martes, 22 de agosto de 2017

San Pedro Sula: Una ciudad llena de pobres



“Para hoy solo tenemos frijolitos y unas cuantas tortillas para poder desayunar y almorzar… a la hora de la cena seguro no vamos a comer”, indicó con el rostro lleno de tristeza Doña Emilia Paredes, residente en uno de los bordos de San Pedro Sula. Ella vive junto a sus tres hijos menores, en una improvisada vivienda construida de pedazos de lámina y desperdicios de madera, y sin el servicio de agua potable. 
Esta es la realidad que enfrentan cientos de miles de personas en la denominada capital industrial de Honduras, como se le conoce a San Pedro Sula, al norte de Honduras, donde la desigualdad social ha crecido desproporcionadamente en los últimos 20 años producto de la mala proyección de los alcaldes y gobiernos centrales. “De un millón 400 mil habitantes que tiene nuestra ciudad, 300 mil viven dignamente, el resto vive indignamente”, indicó el ex regidor sampedrano Wilfredo Flores. 

La también llamada ciudad de los zorzales se encuentra al pie de la cordillera el Merendón, y está ubicada en el extremo suroeste del extenso y fértil Valle de Sula, una “región que genera aproximadamente el 58 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y el 60 por ciento de las exportaciones de esta nación centroamericana”, de acuerdo a datos oficiales.

Sin embargo “este crecimiento económico ha sido para unos pocos en detrimento de la mayoría de la población sampedrana. Sin duda alguna estamos pagando una factura muy cara porque los alcaldes y los gobiernos se han preocupado más por beneficiar al sector empresarial e invertir en infraestructura vial dejando a un lado proyectos sociales de desarrollo de las personas”, dijo Flores.

A renglón seguido agregó que: “yo nunca imaginé que desde 1976, que yo vine a esta ciudad, la pobreza y la miseria podría crecer tan desproporcionalmente. Basta con visitar la población que vive en los bordos y otros sectores populosos para darse cuenta de esta cruda realidad”, indicó. 

San Pedro Sula, ocupa el segundo lugar de las ciudades más violentas del mundo, según un informe divulgado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C.

El estudio establece que la ciudad hondureña fue desplazada por Caracas, Venezuela, luego de permanecer por cuatro años consecutivos en el primer lugar y de haber reducido a 111.03 la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes.

Miseria en los bordos 

Uno de los sectores más afectados son las más de 80 mil personas que viven en 16 bordos de los ríos que atraviesan el corazón de la capital industrial. Cuando uno visita estos sectores lo primero que ve son pequeñas casas construidas de pedazos de madera y lámina, la niñez no tiene espacios para desarrollarse, fogones apagados, entre otros elementos que reflejan la situación en la cual viven la mayoría de sus residentes.

En estos bordos se levantan los cinturones de miseria, de inseguridad y hacinamiento. “Nos sentimos muy abandonados por autoridades municipales y gubernamentales, solo cuando van a pedirnos el voto llegan a nuestras comunidades a hacernos promesas y después se olvidan de nosotros”, indicó.

Las calles de tierra y los ríos dividen los extremos de los bordos. Las familias se ven afectadas por la inexistencia de los servicios básicos. “La electricidad que hay es porque la hemos llevado hasta nuestras viviendas de manera irregular, nosotros las ingeniamos para colocar un tendido eléctrico improvisado, que en muchos casos pone en peligro nuestras vidas”, indicó Mirian Sierra, habitante del bordo Nueva Esperanza.

Otra de las penurias por las que pasan los lugareños es la falta de trabajo. Karla Herrera, comentó que la situación es difícil porque hay desempleo total y la gente se dedica al reciclaje, a vender verduras en pequeñas proporciones o hacer tortillas para vender, pero lo que generan a diario apenas alcanza para medio comer, “no dan para más”. “Si uno va a buscar empleo y dice que vive en los bordos no le dan la chamba”. 

Al preguntarle si recibía alguna ayuda de la municipalidad o de Gobierno central, el silencio y la cara de tristeza hizo saber que la respuesta era negativa. Herrera expresó que no le gusta vivir en ese sitio, pero es el único techo que tiene. Con tristeza señaló que sus 7 hijos no estudian porque en las escuelas más cercanas no hay cupos y en la única que puede conseguir matricular a sus hijos está a una hora de su casa. 

“Nos sentimos utilizados porque nos usan como tema de campaña. Aquí han llegado candidatos a alcaldes, candidatos a diputados y presidenciables, pero cuando ya están en el poder ni nos voltean a ver”, indicó María Fermina Reyes, del bordo Gavión de Esquipulas. 

Una ciudad digna de mayor suerte 

“Esta ciudad que merece mejor suerte, la podemos retratar como una tortuga: el caparazón representa la parte central del casco urbano y los anillos de circunvalación, la cabeza es como la montaña del Merendón y los acuíferos. Las cuatro patas son los sectores menos desarrollados; una pata es Chamelecón, la otra pata es Cofradía, la tercera el sector del Carmen y los bordos. La última pata es la Satélite y sus alrededores”, indicó el analista Ramón Barrios. 

Además, lamentó que el crecimiento del casco urbano se impulse a costa de los cuatro sectores menos desarrollados y desfavorecidos. “Lamentablemente la visión de desarrollo que han tenido nuestros alcaldes ha sido priorizar una ciudad más para los vehículos, realizando bulevares, anillos de circunvalación y puentes a desnivel para mejorar la vialidad”, manifestó.

Dijo que solo en los cuatro puntos menos desarrollados, hay más de un millón de sampedranos que tienen poco acceso a la educación, también tienen una pobre infraestructura, poco acceso al agua potable, hay gran desempleo y poca asistencia de salud. 

“En los años 70 y finales de los 80, los sampedranos nos conocíamos plenamente, pero a partir del año 2000, la ciudad se partió en dos, quedando en la parte más cercana al Merendón las minorías que son los sectores más privilegiados. Estos son los que ponen y quitan alcaldes”, indicó Barrios. 

“A finales de la década de 50’s y comienzos de los 70’s San Pedro Sula era el emporio comercial, los descendientes de palestinos fueron los primeros emprendedores en la zona que hoy en día se conoce como la tercera avenida y el Pasaje Valle, el éxito de estos acumulando riquezas fue tal que los llevó a comprar la mayor parte propiedades a las familias de los terratenientes que heredaron este patrimonio de los gobiernos de Carías, Villeda Morales y Paz Barahona”, indicó el también empresario Wilfredo Flores. 

Los que mandan en San Pedro Sula 

San Pedro Sula entró en una etapa de franco declive a nivel de la escogencia de alcaldes a partir del mandato de Héctor “Tito” Guillén. Situación que sería difícil poder describir quien ha sido el peor gobernante en la ciudad. (Guillén fue alcalde de San Pedro Sula entre 1990 y 1994, cuando era presidente de Honduras Rafael Leonardo Callejas), indicó Ramón Barrios. 

“Los descendientes judíos y árabes que tienen el poder económico de la ciudad, son los que han financiado la escogencia de los alcaldes, como podríamos justificar que un alcalde ganando más 10 millones de lempiras en un ciclo de cuatro y pueda invertir 15 millones de lempiras solo en una campaña primaria, es por eso que las 15 familias que ostentan el poder financiero son los que lideran el ejercicio de la corrupción”. 

Por su parte Wilfredo Flores aseveró que en la ciudad de los zorzales el financiamiento de una campaña política para un solo candidato a la alcaldía ha llegado a costar 50 millones de lempiras en las elecciones primarias y generales. “Hay aportantes e inversionistas que le apuestan a dos o tres partidos que tengan posibilidades”, indicó. 

Hay asuntos urgentes que necesita la ciudad, uno es el problema del agua, esta se alimenta de tres acuíferos: Sunseri, el aledaño al estadio Olímpico y el de Chamelecón. Estos se alimentan del agua que baja del Merendón, y que están peligro. El segundo problema es la periferia marginal que es más del 60%.

“La ciudad se enfrenta a verdaderos retos y dentro de 50 años podría convertirse en una urbanización perdida como Tegucigalpa, sin agua, sin recursos naturales siendo esta una mole de cemento”. 

Barrios incitó al ciudadano sampedrano a despertar y saber que esta ciudad pertenece a ese 80% que es la gran mayoría desposeída y a otros ciudadanos de sus alrededores que convergen ya que hay recursos primordiales para la sustentabilidad de la ciudad. Mientras el sampedrano trabaja o estudia, los políticos toman por asalto la ciudad y la reparten entre ellos, para ello el jurista invitó a ejercer el derecho como ciudadanos.

En una profunda reflexión Wilfredo Flores, señaló que a parte de los peajes y el incremento de los demás impuestos, el alcalde Armando Calidonio, impuso a los sampedranos el impuesto del proyecto de Siglo XXI, que los dueños de vehículos lo pagan cada año a la hora de la matrícula, y esto en 15 años reflejaría un negocio redondo de 9 mil millones de lempiras, beneficiando a descendientes judíos, un grupo de palestinos e italianos que se beneficiarán en este negocio. 

“El tipo de alcalde que necesita San Pedro Sula es alguien que no venga hacer negocios o robar, sino alguien que tenga un alto sentido de amor al prójimo ya que la inversión en la ciudad necesita ser más humanizada”, concluyó Barrios. 

Historia de San Pedro Sula 

San Pedro Sula es la segunda ciudad más importante del país, también es la capital administrativa del departamento de Cortés. Fue fundada el 27 de junio de 1536 por Pedro de Alvarado, bajo el nombre de San Pedro de Puerto Caballos.

Su localización inicial fue al sur del valle de Choloma, cerca del pueblo abandonado de indios llamado Conta y Cholula, en el río Balahama, pero posteriormente, en el siglo XVII, fue trasladada cerca del poblado indígena de Azula, junto al río 'Piedras', porque fue saqueado por corsarios franceses y holandeses.

En 1825 el jefe de estado Dionisio de Herrera dividió el territorio hondureño en departamentos, ubicando a San Pedro Sula en el de Santa Bárbara. Ello duró hasta 1893, cuando el presidente Domingo Vásquez creó el departamento de Cortés y San Pedro Sula pasó a formar parte de él.

Organizaciones indígenas exigen justicia y respeto a sus derechos



Por Sandra Rodríguez

En 1994, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), estableció el nueve de agosto para conmemorar y reconocer los derechos de las poblaciones indígenas, que asciende al 5 por ciento de la población mundial.
En Honduras están los grupos étnicos Lenca, Pech, Tawahkas, Tolupanes, Maya-Chortis, Garífunas, Isleños, Misquitos y Nahuas. En su mayoría con carencias en sus derechos económicos y sociales, ataques a sus líderes y persecución a quienes defienden los bienes y el territorio común de la naturaleza.

Este año, el tema para el Día Internacional de las Poblaciones Originales o de los Pueblos Indígenas, es ’10 aniversario de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas’, que conmemora el establecimiento de la carta que protege a los pueblos y establecen los derechos colectivos e individuales, como: la cultura, la identidad, el idioma, empleo, salud y educación.

Los pueblos indígenas representan una gran diversidad: más de 5000 grupos distintos en unos 90 países y se habla aproximadamente siete mil lenguas del mundo.

La representante de la Coordinadora Indígena del Poder Popular Honduras (CInPH), Olivia Marcela Zúniga Cáceres, expresó que hoy es un día para recordar a todos y todas aquellas personas que murieron por defender nuestra Pacha Mama y la vida.

Como hija de la lideresa Indígena Berta Cáceres Flores, y a nombre de su familia ¡Exigimos Justicia para Bertha Cáceres, y quienes fueron asesinados por defender la vida, compartió a través de redes sociales, Zúniga Cáceres!

Es un día para exigir justicia por todos los compañeros y compañeras de América Latina y todo el mundo.

Berta Cáceres fue co-fundadora y coordinadora hasta el día de su asesinato del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), en el 2015 recibió el premio Goldman al medio ambiente, por su lucha en la defensa del Río Gualcarque, zona ancestral y sagrada del pueblo Lenca, al occidente del país.

Por su parte, el Movimiento Independiente Indígena Lenca de La Paz-Honduras, MILPAH, dirigido por Felipe Benítez, comendó públicamente la aprobación de leyes sin cumplir los parámetros internacionales de la consulta libre, previa e informada; así como el plan de nación y visión de país, Ley de concesiones hidroeléctricas, mineras, ley Monsanto que es la Ley de Semillas, Ciudades Modelos o Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), Ley Fundamental de Educación, entre otras.

MILPAH considera que al entrar en vigencia estas leyes, han traído consigo conflictos territoriales, violando derechos humanos y muertes, sólo para poner un ejemplo el asesinato de Berta Isabel Cáceres, el 02 de marzo del 2016, donde están involucrados empleados de la empresa Desarrollo Energético (DESA), y que todavía no están presos los autores intelectuales, entre otros.

“Exigimos al gobierno de Juan Orlando Hernández, que si deberás quiere ayudar al pueblo indígena de Honduras, que derogue esas leyes dañinas y racistas que dividen al pueblo hondureño”, expresa el comunicado difundido por MILPAH.

El día también es oportuno para solidarizarse con la compañera Suyapa Martínez, directora del Centro de Estudios de la Mujer-Honduras (CEM-H), quien está siendo criminalizada en el juzgado de Tegucigalpa, por la empresa DESA. Las compañeras de esta organización han acompañado y formado a un grupo de mujeres lencas de MILPAH.

Y agrega que, así como son de ágiles para dictar sentencia y criminalizar a mujeres defensoras de derechos humanos, nos preguntamos ¿Qué ha pasado con un centenar de denuncias que hemos interpuesto como MILPAH, en contra de los dueños de hidroeléctricas y autoridades involucradas?

Honduras es catalogado como uno de los países más peligrosos para defender los derechos humanos. En febrero pasado, desconocidos llegaron a la casa del líder Tolupán y profesor José Santos Sevilla, arreciando de ese modo con la reserva humana que defiende el planeta.

En alerta ante la situación de violencia en Pajuiles, OACNUDH Honduras llama al diálogo y al respeto para restaurar la convivencia pacífica



El pasado viernes 4 de agosto, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en Honduras recibió información sobre la profundización del conflicto entre las comunidades en Tela, Atlántida que se manifiestan tanto a favor como en contra de la Central Hidroeléctrica Los Planes de la empresa Hidroeléctrica Centrales El Progreso, S.A. de C.V. (HIDROCEP).

Nuestra Oficina ha venido dando seguimiento al conflicto desde el 02 de mayo del presente año, cuando tuvo la oportunidad de visitar la zona para observar y verificar una denuncia por presuntos daños ambientales y violación al derecho al agua, así como la supuesta ausencia e inacción de las instituciones a las que habían acudido para la solución del conflicto. En dicha visita, la Oficina se entrevistó con los pobladores de las comunidades del sector de Pajuiles; el titular de la empresa HIDROCEP, Jason Hawit; el Alcalde de Tela, Mario Fuentes; el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ); la Fiscal Regional en el Litoral Atlántico, Marlen Martínez; autoridades de FUSINA y de la Policía Nacional.

En seguimiento a esta primera misión, la Oficina también participó en una reunión convocada por la Fiscalía en las Oficinas de la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (Mi-Ambiente), en donde se acordó una visita el viernes 02 de junio de 2017 para comprobar los daños ambientales, así como el cumplimiento de la licencia ambiental otorgada a HIDROCEP. En esta ocasión, participó Mi-Ambiente, la Fiscalía Regional del Litoral Atlántico, la Fiscalía Especial del Medio Ambiente, el Instituto de Conservación Forestal, la Procuraduría General de la República, así como representantes de las comunidades y de HIDROCEP, en donde OACNUDH Honduras participó como observador.

Esta mañana, OACNUDH fue informada sobre un desalojo del campamento en Pajuiles, efectuado por la Policía Nacional a instancias de una orden judicial y requerimientos fiscales varios, en donde resultaron detenidas por lo menos cuatro personas, sin poder corroborar hasta este momento su situación procesal. OACNUDH ha venido recibiendo información acerca de un número indeterminado de requerimientos fiscales contra otros miembros de las comunidades que protestan contra la hidroeléctrica. Hasta el momento, se desconocen las acusaciones penales específicas.

La Oficina lamenta que la problemática persista y que las comunidades hayan tenido que llegar a este nivel de confrontación, en donde inclusive han resultado personas agredidas, incluyendo Martín Fernández, defensor de derechos humanos y Coordinador del MADJ, además de Oscar Martínez, también miembro del MADJ.

Lamentamos la demora en la resolución de la cuestión de fondo y de las diversas denuncias que se han presentado por parte de todas las comunidades. Vale la pena recordar que el origen de este conflicto está en el otorgamiento de la licencia a HIDROCEP y la estimación del impacto que sus actividades hubieran podido tener sobre los derechos de las comunidades. Por lo cual, el desalojo de hoy – si bien ordenado por la autoridad judicial – es una medida que no resuelve la situación de fondo, ya que no responde a los interrogantes de las comunidades ni conlleva a la aclaración de los hechos.

Condenamos tanto la violencia como las agresiones entre las comunidades que se han venido suscitando a lo largo del conflicto y que tuvieron una grave expresión el pasado viernes. Esperamos una investigación oportuna de estos sucesos, una investigación exhaustiva e imparcial de todos los hechos vinculados a esta concesión, así como la atención de todas las denuncias recibidas.

Llamamos a las comunidades a la calma y al diálogo para restaurar la convivencia pacífica. En este sentido, instamos a la autoridades locales y nacionales a promover y facilitar la comunicación y el dialogo entre las partes de manera urgente para prevenir más enfrentamientos. Es necesario trazar una hoja de ruta que permita una salida consensuada, con la participación de las comunidades y actores relevantes, en el marco de  investigaciones exhaustivas que establezcan las responsabilidades pertinentes, los requerimientos de la ley y del respeto a los derechos humanos.

OACNUDH Honduras aprovecha para enfatizar la importancia de asegurar que los proyectos de desarrollo económico se den en el marco de concesiones otorgadas legalmente, en cumplimiento con la legislación nacional y los estándares internacionales de los que el Estado de Honduras es signatario, la consulta con las poblaciones afectadas, así como la observación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos. En ese sentido, la Oficina reitera su disponibilidad para observar y acompañar el diálogo en el marco del cumplimiento de nuestro mandato en Honduras.

Incentivos fiscales y leyes turísticas en beneficio de unos pocos



Por Javier San Vicente Maeztu

Honduras es el país que más ingresos fiscales pierde por incentivos a empresas nacionales y extranjeras: un 5,6% de su PIB

La nueva Ley de Fomento del Turismo en Honduras es ejemplo de cómo las élites económicas controlan la política fiscal para beneficiarse sin tener en cuenta el interés público, los recursos naturales y a la población originaria. 
El día a día para la gran mayoría de los hondureños no es sencillo. Más del 60% de la población de este país centroamericano vive en la pobreza, y aproximadamente el 40% sobrevive bajo la línea de la pobreza extrema. Además, se trata de uno de los países más violentos del planeta, debido a su importancia como ruta del narcotráfico hacia Estados Unidos, lo que provoca el desplazamiento forzado de miles de sus ciudadanos al año, que huyen hacia el norte buscando mejores condiciones de vida, o simplemente para evitar ser víctimas de la violencia armada.
Frente a esta dura realidad, el Estado hondureño no puede (o no quiere) atender las necesidades de sus ciudadanos y eliminar las causas estructurales de la pobreza y la violencia. Los altos niveles de corrupción, que son una constante desde la época colonial, provocan que las élites políticas que dominan el país estén más centradas en obtener beneficio para ellos y sus allegados (no pocas veces vinculados con el crimen organizado) que en lograr un verdadero progreso económico y social.

En este contexto, la política fiscal del país muestra un diseño dirigido a favorecer a determinadas élites, en vez de a trabajar para construir un verdadero estado democrático y avanzar hacia la justicia social. De hecho, en el 2015 y según datos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, organización socia de InspirAction, el 70% de la recaudación fiscal del país procedía de impuestos indirectos, caracterizados por su regresividad. Esta situación viene derivada de la proliferación de leyes que ofrecen incentivos fiscales a empresas nacionales y extranjeras. Según datos de las autoridades tributarias de la región, Honduras es el país que más ingresos fiscales pierde en relación al tamaño de su economía como consecuencia de la aplicación de estos incentivos en toda Centroamérica, suponiendo esta pérdida un 5,6% de su PIB. Al mismo tiempo el país sigue estando a la cola en cuanto a recepción de inversión extranjera directa en la región, siendo el cuarto país (de seis) en términos nominales.

La última de estas normativas que promueven los incentivos fiscales es la Ley de Fomento del Turismo, actualmente en discusión dentro del Congreso Nacional de Honduras. Esta ley se suma a una anterior, aprobada en 1998 y llamada Ley de Promoción del Turismo, cuya aplicación solo en el año 2016 causó, según ICEFI, una reducción en los ingresos fiscales del país de alrededor de 500 millones de lempiras (21 millones USD). La nueva normativa dispone, además de la ampliación de los privilegios fiscales actuales, la creación de un Fondo de Turismo, el cual según ICEFI “es una muestra de corporativismo del Estado, pues confluyen intereses privados que manejarán recursos y decisiones públicas, lo que da lugar a un potencial foco de corrupción”.

Además, la nueva ley propone que dicho ente pueda expropiar tierras que hoy son de propiedad privada o comunitaria, por la existencia de un aparente interés para promover inversiones turísticas. Este precepto produce todavía mayor preocupación, más teniendo en cuenta los nefastos antecedentes de Honduras en cuanto a persecución del movimiento ambientalista y de defensa de los recursos naturales.

Desde el asesinato de la lideresa indígena Berta Cáceres en 2016, ocurrido en el marco de su defensa de un rio sagrado frente a las pretensiones de una empresa, han sido múltiples los casos de hostigamiento, amenazas y muertes de defensores del territorio. En enero de 2017 Global Witness publicó un informe en el que calificaba a Honduras como el país más peligroso del mundo para los activistas de la tierra y el medio ambiente.

Desde la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), que agrupa a amplios sectores del pueblo afrodescendiente garífuna, aseguran que esta ley no ha sido debidamente socializada. Además, señalan que les produce gran preocupación que se otorgue al Fondo de Turismo capacidad para promover la expropiación de tierras, contraviniendo de forma directa el derecho a consulta previa, libre e informada establecido en la Convención 169 de la Organización Internacional de Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales. Y su preocupación no está para nada infundada, dado que el pueblo garífuna ha sufrido varias experiencias negativas en los últimos años en relación con la implementación de proyectos turísticos en la costa caribeña de Honduras. Entre estas destacan el desalojo violente de la comunidad de Barra Vieja en Tela para favorecer el proyecto turístico Indura Resort en 2014, o el proceso de despojo de tierras en marcha en la actualidad en los alrededores la ciudad de Trujillo en detrimento del pueblo garífuna.

Es por ello que es fundamental cambiar la política fiscal del país, en cuanto a incentivos fiscales empresariales, y lograr frenar la aprobación de esta ley turística en el Congreso de Honduras, que debe ser sustituida por una normativa que promueva un tipo de turismo más respetuoso con el medio ambiente y con los pueblos originarios, de base comunitaria y que respete las decisiones de las poblaciones a las que pueda afectar.

Radiografía social chilena "resucitada" 27 años después


Rebelión

Por Sergio Ferrari

Radiografía trágico-cómica del Chile post-dictatorial, La telenovela errante, filmada por Raúl Ruiz en 1990 y completada por Valeria Sarmiento en 2017, se estrenó en la competición internacional del 70 Locarno Festival. 
La película 121 del director chileno – que había conquistado el Leopardo de Oro en Locarno en 1969 con Tres Tristes Tigres- tiene tanto de valor cinematográfico como de milagro y resurrección. Y ve la luz del día casi seis años más tarde, día por día, de la muerte de su autor. 
Los materiales originales de la filmación que realizó Ruiz al regresar a Chile poco tiempo después del fin de la dictadura de Augusto Pinochet estaban desparramados por el mundo. Una parte en la misma Cineteca Nacional de Chile. Otra, en la universidad norteamericana de Duke, donde el director había enseñado. Y una copia del guión se encontraba en un armario de su antigua vivienda en París, a donde el cineasta había llegado exilado tras el Golpe Militar de septiembre de 1973. 
A iniciativa de los profesionales cinematográficos Chamila Rodríguez y Galut Alarcón, se realizó en los últimos meses la resurrección/montaje de la película, bajo la dirección de Valeria Sarmiento, realizadora, guionista, actriz y viuda del cineasta. En octubre próximo inaugurará la 24 edición del Festival Internacional de Cine de Valdivia. 
Una semana, día por día 
En sketchs separados por capítulos que estructuran el filme de una semana, van sucediéndose velozmente pincelazos de la vida cotidiana local con el toque propio de la comicidad surrealista. 
Arranca con “La Gente nos mira” –tres personajes actuando en una telenovela- que mezcla una relación amorosa salpicada de reflexiones sobre la vida política chilena de ese momento. Y concluye con un sugestivo “Si te portas mal en esta vida, en la próxima vuelves como chileno” con facetas muy propias de la idiosincrasia del país sudamericano. Chile fértil país; El inglés en las zonas sensibles; Las cosas con “H”; Alma C.Ríos Guzmán y Más allá de las montañas completan la estructura de La Telenovela Errante describiendo desordenadamente ese “país maldito”, del cual hablaba Raúl Ruiz. Refiriéndose de esta forma a esa compleja etapa política de transición pos-dictatorial que aparece con tanto énfasis en ese entramado reconstruido cual un rompecabezas en esta producción “post-morten” del director trasandino. 
La historia como telenovela 
“Toda la realidad chilena es vista bajo el prisma de la telenovela que actúa como filtro revelador de esta misma realidad”, señalaba en los noventa el propio director para describir su obra en gestación. Esas reflexiones, retomadas hoy en el catálogo oficial del Locarno Festival, explican “que el filme se mueve en torno al concepto de telenovela. Su estructura reposa sobre la hipótesis que la realidad chilena no existe pero que consiste en un conjunto de telenovelas”. 
“Las imágenes - casi 4 horas de materiales fílmicos originales- se realizaron en 1990 en un taller pedagógico para actores y directores”, explica Valeria Sarmiento que colaboró regularmente con su marido y que realizó sus propias obras, entre ellas Amelia López O’Neill (1991) seleccionada en Berlín o Líneas de Wellington (2012), proyectada en Venecia. “El apoyo de fondos públicos para la cultura fue decisivo para concretar este proyecto”, enfatiza a este corresponsal. 
El material, finalmente reducido, editado y montado en su actual versión de 80 minutos, “implica una especie de resurrección de Raúl”, enfatiza Sarmiento. Quien subraya una enorme cantidad de elementos visionarios y premonitorios que integran el film, como imágenes de una telenovela turca anticipando lo que sería la actual realidad sureña con significativa presencia de ese tipo de productos. 
“Abundan también los elementos políticos, críticos”, completa Chamila Rodríquez, quien colaboró con Raúl Ruiz en diversas esferas durante una década y jugó un rol motor en este proyecto. “Regresando del exilio tenía una mirada sarcástica del Chile que encontró. Un país con las huellas visibles de esa tremenda dictadura, que había calado tan hondo en la sociedad y donde se respiraba una atmósfera extraña”, subraya. 
Locarno, un horizonte estimulante 
Prevista para concluirse recién en el 2018, el trabajo y los tiempos se aceleraron en los últimos meses para que pudiera ser presentada en este Festival, bajo el estímulo de la respuesta positiva que recibieron de Locarno a la primera versión todavía no concluida del film. “Un muy interesante festival internacional de Cine de autor, que no le teme a presentar obras que contienen un lenguaje extremo”, explica Valeria Sarmiento, sin olvidar la importancia que tuvo para su marido haber recibido el principal galardón locarnés en 1969. 
La presencia de La telenovela errante en esta 70 edición “es un regalo significativo para Locarno de parte de uno de los realizadores más importantes, no solo de Chile sino a nivel internacional, un verdadero maestro del surrealismo”, explica Carlo Chatrian, director del festival. 
Es un film que viene del pasado pero que habla del presente, reflexiona. Y que demuestra que Ruiz era un gran visionario, que veía anticipadamente cosas que luego se concretarían, concluye. 
La brutal dictadura 
Filmar en 1990 las escenas de La Telenovela Errante “fue un proyecto tan pedagógico como lúdico… que lo hicimos prácticamente sin un guión detalladamente definido”, recuerda Liliana García Sosa, una de las actrices que participan en la película. Aunque uruguaya de nacimiento, García Sosa ha realizado su brillante carrera artística tanto en Uruguay como en Chile. Esa espontaneidad en la actuación y en la dirección buscaba dar rienda suelta a “las capacidades propias de cada uno de los que participamos. Fuimos muy libres en nuestra interpretación. Reíamos y nos tomábamos el pelo entre nosotros”, recuerda. “Aprendimos y compartimos mucho en ese ejercicio con Raúl Ruiz”, agrega. 
García Sosa, reconocida también por su activa militancia cultural, asociativa y política en Sudamérica, actualiza en su recuerdo el propio compromiso político de Raúl Ruiz. “Trataba de entender esa transición que vivía Chile después de tantos años de horrorosa dictadura”. Nueva etapa, completa, que si bien se consideraba *democrática*, incorporaba en sí misma todo los corolarios, estigmas, funcionamientos, y comportamientos que impuso durante tantos años a la sociedad chilena ese régimen brutalmente represor, concluye.

Que paguen las deudas con el pueblo, no con los saqueadores



Por Diálogo 2000 – Jubileo sur Argentina

En el día de San Cayetano, en Argentina, miles de personas rezarán por un milagro de trabajo. Miles también marcharán por reclamar sus derechos más básicos como lo son el trabajo, la alegría, el pan, la tierra, el territorio, el agua, la salud, vivienda, respeto…

Mientras tanto, el gobierno Macri y sus beneficiados – grandes bancos y empresas, familiares, funcionarios, amigotes y CEOs - continúan ajustando la soga al cuello del pueblo. El saldo inmediato es más despidos y desempleo, más hambre y represión, más inseguridad acerca de cómo tener luz y agua, pagar los remedios, lograr una vida digna.

Hay que seguir construyendo fuerza popular y unidad para lograr que el gobierno reconozca la emergencia social y asuma sus obligaciones para cumplir con todos los derechos humanos, sobre todo del 60% de la población joven que está creciendo en la pobreza total. Pero también es necesario lograr que se revierten las políticas que están llevando al pueblo a la desesperación, favoreciendo a una pequeña minoría a costa de las grandes mayorías.

Entre esas políticas se destaca la decisión del gobierno M de gobernar con Deuda . Deuda interna, Deuda externa, Deuda eterna…, casi 100 mil millones de dólares de deuda nueva en dos años, un verdadero récord mundial, condenando a pagar suculentos intereses y comisiones durante por lo menos 100 años más, al pueblo más empobrecido, a quienes más pagan impuestos y más sufren el aumento y recorte de servicios, junto a nuestras hijas, nietos y así sucesivamente.

Esta deuda nada tiene que ver con el bien del pueblo o el tan mentado desarrollo del país, sino todo lo contrario. Sirve para atarnos cada vez más fuerte a un modelo productivo que produce hambre y empobrecimiento, precarización y desempleo, saqueo y contaminación. Se usa para fugar capitales y pagar intereses cada vez más abultados sobre la deuda vieja, una estafa que se sigue restructurando sin solución de continuidad desde tiempos de la dictadura corporativa-militar- eclesiástica, renovando el colonialismo de antaño de las garras de los buitres actuales, tanto de adentro como de afuera.

Llamamos a encaminar acciones a favor de una verdadera soberanía financiera, en contra de esta patria financiera reciclada, la perpetuación del endeudamiento y el pago continuo de una deuda ilegítima. Una deuda que el pueblo no debe y sin embargo nos trae la pérdida de soberanía y el aumento de la dependencia, menos recursos para la salud, el trabajo, la educación, más explotación y extractivismo, más criminalización y represión: en suma, la violación sistemática de todos nuestros derechos como personas y como pueblos, así como también los derechos de la naturaleza.

Reclamamos al Gobierno cambiar sus prioridades y políticas, y al Parlamento que asuma de una vez su responsabilidad constitucional en relación a la deuda. Hay que poner fin al endeudamiento perpetuo y suspender todo pago hasta no completar una auditoría integral y participativa que permite separar lo ilegítimo e ilegal. Al Poder Judicial que juzgue y sancione a los responsables de tamaña corrupción, como lo es la estafa de la deuda, y que deje de criminalizar a quienes sufren sus consecuencias.

Llamamos también a los Partidos y Candidatos que ahora compiten por nuestra atención y voto, a comprometerse y a explicarnos cómo plantean rescatar la Soberanía financiera del país y asegurar el pago de las únicas deudas legítimas: las deudas sociales y ecológicas, históricas y democráticas, de las cuales somos nosotros los acreedores. Es hora de pagar al pueblo y no a los saqueadores.

lunes, 21 de agosto de 2017

Inversionistas canadienses se apoderan del 70 por ciento de tierras garífunas en Santa Fe, Colón



Las comunidades garífunas de Santa Fe en Colón, al norte de Honduras, se han instalado en campamentos de recuperación de tierras, ante la venta ilegal del territorio ancestral provocada por el alcalde municipal Noel Ruiz y avalada desde el Instituto de la Propiedad a beneficio de empresarios canadienses.
En Honduras existen enormes presiones territoriales sobre la costa garífuna, siendo la bahía de Trujillo en Colón y Tela en Atlántida, las más apetecidas por empresarios extranjeros, que con la ayuda de empresarios nacionales y políticos hondureños se están apoderando de las playas y humedales para la construcción de emporios turísticos.

Campa Vista, Coroza Alta, New Palm Beach, Alta Vista, Carivida, Njoi y Banana Coast, son algunas de las empresas canadienses denunciadas por la Organización Fraternal Negra de Honduras (Ofraneh), por adquisición de tierras de forma indebida ante la negligencia de las autoridades encargadas de investigarlas y aplicar justicia.

“Los canadienses llegaron hace más de diez años haciéndose pasar como amigos”, dice Matías Caballero, maestro de educación primaria en Santa Fe, quien forma parte de la Ofraneh, y acompañó a Radio Progreso en un recorrido por los tres campamentos que las comunidades han instalados para defender sus tierras. “Luego comenzaron a comprar pequeños terrenos a precios simbólicos, y de repente ya se habían apoderado del 70 por ciento de nuestras tierras”.

Producto de la lucha que mantienen las comunidades garífunas, seis personas están siendo judicializadas por denunciar la venta ilegal de tierras. César Geovany Bernárdez, miembro de la coordinación general de Ofraneh, y corresponsal de Radio Progreso, ha sido acusado por el canadiense Patrick Forseth, de usurpar un terreno que se encuentra dentro del título de la comunidad de Guadalupe en Santa Fe, Colón.

El canadiense Patrick Forseth es dueño de la Sociedad Mercantil “Carivida”, junto a Randy Jorgensen conocido como “el Rey del Porno”, quienes han sido denunciados por apoderarse ilegalmente de las tierras garífunas ubicadas en la bahía de Trujillo, según la Ofraneh.

En 2008, la comunidad Guadalupe interpuso una serie de denuncias ante la Fiscalía de las Etnias por la venta ilegal de tierras dentro del perímetro de su título comunitario, pero pese a estas denuncias el juez Fredy Cenen Caballero Núñez, del Juzgado de Trujillo, acreditó legítima propiedad del terreno comunitario a la Sociedad Mercantil Carivida, de Patrick Forseth.

En 2016 en esa misma comunidad de Guadalupe fue detenida la dirigente garífuna Medaline Martina David Fernández por el supuesto delito de usurpación en perjuicio de Carivida. El Juzgado de Letras de la ciudad de Trujillo emitió un sobreseimiento definitivo a favor de la dirigente garífuna, pero en mayo de 2017 por el mismo delito fue detenido César Geovany Bernández, comunicador social de Ofraneh y corresponsal de Radio Progreso.

El terreno adquirido por la empresa “Carivida” formó parte de un proyecto de ecoturismo manejado por las mujeres garífunas de Guadalupe, con el financiamiento de PNUD y AECID, pero este se vio afectado por la ola de violencia que provocó la instalación de una represa hidroeléctrica sobre el río Betulia, asegura la población que se mantiene en los campamentos.

“Nos han destruido los campamentos y todos los días recibimos amenazas por esta lucha”, dice Aida Reyes del Patronato Pro Mejoramiento de la comunidad Guadalupe, organización que mantiene tomado el terreno comunitario donde antes funcionaba el proyecto de Mujeres “Mutu”. Terreno que fue vendido al empresario canadiense por parte del señor Eleuterio Arriola, quien se auto dominó dueño del predio.

Sin embargo, la comunidad de Guadalupe posee un título definitivo de la propiedad comunitaria otorgado en 1998, inscrito en el Instituto de la Propiedad con registro número 6663, folio 467 y tomo 45. En tal virtud la municipalidad de Santa Fe no estaba facultada a entregar título individual al señor Eleuterio Arriola, para que este vendiera la tierra al canadiense. “El alcalde ha cometido un delito y debe aplicársele la justicia”, agrega Aída Reyes, quien permanece en el campamento a pesar de las amenazas y hostigamiento por parte de los empleados del empresario canadiense.

La Ofraneh ha dicho públicamente que todas las comunidades garífunas están amenazadas con desaparecer, producto de la implementación de las ciudades modelo que acarrea la explotación minera, instalación de represas hidroeléctricas y mega proyectos turísticos, con el visto bueno del gobierno pasando por encima de la vida y dignidad de las comunidades.

Ofraneh es la organización que aglutina las comunidades garífunas en las costas hondureñas, ha librado una lucha dentro y fuera del país en defensa de sus territorios ancestrales. En octubre de 2015, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), sentenció al Estado de Honduras por violación a varios derechos a las comunidades garífunas El Triunfo de La Cruz en el municipio de Tela, Atlántida y Punta Piedra en el departamento de Colón.

A pesar de las amenazas, hostigamiento y procesos de criminalización las comunidades garífunas de Santa Fe, Colón, permanecen en los campamentos de recuperación de tierras día y noche, esperando que les devuelvan la tierra que recibieron en herencia de sus ancestros.

Radio Waruguma

La Radio Waruguma (Estrella), localizada en la ciudad de Trujillo, Colón, ha recibido una resolución donde se le califica de “Rebelde” y se le amenaza de cierre, por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Esta es la segunda ocasión en que la radio Waruguma es objeto de resoluciones con el propósito de clausurarla. Además de Waruguma, la radio Comunitaria Sugua (Caliente), en Sambo Creek, también ha sido objeto de amenazas de cierre por parte de Conatel en 2016.

Esto se convierte en un atentado al derecho humano a la comunicación que tienen todas las personas en el país. Ante esta situación, la lucha de las comunidades garífunas se arrecia, ante la indiferencia de un Estado hondureño racista y violador de derechos humanos.

En ataque contra Pajuiles detienen a ambientalista embarazada



Por Sandra Rodríguez

“No siguen persiguiendo como perros”, afirmó un defensor del ambiente en la comunidad de Pajuiles, tras un violento desalojo, esta mañana, cuando un contingente policial y militar, nuevamente atacó a quienes sostienen el campamento por la defensa de los bienes comunes de la naturaleza, en el sector Tela, Atlántida, costa norte de Honduras.
“Nos ha reprimimido brutalmente esta mañana, varias patrullas de la policía han venido, nos han desalojado, nos han bañado con bombas lacrimógenas y siguen persiguiendo a los compañeros, como sifueramos perros en este desvío en el que estamos por la defensa de la vida, por favor que se pueda alertar a todas orgnaizaciones y que se haga efectiva la presión a nivel nacional e internacional, y que se ponga esto como foco de visualizacion de este gobierno represor”

Ese es el llamado de alerta de parte de los y las ambientalistas que desde que inició su lucha han sido víctimas de agresión, persecución, vigilancia y criminalización.

El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ), quien acompaña permanentemente esta lucha, ha denunciado una sistemática persecución y ataques contra el Campamento por la Vida y el Agua, que ya tienen más de 140 días en oposición a la instalación de una represa hidroeléctrica, a cargo de la empresa Centrales de El Progreso S.A (Hidrocep), y esta mañana denunció las pretenciones de subir maquinaria, al margen de la defensa que hacen las comunidades que cuidan del Río Mezapa.

Capturan a mujer embarazada

Luego de la represión con bombas lacrimógenas, la policía se ha instalado en la calle para asegurar el paso de la maquinaria de la empresa HIDROCEP. La policía se llevó detenida a nuestra compañera Albertina López quien se encuentra en estado de embarazo, denunció elMovimiento Amplio.

Los pobladores del Sector colocolocaron vehículos para evitar el paso paso de maquinaria y la policía está intentando abrir los vehículos para retirarlos de la calle a fin de que se introduzca la maquinaria.

“Una vez más condenamos con la más profunda indignación el servilismo de la Policía Nacional quien ha sido protagonista de un sin número de hostigamientos y abusos de autoridad en contra de nuestros compañeros y compañeras del Campamento Digno”.

El COFADEH denuncia el alto nivel de ataques contra los y las defensoras de la vida, del ambiente y del territorio. Ejecutando desalojos violentos y detenciones contra lideres y lideresas en Honduras.

La semana pasada los policías capturaron a cuatro miembros de la comunidad de Pajuiles que fueron presentados ante los tribunales y hoy gozan de medidas sustitutivas a la prisión por el simple hecho de defender sus derechos.

El pasado 04 de agosto también fue atacado por grupos de oposición, el coordinador del MADJ, Martín Fernández, quien expresó el sábado anterior en el programa radial Voces Contra el Olvido, de este Comité, que hay una colusión entre el las auoridades impartidoras de justcia y los empresarios, para no atender la porblemtioca de la poblacion que defiende sus derechos.

“Martín Fernández, coordinador general del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, y su compañero Oscar Martínez, sufrieron lesiones en el rostro, espalda y piernas, además de fractura del tabique nasal, que les obligó a buscar asistencia médica”,  expresó el COFADEH, a través de un comunicado urgente.

Carta para los Obispos de Honduras



Obispos de la Conferencia Episcopal de Honduras.

Reciban un fraternal saludo, nuestro aprecio y gratitud por su servicio pastoral.

Nuevamente como hermanos y hermanas pertenecientes a la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Honduras, queremos expresar nuestro sentir y pensar sobre la realidad del país, con una mirada de discípulos/as misioneras/os que caminamos en esta CASA COMÚN.

Confirmamos nuestro sentido de comunión con ustedes y el caminar de la Iglesia en cada diócesis donde estamos sirviendo; es desde ese caminar que hacemos con el pueblo de Dios, que expresamos lo siguiente:

Nos preocupa la situación y ambiente de muerte que se ha establecido en todo el territorio, tanto con las vidas humanas asesinadas, como en la inseguridad que nos genera miedo y parálisis psicológico; al igual que los ciudadanos que son expulsados de este territorio teniendo que ser refugiados en otras tierras, así como el aumento de hogares empobrecidos por este sistema político y económico; como la destrucción y despojo de los bienes naturales de nuestra CASA COMUN que es HONDURAS. Es desafiante para los que creemos en Jesucristo, que la VIDA en todas las dimensiones esté amenazada, deteriorada y asesinada. 

Con este sentir de preocupación y de desafío, les solicitamos a ustedes como Conferencia de Obispos, y al mismo tiempo como Obispos de sus diócesis, que se pronuncien con una palabra profética de Esperanza, Verdad y Vida para este pueblo sediento de justicia y paz. Especialmente en estos momentos es bueno dar gestos y palabras en relación:

1. A la crisis de la Universidad Autónoma (que es la casa de estudios del pueblo pobre), solicitando que se restablezca un diálogo abierto y sincero, sin criminalizar y judicializar a los estudiantes líderes, ni ensañarse con el abuso de poder de las autoridades universitarias; y que se respeten los acuerdos del 2016, como bien lo planteo el comunicado de la oficina del alto comisionado de la ONU.

2. Que se defienda la dignidad del sacerdote Ismael Moreno SJ, (Melo); especialmente por las calumnias de ser promotor de violencia en los estudiantes de la UNAH. Además de valorar su ser pastor al modo del espíritu del Beato Mons. Romero, que junto con el equipo del ERIC, y la Radio Progreso, han hecho tanto bien en al caminar democrático junto con las comunidadesy en defensa del territorio con sus bienes naturales.

3. Otra preocupante es la persecución, criminalización y asesinatos de los defensores y defensoras de los DDHH, bienes naturales y territorios; somos considerado el país más peligroso para defender el planeta (Global Witness). En especial la impunidad e inoperancia del Estado de no aclarar los asesinatos, como es el caso de Berta Cáceres.

4. También es importante denunciar los procedimientos corruptos y mal intencionados para otorgar las concesiones sobre minería e hidroeléctricas; especialmente con lo que se refiere a la consulta previa y clara en los territorios y comunidades indígenas, según el convenio 169 de la OIT.

5. Nos preocupa de igual manera, el proceso electoral que tiene anomalías y amaños tradicionales de la política bipartidista. Es importante que den una palabra en la línea que resaltó el boletín de Caritas dedicado a las elecciones de este año, que lleva por título: “Los cuatro jinetes del apocalipsis”.

Estas son algunas de las problemáticas límites, que vemos desde nuestro ser creyente, que busca ser solidario con las grandes mayorías empobrecidas y organizadas en sus comunidades por defender la vida, sus familias y bienes naturales.

Nos despedimos como hermanos y hermanas de ustedes, que juntos hacemos el camino por estas tierras, anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios.

Fraternalmente, la comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, de la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Honduras.

¿Cuál es su peor enemigo?



Por Héctor Flores

Permítanme hacer una analogía con esa mi historia. Vivo una sensación exactamente igual estos días más ya no con los alacranes sino con los militares, la policía militar, la policía civil, Juan Orlando y un buen séquito de politiqueros carroñeros que ya no esperan que se muera el cuerpo para devorarlo sino que lo matan. Si justamente ahora, cuando Honduras vive su mayor invierno, cuando el luto llena las casas y en la oscuridad del túnel no se vislumbra un rayo de luz que de una esperanza. Ahora cuando la pobreza se expresa con mayor profundidad, cuando aumentan las casas de cartón y las ciudades son anaqueles para exhibir la miseria humana en la que nos han convertido. Si justamente ahora es cuando esos alacranes modernos salen y siembran el miedo, imponen el miedo y gobiernan la sociedad con el miedo, aunque ellos y ellas también tienen miedo. Mire usted.

Yo creo que la más grande ambición de Juan Orlando Hernández es el poder, no el dinero como muchos piensan. El dinero compra voluntades, domestica conciencias y compra dioses como baratijas en suvenires cristianos. Pero el poder le permite a una mente maquiavélica como la de Juan Orlado planear, gestar e imponer proyectos de saqueo humano, doblegar a su antojo las instituciones y silenciar las voces internacionales que le cantan sus verdades. No es el dinero el que tiene a los medios y periodistas inventando verdades que favorecen esta dictadura, a los militares y policías haciendo el trabajo sucio para imponer esas voluntades y a las instituciones coludidas para oficializar esas falsas voluntades. Es el poder que genera miedo y que una mente astuta y dañina como la de Juan Orlando sabe manejar con precisión.

Es el poder quien tiene a nuestra sociedad militarizada y no la seguridad como nos la quiere vender el gobierno. De hecho la seguridad no es negocio, la ganancia esta en desestabilizar por que entonces como dice el refrán popular “en rio revuelto ganancia de pescadores”. Y como el poder acá se entiende como impuesto necesita de sujetos deshumanizados y adiestrados – que no muerdan la mano del amo – para hacerse efectivo, y ahí entra el ejército, la policía militar, la policía civil. Este ejército armado está en las calles por que el poder que es la vanidad – supongo yo – más grande de Juan Orlado es también su más fuerte miedo. Él sabe que sin el poder que ha logrado fraguar no habrá bunker, por más dinero que tenga para construirlo, que lo proteja cuando otro u otra, logre flanquear y fisurar su estructura.

Juan Orlando le tiene pánico al pueblo, le tiene terror, aunque se esfuerce por demostrar lo contrario. Y le tiembla por que el pueblo, cuando es pueblo, no tiene precio tiene poder, y ese poder amenaza sus intereses. Por eso manda a los militares a las calles para intimidar, a las protestas para reprimir, a las organizaciones sociales para criminalizarlas y cuando eso no es suficiente, como en la era hitleriana, pone al pueblo a matarse entre si a cambio de una bolsa miserable y un empleo indigno casi esclavizante. De esto pueden dar fe los hechos recientes suscitados contra las hermanas y hermanos golpeados y encarcelados del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia en Pajuiles, Tela. Las represiones contra el pueblo indígena del COPINH, los atentados contra Bertita y Olivia Marcela hijas de la asesinada dirigente Berta Cáceres, los campesinos caídos del Aguán y Zacate Grande, los asesinatos contra dirigentes indígenas Tolupanes, las difamaciones contra el Padre Melo y la criminalización de los defensores de Derechos Humanos.

Este modelo de sociedad necesita, como los alacranes, ecosistemas adecuados para la proliferación y la vida. Eso supone agudizar la pobreza para que en la vorágine que se genere los pobres nos comamos entre si peleando por las migas que caigan de la mesa del poder. Para este modelo la pobreza es sinónimo de votos que justifican la farsa de los procesos electorales y la cuota de poder que sacia la mediocre ambición de estructuras descerebradas e inhumanas como el ejército y la policía militar. De manera que entre más pobreza más poder.

Desarrollan estrategias para idiotizar al pueblo con campañas burdas y descerebradas como las del Actívate, Plantathón o recreo-vías. De manera que la desnutrición se entiende como belleza y por ende no tiene sentido cuestionar el saqueo, venta y privatización de la salud. Hay que hacer el ridículo sembrando un árbol públicamente, a la vez que arbitrariamente se concesionan los bosques, los minerales y los ríos. O se abren parques con wifi, columpios y pistas para que los pobres no extrañemos el hecho de no tener casa, de pensar en la realidad por que es más atractiva la realidad virtual y nos zarandeemos en cadenas que no solo nos limitan a un espacio sino la vida en su totalidad.

Sin duda lo peor que le puede pasar a la sociedad es la militarización y detrás de eso un nefasto sujeto que tiene claro el poder y sus intenciones. Honduras vive el momento más oscuro de su historia, como me diría Oscar – el profe aquel, amigo con el que coincidimos en el peaje – incluso más que en la época de guerra fría. Que en los medios salga como vocero Joya Améndola - cuyo historial no es nada secreto – y hable en nombre del gobierno confirma esta aseveración. Pues presencias como esa en los medios no son por popularidad sino por el terror que causa esa presencia en nuestra generación que recuerda como si fuera ayer aquellos días de desaparecidos y torturados de los ochentas.

Cambiar esta realidad hondureña es una tarea impostergable. Tenemos que dialogar aunque parezca infructuoso. Debemos hablar como pueblo y no dejar que el hambre y una miserable compensación nos divida. Hay en el escenario cercano largos charcos y huecos en la tierra esperando por la sangre y los cuerpos de quienes se opongan a este modelo. Pero, pese a todo, es importante asumirnos hoy por Honduras, por la patria y por la dignidad humana. Juan Orlando y los militares no son Honduras ellos son los alacranes de mi historia. Honduras somos todos y todas y como tal es nuestra responsabilidad quitársela al mal gobierno y dársela al pueblo, al soberano. Créanlo posible, se los aseguro yo, es posible. Pues un día en aquella casa decidimos que no podíamos acostumbrarnos a las picadas de esos bichos, que había que expulsarlos, recuperar la casa y extinguirlos de una buena vez por el bien los demás miembros de la familia que habitarían esa casa.