo eso, Uber también destrató a los conductores de los vehículos de alquiler: la compañía siguió trabajando durante la huelga decretada por la NYTWA, según parece, para aprovechar la “oportunidad” de conseguir clientes que le brindaba la interrupción del trabajo de los taxis en el aeropuerto de Nueva York. Pero, hete aquí que la huelga hizo que se desatara una campaña nacional de solidaridad y de repudio a Kalanik denominada “#DeleteUber” (“Bórrese de Uber”), la cual propugna suprimir del teléfono portátil la aplicación con que se contrata el servicio de los vehículos de la compañía.

Al final, Kalanick tuvo que hacer las paces y prometió que se brindaría asesoramiento jurídico a los conductores afectados por el decreto de Trump. Eso no bastó para contentar a la NYTWA (que nuclea también a los conductores que trabajan para la propia Uber) y el sindicato convocó ayer [jueves dos] otra manifestación de protesta, esta vez frente al domicilio social de Uber, sito en el barrio de Queens, precisamente en el mismo día en el que se celebraba la reunión constitutiva del consejo asesor económico al que se había incorporado Kalanick.

En relación con la campaña de rechazo a Uber, el sindicato publicó en su sitio de Facebook una declaración en la que se afirma, entre otras cosas: “Es hora de que se unan sin excepción quienes defienden la justicia y la igualdad y que pidan cuentas a Uber por su complicidad con las execrables medidas de Trump y, sobre todo, por hambrear al trabajador”.

El jueves [día dos] la agencia Bloomberg informó que Kalanick había renunciado al consejo económico de Trump . Además, el jefe de Uber manifestó una actitud conciliadora por la vía de un correo interno de la compañía, el cual fue divulgado oficiosamente y en el que se afirmaba que “la inmigración y la actitud abierta con los refugiados son pieza importante de la prosperidad de los Estados Unidos y, sin duda alguna, hay que reconocerlo, también de los buenos resultados que consigue Uber… El decreto ofende a muchas gentes de todo nuestro país”.

Sin embargo, la NYTWA no aflojó la presión en el acto de protesta, argumentando que las medidas contra los derechos obreros que impulsan las compañías que se sirven de la informática, como Uber, son muy reveladoras de las verdaderas simpatías que siente Kalanick por el gobierno de Trump y, agregó, que, tras el clamor público suscitado, su renuncia al consejo económico no logra ocultar esos puntos de vista.

Ante el numeroso público congregado frente a las oficinas de Uber, con nutrida asistencia de militantes sindicales, barriales y de asociaciones, Fahd Ahmed, dirigente de la asociación Desis Rising Up and Moving (DRUM) ( [ii] ), que nuclea a inmigrantes procedentes del Sudeste asiático, expuso lo que sigue:

Uber refleja lo que quiere hacer Trump. Ambos están del mismo lado. No importa que nos quiera convencer con unas monedas, pues se conocen de sobra las sucias tretas de esa compañía. Los taxistas pelearon contra Uber, el público también peleó y se seguirá la lucha hasta hacerlos retroceder. Los inmigrantes, los musulmanes, los obreros, el pueblo negro, las mujeres, los transexuales, todos unidos, los echaremos. ¡Fuera Uber del hogar, fuera de la ciudad: los taxis son de los obreros y nosotros los llevaremos!

La manifestación se fue dispersando y buena parte de los asistentes se sumó a otra protesta, de repudio a la violencia de la policía , que había sido convocada en las cercanías y contaba con el apoyo del gremio del volante. La dirigente Bhairavi Desai ( [iii] ), que participó en la fundación de la NYTWA, declaró a The Nation que Kalanick renunció al consejo económico asesor para ocultar su mala fama, pero que el vínculo que lo une verdaderamente a Trump, y con el cual debería romper, reside en la clase de actividad que explota la empresa Uber, que no respeta el salario mínimo ni la legislación obrera.

La NYTWA asesora debidamente a los afiliados cuyos parientes se encuentran en el extranjero y también a los propios trabajadores que están de viaje para que todos puedan regresar sin problemas a los Estados Unidos. Desai sostiene que gracias a esa labor se puede apreciar en toda su extensión la importancia de las conquistas sociales conseguidas y agrega que habrá que dar fuertes luchas para defenderlas, pues en el gobierno de Trump impera la convicción de que la época dorada de los Estados Unidos concluyó con la Guerra Civil.

Desai añade que lo que sucede en estos días hace recordar hechos no muy lejanos de la historia de Nueva York y menciona en ese sentido un episodio que data de la huelga del taxímetro de 1998 ( [iv] ), cuando el anterior alcalde Rudy Giuliani y actual asesor de Trump calificó de “ terroristas del taxi ” a los conductores que acataron la medida.

En suma, el pueblo de Nueva York ya está acostumbrado a contrarrestar la táctica de “divide y vencerás” que usa la élite dominante. Así, desde enero las protestas en contra de Trump son reforzadas gracias a la constitución de un “territorio libre de odio”, creado por una asociación de vecinos de Kensington, uno de los barrios de Brooklyn , para brindar ayuda y solidaridad a los musulmanes que allí viven. En el día de ayer [jueves dos] los comerciantes yemeníes , que no se suelen distinguir por meterse en política, convocaron la primera huelga de toda la historia para manifestar que, pese a la prepotencia y la actitud intolerante del presidente multimillonario, su hogar está en Nueva York y que ésta es una ciudad formada por comerciantes venidos del extranjero y que se enorgullecen de serlo.

La NYTWA apoyó la medida de los comerciantes yemeníes:

El trabajo de los obreros inmigrantes y musulmanes es fundamental para la prosperidad de la economía de este país y ya es hora de usar el poder que tenemos para luchar contra la islamofobia, la intolerancia y el maltrato que sufren los inmigrantes. Juntando todas las fuerzas, podremos luchar contra el odio y defender la justicia.

Las calles de las ciudades que se han constituido en refugio ( [v] ) de inmigrantes y las iniciativas impulsadas por los obreros abren un nuevo frente de batalla que se extiende por todo el país. En la ciudad de Filadelfia salieron a la calle los trabajadores de la sociedad Comcast, el gigante de Internet, para solidarizarse con los obreros musulmanes y demás inmigrantes. La protesta reunió a centenares de empleados y fue convocada con apoyo sindical y sirviéndose de la red de mensajería de la propia empresa. El lema de la convocatoria fue “#TechHasNoWalls” [“La informática no tiene fronteras”] y se airearon consignas como “Inmigration Innovation” [“Los inmigrantes también inventan”] y “Have we tried turning America off, waiting 10 seconds y turning it back on again?” [“¡Hay que ‘reiniciar’ a los Estados Unidos de arriba abajo!”].

En suma, parecería que llegó la hora de pasar página en Washington. Aunque resulte paradójico, en el mismo momento en que, por lo visto, los astutos directores de las grandes compañías de informática buscan acomodarse con el nuevo gobierno de los Estados Unidos para impulsar las privatizaciones y la rebaja de impuestos, sale a relucir la otra cara de la denominada “economía de Internet” o “nueva economía” (o sea, el comercio de nuestros días que gira en torno a Internet y a la informática): en efecto, quien ahora entra en escena y planta cara a Trump es el propio proletariado en el que se sustenta esa moderna forma de actividad económica.

* Michelle Chen (Twitter: @meeshellchen .) colabora habitualmente con el semanario The Nation y con Dissent y otras publicaciones de los Estados Unidos. 
Notas del Traductor:






Comunicación emancipadora o patrias colonizadas



En el cuarto aniversario de la siembra del comandante de los pueblos, Hugo Chavez, la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad expresa su solidaridad con el pueblo y el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, y con el presidente constitucional de la Republica Bolivariana de Venezuela, Nicolas Maduro en momentos en que los patrocinadores de la guerra y el terrorismo mediáticos contra Venezuela, Cuba y los países del ALBA, intensifican, renovados, sus afanes injerencistas, desestabilizadores y golpistas como parte de la política imperial de “cambio de régimen” en los países considerados hostiles por la diplomacia de guerra de Washington. 

Con las nuevas tecnologías de la información y comunicación, sin que nos demos cuenta, millones de ciudadanos estamos siendo observados, espiados, controlados y fichados por Estados orwellianos que llevan a cabo una vigilancia clandestina masiva, en alianza con aparatos militares de seguridad y las corporaciones gigantes de la web. Pero, además, de manera paralela y complementaria, cuando se abre paso la era de la llamada “post verdad” (o el arte de la mentira flagrante), tiene lugar otra guerra en el espacio simbólico y en los ámbitos cultural e ideológico, que es librada por el cartel de los medios hegemónicos contra los pueblos de Nuestra América. 
Ambos procesos son promovidos por Estados Unidos, sus cómplices europeos y el gobierno fascista de Israel, a través de un capitalismo criminal y militarizado. A últimas fechas, Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y otros países de la región, han sido los principales objetivos de un terrorismo mediático que, para imponer imaginarios colectivos con los contenidos y sentidos afines a la ideología dominante, utiliza además medios cibernéticos, audiovisuales y gráficos para manipular y controlar las conciencias de manera masiva. 
Es previsible que las guerras irregulares y asimétricas, cobren nuevos bríos y se profundicen. Como es bien sabido, las guerras actuales se libran también en el campo mediático bajo la forma de conflictos irregulares. El Pentágono da una gran importancia a la lucha ideológica en el campo de la información y al papel de los medios de difusión masiva como arma estratégica y política y, además, como fuente de exorbitantes ganancias para los dueños de los oligopolios. Más allá de lo que ocurra en la realidad, la batalla por la narrativa, como la denominan los militares contrainsurgentes, es clave en la fabricación de una determinada percepción de la población y las audiencias mundiales. 
Mientras impulsan una guerra de espectro completo en varios países de América Latina, el Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) intensifican sus acciones abiertas y clandestinas contra gobiernos constitucionales y legítimos. De manera continuada, los libretos del golpe de Estado de factura estadunidense en Venezuela exhiben sucesivas fases de intoxicación, desinformación y distorsión a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico. Esto se combina con medidas de coerción psicológica unilaterales y extraterritoriales y un vasto accionar sedicioso y violento, articuladas con redes digitales (de grandes corporaciones en la web), partidos políticos y dirigentes de la derecha internacional, ONG’s, fundaciones, sectas confesionales, el crimen organizado y paramilitares, poderes fácticos y grupos económicos transnacionales, y la injerencia de organismos regionales como la Organización de Estados Americanos (OEA). En suma: los medios convertidos en armas de guerra ideológica. 
La intensificación del belicismo e intervencionismo contra la revolución bolivariana y otros países del ALBA, ahora con el mayor presupuesto militar de la historia, responde a las directivas del Pentágono sobre enemigos asimétricos y guerras no convencionales, irregulares o de cuarta generación, que no se circunscriben a las reglas establecidas por los códigos internacionales y evaden las restricciones fronterizas de los Estados, incluso mediante el uso de grupos paramilitares, escuadrones de la muerte y organizaciones mercenarias que operan bajo la fachada de compañías privadas de seguridad. 
La “dominación de espectro completo” abarca una política en la que lo militar, lo económico, lo mediático y lo cultural tienen objetivos comunes. Dado que el espectro es geográfico, espacial, social y cultural, para imponer la dominación se necesita manufacturar el consentimiento; instalar en la llamada sociedad civil determinados símbolos y sentidos “comunes”, que de tanto repetirse se incorporan al imaginario colectivo de manera acrítica e introducen, como única, la visión del mundo del poder hegemónico. Eso implica la formación y manipulación de una “opinión pública” legitimadora del modelo de dominación imperial. 
A través de un intenso asedio mediático internacional, en la fabricación del consenso se manejan dobles estándares y se hace una presentación simplista y maniquea de la realidad: se eliminan las causas, el contexto, la memoria y la historia de la lucha del pueblo venezolano por la justicia y la soberanía nacional. Para la manipulación de las emociones de la población resultan clave los significados, las interpretaciones, las imágenes y la narrativa de los medios masivos, con sus mitos, medias verdades, mentiras y tergiversaciones. 
A su vez, la construcción social del miedo, a través del terrorismo mediático para el control de la sociedad, descansa sobre un sistema de adoctrinamiento, cuyo fin es colonizar el pensamiento, impuesto con matrices de opinión dirigidas contra un enemigo a estigmatizar y un proceso a desestabilizar y sumir en el caos. 
Con base en la distorsión de los parámetros de la ética periodística, mediante la fabricación de “noticias” –haciendo aparecer mentiras como verdades− se logra generar grandes campañas de excitación mediática y un clima de desestabilización psicológica facciosa, a la vez que fomentar un odio clasista y racista, a través de una guerra económica que atiza el enojo de sectores medios de la población con el acaparamiento y la escasez inducida de productos de primera necesidad, en particular, alimentos y medicamentos, y sabotajes contra la electricidad, a los que se adicionan rumores sobre la contaminación del agua. 
Las poblaciones de los países del ALBA, y en particular, las de Venezuela, Ecuador y Bolivia han sido el blanco de constantes campañas de intoxicación desinformativa a través de mensajes e imágenes destinadas a despojarlas de todo referente político e ideológico que no responda a la lógica del imperio. A su vez, desde el triunfo de la revolución en 1959, Cuba ha sido el objetivo a desestabilizar por distintos experimentos comunicacionales que incluye desde las manipulaciones de las agencias AP y UPI en la invasión a Playa Girón y radio y televisión Martí en la época de Reagan y Bush padre, hasta la red de comunicación horizontal vía Internet, ilegal y secreta, denominada ZunZuneo, inscrita en los parámetros de la guerra no convencional, en su variable de guerra cibernética. 
Como se ha señalado en el marco del XV Encuentro de la Red en Defensa de la Humanidad titulado “Comunicación emancipatoria o patrias colonizadas”, en ese avasallamiento del sentido y de los valores que fundan la cultura de los pueblos de Nuestra América, “el principal objetivo (de Estados Unidos) es aniquilar la esperanza de un camino alternativo a la dictadura del capital y a su consabida destrucción de la vida y del planeta”. 
De allí que procesos revolucionarios como el cubano, el venezolano, el boliviano, el ecuatoriano, sean sometidos a encarnizadas e inmorales campañas propagandísticas con apoyo de cadáveres políticos de la derecha, como Felipe Calderón, Álvaro Uribe y Mariana Aylwin, y sus intelectuales orgánicos Mario Vargas Llosa, Jorge G. Castañeda y Enrique Krauze, ahora con apoyo del secretario general de la OEA, Luis Almagro, dirigidas no sólo a desprestigiar los modelos políticos y a sus líderes, sino también a la desestructuración de ambas sociedades y sus bases económicas. 
Ante esos embates de la derecha ultra-reaccionaria y sus patrocinadores en Washington, integrantes de la Red en Defensa de la Humanidad nos hemos reunidos, en Caracas, para debatir de manera libre y horizontal acerca de la necesidad de desarrollar nuevos medios creativos, con nuevos contenidos semánticos y renovadas formas para transmitirlos, con la finalidad de romper el cerco mediático desinformativo que intenta asfixiar el espíritu revolucionario y la voluntad de profundizar el cambio radical, contra-hegemónico, que tiene lugar en ambas sociedades. 
Nuestra Red promueve la transparencia de los Estados, la protección de los datos personales de los ciudadanos/as y destaca la importancia clave de la soberanía digital. Reconocemos a quienes han revelado los secretos del imperio e informado sobre la magnitud del espionaje global. La publicación y democratización de la información es determinante para la soberanía de los pueblos por lo que nos pronunciamos por un sistema de protección de informantes y abogamos por la liberación de Julian Assange, director de WikiLeaks, y el cese de la persecución a Edward Snowden. 
Condenamos la ocupación del territorio de Haití por la MINUSTAH, silenciada por los medios, como una ofensiva imperialista contra nuestros pueblos. Exigimos que se respete el derecho a la autodeterminación del pueblo haitiano y se inicien procesos adecuados de reparación y justicia; en particular, por el crimen de la introducción del cólera. Asimismo, apoyamos el justo reclamo de reparaciones por el genocidio de la esclavitud en América. 
Apoyamos al pueblo de México ante la propuesta de continuar la construcción del muro en la frontera sur y criminalizar a mexicanos y otros migrantes de Nuestra América, como el chivo expiatorio del nuevo gobierno republicano. 
Emplazamos al gobierno de Estados Unidos a que desclasifique toda la información de las guerras mediáticas contra gobiernos y procesos revolucionaros de Nuestra América, como la que tiene lugar contra Venezuela. Exigimos la derogación de la Orden Ejecutiva que declara a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos. Asimismo, rechazamos las infamantes y falsas acusaciones contra el Vce-presidente Ejecutivo de Venezuela Tareck El Aisami. 
En suma, se trata de producir una real y participativa comunicación emancipatoria, a partir de una iniciativa que, para que sea fecunda, deberá traducirse en una estrategia local, continental y planetaria, que mediante la suma de esfuerzos, talentos y capacidades creativas haga prevalecer la razón revolucionaria de los pueblos del sur contra la dictadura mediática del capital. 

viernes, 28 de abril de 2017

Militares hondureños implicados en cerca de 300 delitos en los últimos cinco años



Por Wendy Funes 

• Entre 2011 y los primeros cinco meses de 2015, la Fiscalía hondureña recibió 297 denuncias por diferentes “delitos cometidos” por militares hondureños, entre ellos asesinatos, violaciones, torturas, abusos y desaparición forzada.

• Los delitos como abuso de autoridad, violencia doméstica, daños, lesiones y faltas contra las personas son los más denunciados según datos del Ministerio Público.

El 2 de septiembre de 1995 miembros del Congreso de los Estados Unidos enviaron una carta al presidente William J. Clinton como parte del proceso de desclasificación de información pública para conocer la verdad sobre los abusos militares cometidos por las Fuerzas Armadas en Honduras.

«Estimado Señor Presidente: El Gobierno de Honduras está haciendo un serio esfuerzo para reducir la influencia de las Fuerzas Armadas en asuntos civiles. En julio, el gobierno acusó a 11 militares entre ellos activos y retirados por su alegada responsabilidad en el secuestro y tortura durante los años ochenta (…)», decía la carta.

El escenario de esta misiva fue la ciudad de Washington, DC, a más de 5,300 kilómetros de distancia de Tegucigalpa, la capital de Honduras. Este proceso de solicitudes de información fue realizado por el entonces Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), Leo Valladares Lanza, que publicó el informe preliminar en “En búsqueda de la verdad que se nos oculta”.

Cuatro años antes de que los congresistas estadounidenses enviarán esa carta a Clinton, la impunidad de las Fuerzas Armadas se puso en vilo porque varios de sus miembros fueron acusados por la violación y asesinato de la estudiante, Riccy Mabel Martínez Sevilla.

Su cadáver fue encontrado en un riachuelo el 15 de julio de 1991. El testigo principal de este crimen fue asesinado en un aparente robo. 

Diez años después del caso: Riccy Mabel Martínez Sevilla


El asesinato de la joven se convirtió en un símbolo para el proceso de desmilitarización de la sociedad que avanzó con la abolición del servicio militar obligatorio, la consolidación del mando civil sobre el poder militar y la separación de las Fuerzas Armadas de las funciones policiales y de Seguridad Pública.

Pasaron 16 años desde que le enviaran esta carta a Clinton, y 10 años del asesinato de Martínez Sevilla; entonces, en julio de 2011, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR),  que investigó todo lo relacionado con el Golpe de Estado en Honduras, revelaba que «las Fuerzas Armadas habían pasado por un proceso de reforma desde mediados  de la década de  años noventa».

«Uno de los resultados  de la reforma fue la salida de las Fuerzas Armadas de la administración pública; sin embargo, en el período de Gobierno del presidente Zelaya, las Fuerzas Armadas y su alta jerarquía fueron  beneficiadas desde el  Poder Ejecutivo con disposiciones al margen de los reglamentos de la institución, con recursos presupuestarios adicionales y con la  asignación de  funciones en la administración pública (ENEE)». 

Las Fuerzas Armadas sacaron a Zelaya del país en vez de ponerlo a la orden de un tribunal, sentenció la CVR.

Vea además: 



Prohibir Fuerzas Armadas en funciones policiales 


La CVR recomendó revisar en la Constitución de la república, “la función de las Fuerzas Armadas (…)  así como establecer claramente la prohibición de utilizarse para funciones policiales”.

Después del 28 de junio de 2009, los militares fueron colocados en puestos estratégicos, Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel), Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Dirección Nacional de Migración y Extranjería y Secretaría de Seguridad Pública.

En el gobierno del presidente, Porfirio Lobo Sosa, entre 2010 y 2014, los militares retomaron funciones de seguridad pública, en la Operación Relámpago.

En el contexto de estas operaciones, el 27 de mayo de 2012, un comando militar acribilló al adolescente, de 15 años, Ebed Yaassiel Yanes Cáceres. Le dispararon con sus fusiles automáticos porque no hizo alto ante la señal militar. 


Solamente uno de los homicidas fue condenado, los demás cometieron homicidio pero al no haber sido acusados por ese delito no se les puede condenar, falló el Tribunal de Sentencia. 

Mientras tanto, la cúpula militar enjuiciada por encubrir este crimen está en la impunidad porque sus defensores han interpuesto recursos que mantienen paralizado el proceso o porque los jueces les han dado cartas de libertad.

A pesar de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) y pese al crimen contra el adolescente, el 24 de agosto de 2013, el Congreso Nacional creo la Policía Militar del Orden Público adscrita a las Fuerzas Armadas para legalizar el hecho de utilizarles para funciones policiales.

Han pasado 21 años desde que esa carta mencionó la reducción de la influencia de las Fuerzas Armadas en asuntos civiles.

Sin embargo, en la actualidad aunque las denuncias de abusos y asesinatos por parte de militares suman  y siguen –dicen los líderes sociales- de nuevo se pretende militarizar la seguridad pública, debilitando a la Policía Nacional.

Militares implicados en cerca 300 “delitos”

Entre 2011 y cinco meses de 2015, la Fiscalía recibió 297 denuncias por diferentes supuestos delitos de militares hondureños, de acuerdo con cifras de la Oficina de planificación estratégica y gestión de la calidad (Opegec). 

En esos cuatro años y medio, informó la Opegec, los primeros dos delitos más denunciados, supuestamente cometidos por militares fueron abuso de autoridad y allanamiento de morada ajena.

La intensificación de la violencia militar se puede medir también porque en 2015, el Comité por la Libre Expresión registró 27 ataques de miembros de las Fuerzas Armadas en contra de comunicadores, portavoces en labores de defensoría, manifestantes, líderes comunitarios y campesinos.

Ejemplos específicos

En diciembre de 2015, la Plataforma de los Movimientos Sociales y Populares de Honduras condenó enérgicamente el asesinato de los garífunas Joel Palacios Lino  (24 años) y Elvis Armando García (19 años), perpetrado por militares de la Fuerza  Naval hondureña en la zona de la barra de Iriona el día 27 de diciembre.

«Los uniformados con plena impunidad, sin mediar palabra dispararon sus armas oficiales mientras los compañeros removían un vehículo atascado en la arena».

«Lo anterior es parte de una serie de asesinatos, represión e impunidad que se ejerce  dentro de una estrategia estructurada y sostenida  de exterminio  de los pueblos indígenas y negros en Honduras que ha alcanzado solo en este mes de diciembre y  no solo  al Pueblo Garífuna sino nuevamente al Pueblo Lenca tras el asesinato del joven Javier Vásquez Benítez miembro de la organización MILPAH en Santa Elena, La Paz,  en fecha  21 de diciembre», dice el comunicado. El COPINH  cuenta con una lista de más de 10 miembros asesinados, señalaron.

Las miradas de líderes indígenas y campesinos

Un mes y siete días antes de que la mataran, la lideresa indígena, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH),  Berta Cáceres, informó que el indígena Tomás García fue asesinado por un militar del Batallón de Ingenieros condenado por el crimen y el militar también hirió al menor Allan García. 

Fausto Vásquez del COPINH mencionó que su hermano Benito Vásquez fue asesinado, en 2013, por un militar de Fuerzas Especiales, en Santa Elena, departamento de La Paz.

El coordinador del COPINH, el indígena Tomás Gómez Membreño, cuestionó que el gobierno ha puesto en la agenda de la opinión pública los asesinatos del zar antidrogas, Julián Arístides Gonzáles, Alfredo Landaverde, el fiscal Orlan Chávez, no porque al gobierno le importe hacer justicia sino “porque la política de Estado tiene que ver con revivir estos casos para militarizar el país”.

“La militarización le interesa al señor Juan Orlando Hernández, han sacado temas de cómo fue el asesinato del fiscal para militarizar, eliminar la policía con el fin de militarizar el país”.  

La privatización y la concesión de los bienes de la naturaleza, con la militarización se va a incrementar más y los asesinatos, como la criminalización, dijo Gómez Membreño.

El secretario de la Plataforma Agraria Regional del Aguán, Vitalino Álvarez, declaró que si bien es cierto la Policía Nacional no ha actuado bien, el gobierno se está llevando de encuentro a buenos policías y tratan de desvincularse de los policías ligados al crimen organizado por la presión de la Comisión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH). 

Según Álvarez, el gobierno está traicionando a los policías ligados a la criminalidad, así como han traicionado a los narcotraficantes, a los empresarios porque está organizando su propio ejército para que lo defienda.

Por su parte, el coordinador del Movimiento Indígena Lenca de la Paz (MILPAH), Salvador Zúniga, consideró que la depuración es un cuento que viene desde 2001 desde que el ministro de Seguridad era Gautama Fonseca.

«El crimen de los zares antidrogas, Julián Arístides y Alfredo Landaverde, hace días que se sabía quiénes lo habían matado y lo sacan ahora porque quieren desviar la atención del asesinato de Berta Cáceres, pero también del papel de la MACCIH».

A juicio de Zúniga, la militarización busca consolidar el proyecto de reelección y eliminar la Policía Nacional Civil.


Terror en el Aguán: Paramilitarismo cubrió de miedo al movimiento campesino



Por Wendy Funes 

El movimiento campesino del Aguán ha denunciado continuamente sobre severos casos de represión cometidos por parte de policías y militares en la zona. De acuerdo con esas denuncias, las fuerzas del Estado se han puesto al servicio de los terratenientes que ha habido los últimos casi siete años, pero ¿Quién se da cuenta del paramilitarismo que está destruyendo el movimiento campesino desde las estructuras internas?

Fuente acreditada informó que éstos al principio de la lucha de la recuperación de las tierras demostraban un genuino interés por tener tierras para cultivar palma africana, cítricos y granos básicos entre otros productos

¿Qué cambió? 

Dos decretos aprobados en los meses de la ruptura constitucional de 2009 dieron vida a las tropas de exuniformados para activarse y entregar a su gente, sus cerebros fueron encendidos para recordar los años de disciplina militar en donde las órdenes de los superiores eran la prioridad en sus vidas.

Uno de ellos fue el PCM-M-029-2009 aprobado el 19 de noviembre y publicado el 21 de noviembre del 2009, este declaró como Emergencia Nacional el desarrollo de las elecciones y señalaron incontables amenazas internas que había que  contrarrestar, era necesario identificar a los grupos insurgentes que supuestamente pretendían desestabilizar al “Estado” que asumió la “sustitución constitucional” obligatoria para salvar a Honduras de los llamados “comunistas”, por ende 5 mil efectivos reservistas dijeron “si señor”, para perseguir a su pueblo.

El segundo; el decreto ejecutivo número PCM-M-30-2009 aprobado el 19 de noviembre, publicado el 21 de noviembre, este reforzó el llamado de reservistas por los golpistas para apoyar las operaciones militares que serían garantes de las elecciones espurias donde con todo tipo de coacción e intimidación salió electo Porfirio Lobo Sosa, serían encargados del sufragio, custodia, transporte y vigilancia del material electoral, además de la militarización de los centros de votación.

A partir del 2014, el Estado empezó a pagarles sueldos, lo único que tenían que hacer es ir a alguna oficina, batallón o destacamento militar a firmar para su reactivación. Para los movimientos campesinos “son los que hacen el trabajo sucio de la doctrina de dominación que impera a nivel nacional, uno de los mejores trabajos que ejecutaron fue la desarticulación de los asentamientos campesinos”.

De acuerdo con la información proporcionada, por fuentes que prefieren mantener el anonimato, estos militares en condición de retiro, buscaban “ganarse la confianza de la verdadera dirigencia campesina, saber cuáles eran sus estrategias, hacer perfiles, identificar a los eslabones más débiles para atacarlos y que sus máscaras no se cayeran y por último apoderarse de las estructuras con la fuerza de las armas”.

"Técnicas colombianas"

Organizaciones defensoras de derechos humanos consideran que la infiltración de paramilitares es sinónimo de violencia. Estudios realizados por la Red de Solidaridad Social y la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento -CODHES- en Colombia las organizaciones paramilitares, mediante la violencia las amenazas, los asesinatos, las masacres, las torturas y el desplazamiento forzado, y con el apoyo de ciertos sectores de la sociedad y del Estado, no solo han logrado generar terror e intimidación en la población civil, sino también, imponer su autoridad en vastas zonas del territorio nacional. Estos grupos armados al margen de la ley, constituyen, entonces, una amenaza contra la estabilidad institucional, en cuanto actúan en franco desconocimiento del Estado Social de Derecho.

Entre sus técnicas, -relata la fuente- estaban convertirse en gente de confianza de las dirigencias campesinas quienes ignoraban que éstos creaban grupos armados al interior de sus cooperativas, bajo amenazas, extorción, coacción y violaciones a los derechos de campesinas y campesinos, sembraron el miedo llevando a este sector al lúgubre silencio denunciando solo a los represores uniformados.

Otra técnica es que los reservistas bien parecidos físicamente se acercaban a las mujeres con cierta influencia o imagen, para explotar sus emociones o sentimientos y así obtener más autoridad sobre los campesinos que se dedicaban a tratar que los sectores agrarios obtuvieran un mejor índice de desarrollo humano.

Estos grupos se han dedicado a “reclutar jóvenes, algunos hijos de socios o socios directamente, a los que les dan entrenamiento militar, utilización de armas, torturas, etc., métodos para ser practicados a los mismos campesinos y campesinas; para contaminar la lucha y que la opinión pública maneje el discurso que se matan entre ellos. Es un trabajo de inteligencia bien estructurado”.

Terror en las mujeres

Las campesinas son víctimas de violaciones simples hasta la perpetración de abusos sexuales, sin embargo, la mayoría de las agresiones no son denunciadas.

Los vejámenes, -recuerda “María” (nombre ficticio), empezaron con el nacimiento de los asentamientos, nos amenazaban a muerte. De muchas formas  nos han hecho saber a las mujeres que no tenemos valor.

“María” reconoce que son mujeres muy fuertes, pero cuando quebrantan sus voluntades no les queda más que abandonar su lugar de origen para salvaguardar sus vidas.

La manera de expresar su repudio a la situación que viven solo se puede ver reflejado en sus ojos, si nos detenemos a observar sus pupilas sin el destello natural de las mujeres, su onda tristeza se asoma a las ventanas de sus almas, mientras viven odiando su situación.

¿Denunciar? ¿Para qué? 

Nadie nos escucha, en especial cuando somos madres y nuestras hijas comienzan a crecer, pensar que las pequeñas sufrirán lo mismo a lo que somos  sometidas día a día, “A algunas no les queda más que enviarlas lejos con familiares, prefieren no volverlas a ver”, lamentó.

Lolita (14 años) y Perla (12 años) hermanitas que tuvieron que emigrar del asentamiento campesino, porque después de ser violadas reiteradamente las amenazaron con quitarles la vida.

Las intimidaciones superan además el terreno sexual, pues las campesinas se ven intimidadas a aceptar cargos en las empresas agrarias. “No nos dejan, ellas quieren participación, pero al mismo tiempo al sentir en riesgo sus vidas, simplemente no asumimos”.

Muchos campesinos también han tenido que abandonar los asentamientos por amenazas a muerte, debido al conflicto interno de bandas armadas que se encuentran en las empresas campesinas y que mantienen el control de los mismos.

El compañero de vida de “María”, también tuvo que irse lejos de su familia por miedo a que lo mataran. “María” con lágrimas en sus ojos, voz temblorosa y tenue le contó que había sido víctima de violación sexual.

“Los dirigentes campesinos saben bien lo que sucede, -indicó- pero nadie tiene idea si no los enfrentan por amenazas, miedo o simplemente por no desprestigiar la imagen de la organización”.

“El riesgo es grande, las amenazas vienen de personas que no están jugando de exmilitares que están entrenados para seguir órdenes”. Fueron los que organizaron las bandas criminales y armadas que al final consiguieron el control de una lucha que empezó por la recuperación de tierras y que ahora viven en un terror constante, finalizó.

Jerarquía de iglesia católica “tiró la primera piedra” al ratificar rechazo al aborto



Por Cesario Padilla

Jerarquía de iglesia católica “tiró la primera piedra” al ratificar rechazo al aborto
En el Congreso Nacional se retomó esta semana la discusión y aprobación por capítulos del nuevo Código Penal. Uno de los temas a discutirse es la demanda de las organizaciones defensoras de derechos de mujeres y feministas del país para despenalizar el aborto. Esto alarmó a la cúpula de la iglesia católica e inmediatamente introdujo su agenda dentro del hemiciclo legislativo.
Una comisión que representa a la Articulación 611, integrada por diferentes organizaciones de derechos humanos, se reunió la tarde del miércoles 19 de abril con diputados y diputadas en la sede del legislativo para tratar el tema de la criminalización del aborto que se maneja en el nuevo Código Penal.
Sin embargo mientras se realizaba esta reunión, la arquidiócesis de Tegucigalpa, por medio del Cardenal Oscar Andrés Rodríguez, emitió un comunicado en el que nuevamente rechaza la despenalización del aborto en todas sus causales, y no bastándole, arremetió contra el colectivo “Ecuménicas por el Derecho a decidir” con una serie de calificativos despectivos sobre su postura con respecto al tema.
Previo a la semana santa, el colectivo de mujeres con inclinación al cristianismo, hizo público por medio de un campo pagado, su postura con respecto a la despenalización del aborto “en situaciones extremas” como ser: 
1) Cuando el embarazo es producto de una violación, incesto o estupro; 
2) Si el embarazo pone en riesgo la salud y vida de la mujer y; 
3) Cuando el feto tiene daños que lo vuelven incompatible con la vida y no sobrevivirá al nacer.
En el campo pagado, mostraron diferentes menciones de la biblia que hablan sobre la misericordia, el respeto al ser humano y “el amor que Dios ha manifestado en Cristo; Romanos 8:38, 39”.
Esto desató la furia del titular de la Iglesia Católica en el país y lo dejó manifestado en la postura de la arquidiócesis publicada ayer en diferentes medios de comunicación.
El abuso de la iglesia como poder fáctico
En una acusación directa contra las Ecuménicas por el Derecho a Decidir, Rodríguez las descalifica utilizando frases como “grupos destructores de la familia”, las abortistas” hasta llamar como “asesinas” ya que no reconoce la decisión que la mujer tiene sobre su cuerpo; sobre esto dijo que “inmediatamente pensamos a qué nivel de corrupción de la mente y del corazón se puede llagar, que nos haga pensar que una persona tiene ‘derecho a matar’ ”.
Ante esta opinión del líder católico hicieron eco en el Congreso Nacional y en las últimas horas, trascendió la decisión de la bancada del Partido Nacional que unánimemente votará contra la despenalización del aborto, según lo expresó el diputado de este partido político, Mario Pérez. Algunos otros parlamentarios y parlamentarias de otros partidos, a criterio personal, se sumarían a esta decisión del nacionalismo.
Honduras, es uno de los seis países a nivel mundial que prohíbe en su totalidad el aborto, el cuarto en el continente.
En un comunicado con motivo del Día Internacional del Aborto Seguro, el 26 de septiembre de 2016, un grupo de expertos de Naciones Unidas hizo un llamado a los Estados del mundo para derogar las leyes y políticas restrictivas sobre el aborto.
“La penalización del aborto y la denegación de proporcionar un acceso adecuado a servicios para la interrupción de un embarazo no deseado son formas de discriminación basadas en el sexo”, señalaron los expertos de la ONU.
A nivel nacional, la Plataforma de organizaciones para la defensa de derechos de las mujeres “Somos Muchas” en documentación en su poder, afirma que en el año 2015, se presentaron 2200 denuncias de violencia sexual. Y cerca de 900 niñas de 10 a 12 años queda embarazadas producto de una violación.
Con esta serie de opiniones, la próxima semana terminaría de aprobarse el nuevo Código Penal y  la alta jerarquía de la Iglesia Católica “tiró la primera piedra”, mientras estigmatiza y censura la opinión de las organizaciones defensoras de las mujeres en el país.

El capitalismo es poder, no economía



Por Raúl Zibechi

La frase pertenece  al dirigente kurdo Abdullah Öcalan, extraída del segundo tomo del Manifiesto por la Civilización Democrática, que tiene como subtítulo La Civilización Capitalista. La era de los dioses sin máscara y los reyes desnudos. La obra, cuya traducción al español verá la luz estos días, forma parte de la defensa del líder kurdo, preso en la isla Imrali, en el mar Negro, en Turquía. El pensamiento de Öcalan es insumiso, no se somete a jerarquías prestablecidas ni acepta dogmas universales. Es el tipo de pensamiento que necesitamos en este periodo de caos sistémico, ya que las ideas heredadas están mostrando escasa utilidad para orientarnos en la tempestad.

De su reciente libro quisiera destacar tres aspectos, aunque no son suficientes para agotar el conjunto de los aportes de la obra. El primero es su crítica frontal al economicismo, una de las peores plagas intelectuales que están parasitando a los movimientos anticapitalistas. Inicia ese capítulo con un potente análisis sobre la propuesta evolucionista que defiende el nacimiento del capitalismo como resultado natural del desarrollo económico. Como se sabe, quienes postulan esa tesis piensan también que el fin del capitalismo será producto de la misma evolución de la economía que lo trajo al mundo. Por el contrario, Öcalan afirma que el capitalismo es hijo de una tradición muy antigua, que se afirma en el poder militar y político para usurpar los valores sociales, hasta convertirse en la formación social dominante en Europa en el siglo XVI. Entre los valores sociales usurpados, destaca la mujer-madre por el hombre-fuerte y el grupo de bandidos y ladrones que le acompañan.

Criticar al economicismo supone, en la misma línea, la crítica del evolucionismo, sea lineal o por saltos. Una sencilla afirmación hecha luz sobre este tema: En las guerras coloniales, donde se realizó la acumulación originaria, no hubo reglas económicas. Se enfoca contra la economía política, a la que considera la teoría más falsificadora que fue creada para encubrir el carácter especulativo del capitalismo.

A lo largo de toda su obra, pero en especial en los apartados sobre el capitalismo, se apoya en Fernand Braudel, con quien coincide en señalar que es la negación del mercado por la regulación de precios que imponen los monopolios.

En este punto aparece el segundo aspecto a destacar, cuando sostiene que el capitalismo no se identifica con la producción ni con el crecimiento económico, porque no es economía. El capitalismo es poder, no economía, asegura Öcalan. Es evidente que existe una economía capitalista, pero el sistema capitalista es un monopolio de poder que se impone desde fuera a la economía, según sostiene en este capítulo esclarecedor. El capitalismo utiliza la economía, pero es el poder, la fuerza concentrada, lo que le permite confiscar el plusvalor y los excedentes.

En consecuencia, considera que la obra principal de Marx, El Capital, funciona como un nuevo tótem que ya no es útil para los trabajadores, porque delimita el capitalismo al terreno de las leyes de la economía, un punto que comparten todos los reformismos desde hace mucho tiempo.

El tercer aspecto que me parece importante es considerar al Estado-nación como la forma de poder propia de la civilización capitalista. Un breve paréntesis: dice civilización capitalista porque la considera en su integralidad, incluyendo todas las variables articuladas, desde la economía y la cultura hasta la geopolítica y la sociedad. En consecuencia, dice que la lucha anti-estatal es más importante que la lucha de clases; y esto es una suerte de golpe al mentón para quienes nos formamos en Marx. Por eso mismo, afirma que es más revolucionario el trabajador que se resiste a ser proletario, que lucha contra el estatus de trabajador, porque esa lucha sería socialmente más significativa y ética.

En las páginas finales de este tomo afirma que los conflictos en realidad surgen entre conjuntos sociales; entre la sociedad estatal y las sociedades democráticas. En suma, el Estado es uno de los nudos a desatar, no el espacio de llegada de la lucha social.

Va más lejos. Sostiene Öcalan que Estado y poder son cosas diferentes, que el poder contiene al Estado, pero es mucho más que el Estado. En este punto advierte que el pensamiento antisistémico está necesitando investigar a fondo las formas de Estado y en particular el Estado-nación, temas que Marx no pudo o no quiso abordar.

Rechaza la toma del Estado porque pervierte a los revolucionarios y piensa que la crisis del movimiento antisistémico no puede desligarse de la opción estatal. También rechaza el concepto de hegemonía. “La esencia de la civilización estatal –escribe Öcalan– es la hegemonía sobre la sociedad”. Pero la hegemonía implica poder y éste supone dominio, que no puede existir sin el uso de la fuerza.

Es muy interesante que llegue a esta conclusión en franca oposición a pensadores como Gramsci, recuperado por toda una camada de intelectuales progresistas que hacen malabarismos teóricos para separar poder de dominación. Los monopolios de poder (Estados) así como los monopolios económicos (privados o estatales) se imponen sobre la sociedad y la asfixian. Por eso hay que alejarse de esas formas de relación social.

Al final, se comprendió que detentar el poder era lo más reaccionario del capitalismo, contra la igualdad, la libertad y la democracia, pero ya se había producido un importante retroceso, era la misma enfermedad histórica por el poder que había sufrido el cristianismo, escribe en las Conclusiones. Un pensamiento crítico, anticapitalista, anti-estatal y anti-patriarcal centrado en Medio Oriente, formulado desde la resistencia a sus poderosos enemigos.

Es imposible vencer con las armas del enemigo, nos dice Öcalan. Sin embargo, esta sencilla convicción no puede ser aceptada, sin más, como verdad revelada: cada generación deberá descubrir sus verdades con base en la propia experiencia. Por doloroso que sea.

Las diez estrategias de manipulación masiva descritas por Sylvain Timsit


Rebelión

El escritor francés Sylvain Timsit formuló en 2002 las diez estrategias que el poder económico y sus valedores políticos utilizan para ejercer un control masivo sobre la ciudadanía. El propósito de esta manipulación a gran escala es crear una sociedad de individuos dóciles e insolidarios, donde triunfen los valores del capitalismo, el neoliberalismo y la desigualdad. La publicación de Timsit en su página web personal dio lugar a una gran difusión viral de este top ten de la manipulación de masas. En algún momento, a lo largo de esta difusión, la autoría del decálogo pasó a ser erróneamente atribuida al pensador estadounidense Noam Chomsky. Pese a que Chomsky lo ha negado repetidamente (1), aún circula en algunos sitios de internet su nombre como autor del decálogo. Sí es cierto que la propuesta de Timsit pudo encontrar cierta inspiración en el pensamiento de Chomsky y su análisis crítico del papel de los medios de comunicación (2), así como que existe coincidencia ideológica en el cuestionamiento del sistema neoliberal. Pero nada más que eso.
Sea lo que fuere, el decálogo de Timsit ya se ha convertido en patrimonio compartido del pensamiento crítico. La intención, desde el principio, fue la divulgación y que sirviera para el debate. En el presente documento se presenta el decálogo, recogiendo las ideas originales de su autor y explicando el sentido de las mismas. La lucidez de ideas de Timsit ha sido respetada en todo momento, sólo ha sido modificada ligeramente la redacción original (traducida desde el francés) para hacerla más comprensible, ejemplificando y destacando los matices psicológicos que encierran estas estrategias de manipulación.
Las diez estrategias de manipulación masiva
1. La estrategia de la distracción
El elemento primordial del control sobre la sociedad es la distracción: desviar la atención del público de los asuntos importantes. Mediante la inundación con continuas distracciones e informaciones sobre asuntos banales, el público no se interesará por las cuestiones esenciales de la política, la cultura, la economía o la problemática social. Se trata de mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivándolo por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado y ocupado por banalidades, sin tiempo ni espacio para pensar.
2. Crear problemas y, después, ofrecer soluciones
Este método consiste en crear un problema para causar cierta reacción en el público, y que éste acepte de buen grado (o, incluso, pida) las medidas de solución que el poder quería implantar desde el principio. Por ejemplo, crear una crisis económica para que el público acepte como un “mal necesario” el retroceso de los derechos laborales y el desmantelamiento de los servicios públicos. O por ejemplo, dejar que se desarrolle o se intensifique la violencia urbana, para que el público demande políticas coercitivas y represivas.
3. La estrategia de la gradualidad
Para lograr que la ciudadanía acepte medidas injustas, éstas se van aplicando gradualmente, a cuentagotas, en años sucesivos. Es así como ciertas condiciones socioeconómicas han sido impuestas desde finales del siglo XX: se va presentado al liberalismo económico como la única opción posible; se reducen los impuestos a las rentas altas; se recorta la inversión estatal y se van privatizando servicios públicos; se aplican reformas laborales que reducen los derechos laborales; el trabajo se va haciendo precario e inestable; va apareciendo el desempleo en masa; y, finalmente, el mercado ofrece salarios y condiciones laborales indecentes, que son aceptados por el miedo al paro. Tales cambios hubieran podido provocar una revolución social si se hubieran aplicado de una sola vez.
4. La estrategia de diferir
Otra manera de que el público acepte condiciones sociales injustas es presentarlas como algo “doloroso y necesario en el presente”, pero “mejor para todos en el futuro”. Se espera ingenuamente que “todo mejorará mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser entonces compensado. Esto da tiempo a que la ciudadanía se vaya acostumbrando a la situación insatisfactoria y que la acabe aceptando con normalidad, por un efecto de habituación. Y cuando llegue el momento futuro en que no se produzca la mejora prometida, la población ya estará resignada, pues habrá tenido tiempo de acostumbrase y de “normalizar” las condiciones de vida injustas.
5. Dirigirse al público como si fueran niños
La mayoría de contenidos mediáticos y publicitarios dirigidos al gran público utilizan discursos, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o, peor aún, un ser poco inteligente. Cuanto más se pretende manipular al espectador, más se adopta un tono infantilizante: si uno se dirige constantemente a alguien como si fuese un niño, éste tenderá a una respuesta o reacción también infantil y sumisa, es decir, desprovista de sentido crítico.
6. Utilizar el aspecto emocional más que la reflexión
Apelar a lo emocional es una técnica ya clásica para causar un cortocircuito en el análisis crítico de los ciudadanos e inducir más fácilmente los comportamientos que se pretenden. La utilización del registro emocional en la emisión facilita una respuesta emocional en la recepción, implantando en el público miedos y dudas, pero también compulsiones y deseos (por ejemplo, consumistas). Pero también emociones positivas, como un tipo de optimismo banal que facilitará la despreocupación y el consumismo.
7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad
Hacer que el público se aleje de la cultura, del saber y del conocimiento es mantenerlo en una suerte de esclavitud. La premisa manipuladora genérica es que la educación dada a la población y los contenidos mediáticos deben ser tan pobres y mediocres como sea posible, pues así el público quedará en la ignorancia y las desigualdades sociales permanecerán como algo imposible de superar.
8. Estimular al público para que sea complaciente con la mediocridad
Promover que el público crea que ser estúpido, vulgar, maleducado e inculto es la “moda”; que se identifique el estilo de vida “moderno” con ser admirador de gentes sin talento, despreciativo de lo intelectual, exagerado en el culto al cuerpo y la apariencia, hipnotizado por la oferta consumista, insolidario, egoísta y despreocupado. Una ciudadanía banalizada es una ciudadanía inactiva, individualista y complaciente con los intereses de las oligarquías económicas.
9. La estrategia de la autoculpabilidad
Hacer creer al ciudadano que solamente él es el culpable de su propia desgracia, por causa de su poca inteligencia, capacidades o esfuerzos. Crear en la sociedad una cultura de la atribución interna para el éxito y para el fracaso. Así, la persona que se encuentra en una situación social o económica injusta no se rebelará contra un sistema injusto, sino que se culpará a sí misma y no al sistema. Entre los efectos que esto tendrá se encuentra la inhibición de la acción y la complacencia con la injusticia. Y sin acción no hay posibilidad de cambio social.
10. Conocer con precisión los modos de actuación del público
Los avances en las ciencias biológicas, psicológicas y sociales han permitido un conocimiento avanzado de la conducta humana, que las oligarquías económicas han sabido aprovechar en su beneficio. Desde finales del siglo XX, el sistema económico dominante ha disfrutado de un conocimiento inusitado sobre el individuo común, para poder observarlo y ejercer control sobre él. Esto significa que las oligarquías podrán tener un mayor dominio sobre los ciudadanos en aspectos como publicidad, medios de comunicación, educación u opinión pública. El “sistema” conoce a los seres humanos y es capaz de manipularlos en la dirección que le convenga. 
Notas:
2 Chomsky, N. (1999). Profit over people: Neoliberalism and global order. Nueva York: Seven Stories.
2 Chomsky, N. (2002). Media control: The spectacular achievements of propaganda. Nueva York: Seven Stories.