viernes, 27 de noviembre de 2020

Los huracanes serán más intensos y frecuentes

Radio Progreso

Los tiempos marcan que los huracanes serán más frecuentes y más intensos dijo
en Radio Progreso el biólogo Alex Vallejo.

Para el biólogo Alex Vallejo, lo que ha pasado en Honduras, con los huracanes Eta e Iota, es una gran sacudida en el sentido que en la historia no se había detectado dos huracanes de alta intensidad.

“Es consecuencia de una serie de factores que todo va sumando. En primer lugar, un factor es la falta de políticas adecuadas en materia de prevención, tanto de riesgos como de prevención. También es una consecuencia de la falta de intervención en un esquema educativo eficiente y efectivo que no tenemos, en este caso, para poder establecer una sociedad que tenga una posición preventiva y no correctiva, analiza Vallejo.

Radio Progreso (RP) dialogó Alex Vallejo (AV), quien es biólogo, investigador y docente del departamento de Biología en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula, Unah-Vs, además es máster en cambio climático y pasante de la maestría en Ciencias biológicas del Centro de Investigación científica de Yucatán, México.

RP. ¿Cómo valora lo que ha pasado?

AV. Es una gran sacudida en el sentido que en la historia no se había detectado dos huracanes de alta intensidad. En 15 días tuvimos dos huracanes categoría 4 y 5 que es lo máximo en la escala Saffir-Simpson.

RP. ¿Por qué tan destructivos?

AV. Es consecuencia de una serie de factores que todo va sumando. En primer lugar, un factor es la falta de políticas adecuadas en materia de prevención, tanto de riesgos como de prevención. También es una consecuencia de la falta de intervención en un esquema educativo eficiente y efectivo que no tenemos, en este caso, para poder establecer una sociedad que tenga una posición preventiva y no correctiva.

RP. Y el cambio climático, ¿cómo influye?

AV. El cambio climático definitivamente suma a esto, pero más que ser el responsable como tal, el cambio climático lo que nos viene es a desnudar, de una manera más fuerte, todas las cosas incorrectas que estamos desarrollando como país y como sociedad.

RP. ¿Cuál es el panorama que nos espera para los próximos años?

AV. Desgraciadamente los pronósticos nos indican que vamos a seguir teniendo paulatinamente más posibilidades de eventos de este tipo con más frecuencia y más intenso porque el clima se está calentando cada vez más, y a medida que se calienta el agua del mar eso genera prácticamente una bomba principal que alimenta los huracanes para que ganen esta intensidad.

RP. La temporada concluye el 30 de noviembre, ¿qué nos esperan en estos días que faltan?

AV. Lo que puede pasar es que todavía se siguen formando, lo que se denominan, ondas tropicales del este, que vienen de África y corren en dirección oeste, hacia nuestras costas. Éstas podrían concluir en depresiones tropicales, tormentas tropicales o huracanes si es que las condiciones del mar son apropiadas para ello.

El Vale de Sula ha sido de los más golpeados tanto por el huracán Eta como por el huracán Iota.

RP. ¿Por qué canales de alivio, como Maya y Chotepe, no salvaron al Valle de Sula?

AV. Dos factores principales: primero, el río Chamelecón y los ríos en general, por el mal manejo de las cuencas medias y altas. Allí se aplican cultivos de manera incorrecta, producir no es malo sino la forma como se están haciendo. Hay que buscar sistemas que produzcan riquezas y que protejan al río. Y lo segundo, es el asolvamiento de los ríos que provoca la disminución de la capacidad de trasferir volúmenes de agua por parte de una fuente.

RP. ¿Conviene o no instalación de represas?

AV. Ya desde hace varios años se mencionan las represas El Tablón, Jicatuyo y Los Llanitos. Yo trabajé en la evaluación ambiental de Jicatuyo y Los Llanitos, en los estudios de prefactibilidad y factibilidad, pero nunca se desarrollaron los proyectos.

RP. ¿Son necesarios ahora?

AV. Es necesario desarrollarlos por varios motivos: darle un respiro al Valle de Sula con una retención de volúmenes de agua que puedan ser arrastrados por estos ríos y que no lleguen directo al Valle. También que puedan servir como una represa de uso múltiples en el sentido que se pueda potenciar para desarrollar actividades productivas aprovechando los espejos de agua por parte de las comunidades aledañas al mismo. También para poder suministrar agua potable o agua para riego para donde se necesite. Y también para la generación de energía eléctrica. Es importante las represas, pero no es lo único para controlar las inundaciones en el Valle.

El Comisionado Max González ha sido uno de los funcionarios públicos más señalado por su incapacidad para conducir Copeco.

RP. ¿Qué se necesita para tomar decisiones acertadas?

AV. Se necesita rescatar y mejorar el hecho de que las instituciones sean gerenciadas por personas que tengan la capacidad académica que corresponda.

RP. ¿Qué debe contener un plan para mitigar la vulnerabilidad?

AV. Primero, hacer una evaluación general de cómo quedó la situación del Valle de Sula, hay que empezar a reevaluar cuáles son, ahora, las áreas de riesgo y las áreas de vulnerabilidad que han cambiado radicalmente. Luego viene un proceso para identificar cuáles son las obras de protección que se deben desarrollar por diferentes escalas de prioridades. Por la cantidad de áreas inhabitables se tiene que empezar a crear un plan de vivienda ya no creciendo horizontalmente sino verticalmente, es decir, en un menor espacio ubicar a más personas. Es construir edificios.

RP. ¿Cómo se debe trabajar con la gente?

AV. Por medio de la apuesta a un proceso educativo en el sentido de que la gente que tiene conocimiento es capaz de poder identificar las amenazas que se le puedan presentar y tomar mejores decisiones. Una sociedad educada es una sociedad comprometida.

RP. ¿Qué le dice a la gente que piensa que lo que hoy vivimos son castigos divinos?

AV. No hay castigos divinos. Soy católico y Dios no castiga. Dios lo que da es la libertad al ser humano de hacer lo que nosotros deseamos. Estamos pagando las consecuencias de que hemos usado de manera inadecuada esa libertad que Dios nos ha dado.


¿Desastre natural o tragedia política?

Radio Progreso

Por Carlos Heredia Zubieta *

Cada vez que un huracán y las lluvias arrasan con todo, escuchamos frases acerca de su inevitabilidad.

El año 2020 con pandemia y huracanes parece apocalíptico para el sureste mexicano y para Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Nos interpela a todos.

Los desastres son inevitables, pero los daños que estos causan pueden minimizarse.

Ha sido tremenda la devastación causada por los huracanes Eta e Iota en Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua: destrucción de viviendas, pérdida de animales, arrasamiento de cosechas, aislamiento de damnificados que no pueden ser rescatados, cortes de electricidad, comunicaciones terrestres interrumpidas.

Sin embargo, más allá de las muertes y los daños materiales, subyacen al menos cinco hechos que agudizan la tragedia y que responden a abusos de poder, negligencia, corrupción e impunidad:

1) Un modelo económico que explota y depreda los bienes naturales: el suelo, el subsuelo, los cuerpos de agua y el aire mismo. Agravan la situación el uso de combustibles fósiles y la ausencia de una estrategia contra el cambio climático que conduzca al uso de energías renovables agravan la situación;

2) La deforestación y las plantaciones incontroladas hacen de los valles áreas de extrema peligrosidad en el caso de lluvias y grandes avenidas de los ríos, cuyos bordos se encuentran degradados;

3) Las personas defensoras del territorio, del medio ambiente y de los derechos humanos viven en un entorno de violencia y desprotección;

4) La falta de planes de protección civil o de su aplicación, porque había un presupuesto para ello y fue eliminado o desviado para otro propósito. No están coordinadas las medidas de apoyo a la población;

5) Los afectados son, como siempre, los más pobres: campesinos e indígenas. Las élites políticas y económicas miran desde las alturas y desde la distancia a sus compatriotas desprotegidos, en una muestra más de indiferencia e irresponsabilidad.

La emergencia no termina con la lluvia. Honduras, un país con tantas precariedades, está gravemente herido por la pandemia, pero sobre todo por la corrupción endémica y la inoperancia de su gobierno. El agua se ha llevado mucho más que las casas, se ha llevado por delante a un país golpeado y maltratado por amplios segmentos de la clase política y empresarial. El desamparo en que se encuentran los damnificados dejará una cicatriz dolorosa por mucho tiempo, secuelas psicológicas que deben de ser atendidas, en un país donde el sistema de salud está colapsado desde antes del COVID-19.

La esperanza de Honduras es su gente, que se ha volcado en solidaridad, ha realizado ayuda humanitaria, como ocurrió con el huracán Mitch en 1998.

Ante gobiernos que evidencian su desinterés en el pueblo, es el mismo pueblo el que hace todo por los que están peores condiciones. Los centros de acopio organizados por sociedad civil se están llenando, instancias estudiantiles y comerciales están apoyando.

Vaya desde aquí un abrazo solidario al pueblo hondureño.

PD. Este recuento fue redactado con base en los informes elaborados por la Fundación Educativa Fe y Alegría en Honduras. Cualquier coincidencia con hechos en otros países no lo es.

* Profesor asociado en el CIDE.

@Carlos_Tampico


ETA e IOTA dejan luto y dolor a su paso por Honduras


Defensores en Línea

Por Riccy Ponce

Luego que la tormenta tropical Eta causara estragos en Honduras, dejando miles de damnificados, varios desaparecidos y personas fallecidas, nuevamente el país fue a azotado con la tormenta Tropical Iota, que al ingresar a territorio hondureño también dejó luto, dolor y desesperación a su paso.

Iota causó la muerte de varios hondureños, entre ellas familias enteras, como el caso de cinco miembros de una misma familia en Ocotepeque, occidente de Honduras, que no pudieron salir de su casa ni ser evacuados a tiempo.

Según lo informado por el cuerpo Bomberos de Ocotepeque, quien detalló que la mañana de miércoles 18 de noviembre dos adultos y tres menores de edad fueron soterrados por un alud de tierra a causa de la saturación de los suelos y las constantes lluvias que caen sobre el territorio nacional a causa de dicha tormenta tropical.

Las primeras víctimas de Iota fueron identificadas como Santos Leonor López (26), Samuel Sandoval (45), una niña de 4 meses de nacida, Katy Francisca (6) y Yony Alduvi (8), ambos de apellido Sandoval.

Los hechos ocurrieron en la aldea El Trapiche en el municipio La Fraternidad, Ocotepeque, donde los daños de la tormenta fueron catastróficos.

Asimismo, en el departamento de Lempira también se lamenta la pérdida de al menos 8 personas, según lo reportado por el Comité de Defensa Municipal (CODEM) en las comunidades de Río Negro y Maisincales de San Manuel de  Colohete.

Los daños que han causado tanto  Eta  e IOTA en el país son incalculables, no solo en pérdidas materiales a causa de las inundaciones, derrumbes de puentes, desbordamiento de los ríos que ha dejado varias comunidades y incomunicadas por la destrucción de las carreteras, sino que también hay familias que lloran de dolor y desesperación al ver como este desastre natural se llevaba todo a su paso, sus vivienda y todo por lo que habían luchado algunos durante  toda su vida, pero sobre todo  hoy  Honduras está de luto por la pérdida de todas las vidas humanas que estas tormentas tropicales  se llevaron a su paso.

Cabe mencionar que una vez más se demostró la inoperancia del régimen de Juan Orlando Hernández, que, en la primera tormenta tropical a pesar de ser anunciada a tiempo, no accionaron a tiempo para lograr que las familias evacuaran, y lo mismo pasó con IOTA, que ordenó evacuar, pero no proporcionó un lugar seguro para que las familias que sufrieron daños y sobre todo perdieron sus viviendas pudieran resguardarse en un lugar seguro.


Derecho a decidir. El mercado y el cuerpo de la mujer


Mujeres en Red

Por Carmen Domingo 

Autora: Carmen Domingo

Prólogo: Almudena Grandes

Presentación: Pascual Serrano

Ediciones: Akal 2020

ISBN: 978-84-460-4901-2

Una nueva misogínia nacida del calor de las doctrinas ultraliberales que campean 

en la jungla del mercantilismo salvaje, aplica al cuerpo de las mujeres señala 

Almudena Grandes

Aquel grito feminista del siglo pasado, el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, ha terminado en manos del mercado, convertido en un bumerán sobre las mujeres… Lo que denuncia Carmen Domingo es que parece que, cuando se trata del cuerpo de la mujer es cuándo los límites del mercado dejan de existir y ya todo se puede comprar o vender dice en la presentación del libro Pascual Serrano

En los últimos años ha aumentado de forma significativa la reflexión sobre los problemas que atañen a las mujeres, los dilemas que asedian sus cuerpos y, como consecuencia, las demandas feministas para tratar de solucionarlos. Así ha sido como, en la actualidad, vivimos un nuevo ciclo de movilizaciones y una diversificación de los discursos feministas, en especial de aquellos relacionados con un tema que parecía superado ya en el siglo XXI: «El derecho de las mujeres a decidir sobre nuestro cuerpo». Un derecho a decidir ⎯asumida ya la legitimidad del aborto⎯ que atañe a muchos dilemas: la abolición o regularización de la prostitución; las prohibiciones e imposiciones religiosas; las tiranías estéticas que viven muchas mujeres en Occidente para poder acceder a realizar trabajos de distinta índole, o la ilegalidad, que quieren convertir en legalidad, de alquilar a una mujer con el propósito de dejarla embarazada y acabar comprándole el hijo tras dar a luz.

Temas que, sin duda, ponen el foco en la condición, todavía subalterna y vulnerable, que viven las mujeres y señalan sus cuerpos como objetos, depósitos del placer, susceptibles de ser comprados, alquilados y vendidos por los hombres. Asuntos acerca de la dignidad y hasta el orgullo de «otros» que, por extraño que parezca, les dejan, en no pocas ocasiones, escaso margen de maniobra para decidir qué hacer al respecto.

Temas ⎯los cuatro⎯ a través de los que se evidencia cómo, en la mayoría de casos, la clase política huye del debate, de uno o de todos, porque ⎯sin importarle demasiado la situación en la que se debe encontrar una mujer que llega a ese escenario⎯ va de la mano de grupos de presión y lobbies que se desenvuelven con soltura y sin complejos en el marco de democracias despolitizadas y preocupadas sólo por los beneficios económicos.

Parece que no debería generar ninguna duda que, cuando existe una necesidad básica, lo que decide cualquier mujer para conseguirla no es una reacción fruto de su libertad, sino condicionada, precisamente, porque no la tiene. Así pues, en realidad, no siempre tienen el «derecho a decidir sobre nuestros cuerpos», tal como sería deseable en pleno siglo XXI. Ya lo decía con claridad Rousseau en el lejano siglo XVIII, en El contrato social: la auténtica libertad surge de las condiciones materiales. Quizá la solución pasa por que «nadie sea tan pobre como para querer venderse y nadie sea tan rico como para poder comprar a otros»; sólo así la mujer conseguirá , de verdad, poder decidir sobre su cuerpo.

Derecho a decidir. Editorial AKAL


Latinoamérica registra tres de cada diez muertes por coronavirus del planeta


Cuba Debate

América Latina contabiliza tres de cada diez muertes por coronavirus en el mundo, según los datos de la Universidad de Medicina Johns Hopkins, consultados este lunes 2 de noviembre.

A casi ocho meses de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogara el brote del coronavirus como una pandemia, se reportan 1.203.431 fallecimientos por COVID-19 en todo el mundo. De esta cifra, Latinoamérica registra 365.088 decesos; esto representa el 30,33 % del total de muertes ocurridas.

De las diez naciones con más víctimas fatales en el mundo por coronavirus, tres son latinoamericanas. Brasil es el país más afectado de la región, con 160.253 muertes. Le sigue México, con 91.895 decesos; y Perú, que acumula 34.476 fallecimientos.

Argentina es la cuarta nación latinoamericana con un mayor número de decesos ocurridos (31.140). Después se ubican Chile (14.302); Ecuador (12.684);  Bolivia (8.731); Guatemala (3.738); Panamá (2.706); y Honduras (2.675).

Argentina recibirá 25 millones de dosis de la vacuna Sputnik-V

La vacuna utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad26 y Ad5, para una primera y una segunda inyección. Foto: Prensa Latina.

Argentina confirmó este lunes que recibirá 25 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik-V contra el covid-19.

«El nivel de desarrollo de la vacuna es muy avanzado, están culminando la fase tres. Estarían en condiciones de darnos 10 millones de la primera vacuna y 10 millones de la segunda vacuna, es una vacuna entregada en dos dosis: la primera y después la segunda. Diez millones de cada una de estas dosis las podríamos tener en diciembre acá y en los primeros días de enero podríamos tener, según me dicen, 15 millones de dosis más. Y eso para nosotros es muy importante, porque nos permitiría vacunar a los sectores que están en riesgo en Argentina», dijo el presidente argentino, Alberto Fernández a la agencia Sputnik.

El titular del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev, confirmó la noticia en un mensaje oficial: «La vacuna Sputnik V para Argentina será producida por nuestros socios en India, Corea, China y por varios otros países que están preparando la producción de la vacuna rusa».

Dmítriev había anunciado a mediados de octubre que la medicina contra el coronavirus podría ser entregada a países de América Latina a partir del mes de diciembre.

«Creemos que en diciembre podremos comenzar a entregar [la Sputnik V] a América Latina. Produciremos decenas de millones de dosis de la vacuna en diciembre […] Comenzaremos suministros muy activos en enero«, declaró Kirill Dmítriev.

Medios locales reportaron este lunes que la viceministra de Salud, Carla Vizzotti, viajó a Moscú para recabar información y avanzar en el acuerdo que le permitirá al país suramericano acceder a la vacuna.

Los primeros ensayos clínicos de la Sputnik V, —registrada el 11 de agosto en pleno cumplimiento de las normas internacionales— comenzaron el 18 de junio y contaron con participación de 38 personas que fueron dadas de alta el 15 y el 20 de julio. Según los investigadores a cargo del proyecto, todos los voluntarios desarrollaron inmunidad contra el COVID-19.


jueves, 26 de noviembre de 2020

CCI junto a organizaciones de derechos humanos presentan denuncia por agresión a periodistas


Defensores en Línea

Por Riccy Ponce 

La Coalición Contra la Impunidad (CCI) y otras organizaciones de derechos humanos en Honduras, presentaron una denuncia ante la Fiscalía Especial de Defensores, contra policías que agredieron y violentaron los derechos humanos a los periodistas Miriam Elvir y Cesario Padilla, miembros del Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Más de cien organizaciones defensoras de derechos humanos se han unido entre las redes, la Coalición Contra la Impunidad, el Foro por la Vida, más de 26 organizaciones de mujeres, tres organizaciones de sociedad civil, para denunciar la arbitrariedad que han sufrido los periodistas miembros de C-Libre.

Amada Ponce, directora de C-Libre expresó que lo ocurrido es “una práctica que no solamente incluye al comité como defensor de la libertad de expresión, si no que a nueve periodistas a nivel nacional”.

Asimismo, señaló que aparte de la denuncia presentada por la agresión de los dos periodistas de C-Libre, se encuentra dentro de esta misma cuatro periodistas de Tegucigalpa, uno de Omoa y cuatro de Santa Bárbara.

“Creemos que no pude seguir pasando las detenciones ilegales y arbitrarias. Para los periodistas el bloqueó de la información a nivel nacional, no puede seguir continuando, especialmente en las emergencias por los huracanes y la emergencia provocada por el Covid-19, que requieren información constante, permanente y adecuada en todos los medios de comunicación”, apuntó.

Agregó que “si los periodistas que han defendido la libertad de expresión desde hace más de 19 años fueron atacados, no me imagino lo que estará ocurriendo con los periodistas en el interior del país, qué víctimas de tortura estarán viviendo”.

“Hemos denunciado permanentemente las prácticas irregulares y hacemos un llamado tanto al Ministerio Público para que estos no continúen, eviten que todos los oficiales y agentes que se encuentran creando retenes en todo el país, traspasen el deber”, agregó.

“Solo en el marco de la pandemia tenemos registradas más de cien agresiones a periodistas y comunicadores sociales”, finalizó diciendo la directora de C-Libre.

Por su parte el abogado Saúl Bueso, presidente de la junta directiva de C-Libre,  expresó que la denuncia es  porque los dos periodistas “fueron detenidos sin darles una razón y además de eso los anduvieron en una patrulla paseando por toda la ciudad, cuando la ley establece claramente que hay que llevarlos a un lugar específico para que sean requeridos, la detención se dio porque la periodista Miriam Elvir, aconsejó a un policía que moviera el retén porque generaba mucho tráfico, pero el policía tomó esto como una falta de respeto a la autoridad”.

Añadió que “Félix Cesario empieza a filmar para informar de lo que está pasando y es detenido también, por esa razón fueron llevados a una posta policial y no les informaron cual era el delito que habían cometido”.

Bueso expresó que en la denuncia que se interpuso en la Fiscalía de Derechos Humanos es para que podamos evitar estas anomalías, porque no podemos llamarle de otra manera, porque son los responsables de darnos seguridad y paz a los ciudadanos.

Por su parte Donis Reyes, de Asociación Arcoiris, una de las organizaciones denunciantes, dijo a defensoresenlinea.com que “nos hemos presentado para denunciar los hechos de la detención en contra de los compañeros periodistas Miriam Elvir y Cesario Padilla, quienes el 2 de noviembre fueron injustamente detenidos por más de ocho horas, siendo víctimas de muchos tratos crueles e inhumanos y degradantes, y expuesto a la vista como delincuentes, una forma de victimizar y torturar a los compañeros”.

“El día de hoy venimos a exigir a este ente fiscal que ponga sus acciones para que lleve a investigación y los ponga ante un juez competente y sanciones a los responsables de estos hechos”, expresó.

Asimismo “condenamos de igual manera el actuar de la Policía Nacional, creemos que no fue la forma correcta, que no está en el marco de los derechos humanos ni de los estándares internacionales”.

La detención de los periodistas ocurrió en el marco del Día Internacional para ponerle fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, decretado por Naciones Unidas.

Cabe mencionar que en Honduras los periodistas críticos y que se atreven a cuestionar los actos de corrupción del régimen, son víctimas de violaciones a derechos humanos, además son criminalizados, un ejemplo claro es el caso de los periodistas Miriam Elvir y Cesario Padilla.


Piden revisión de medidas para Rommel


Defensores en Línea

Giorgio Trucchi l Rel-Uita

Esta semana, el joven maestro y preso político Rommel Herrera Portillo fue evaluado por un médico psiquiatra designado como perito por el tribunal, para determinar su condición mental y evaluar si podrá continuar su tratamiento de forma ambulatoria.

Rommel fue detenido el 31 de mayo del año pasado en el marco de una movilización de médicos y maestros. Fue víctima del falso positivo de la quema de unas llantas en la entrada de la embajada estadounidense en Tegucigalpa.

Acusado de los delitos de incendio agravado y daños, pasó injustificadamente casi cinco meses en una cárcel de máxima seguridad, hasta que en octubre de 2019 fue trasladado al hospital psiquiátrico “Mario Mendoza”.

La decisión fue tomada por el juez a raíz del dictamen de Medicina Forense, donde se evidenciaba “daño psiquiátrico condicionado por el aparecimiento de trastorno mixto de ansiedad y depresión”.

El equipo de defensa ha solicitado, en múltiples ocasiones, la revisión de las medidas cautelares para que el joven maestro pueda defenderse en libertad, calado en un ambiente familiar que le ayude psicológicamente.

Hasta el momento todas las solicitudes han sido rechazadas.

Bajo el ala del Cofadeh

En el marco de este nuevo proceso de revisión de medidas, el equipo defensor solicitó que a Rommel se le permita continuar su tratamiento de manera ambulatoria, bajo la responsabilidad del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh).

“El tribunal pide que se actualice la información sobre el estado mental de nuestro representado, y que el perito dé su opinión sobre un posible tratamiento ambulatorio”, explicó Karol Cárdenas, abogada del Cofadeh.

“Consideramos que ha transcurrido un tiempo prudencial en el cual Rommel ha cumplido la medida cautelar de internamiento, y que ahora necesita reencontrarse con la vida al exterior.

Al tribunal le estamos garantizando que va a continuar con su tratamiento y atención psicológica, pero en consulta externa del hospital psiquiátrico”, detalló Cárdenas.

Lamentablemente y faltando al principio de objetividad, tanto el Ministerio Público como la abogada acusadora que representa a la embajada estadounidense volvieron a solicitar el encarcelamiento del joven maestro.

Desde su detención hace casi 18 meses ha quedado claro que el gobierno de Honduras está usando el encarcelamiento de Rommel Herrera y demás presos políticos, como los ocho defensores del agua de Guapinol, para engendrar miedo en todas aquellas personas que luchan en las calles reivindicando derechos.

“Vamos a esperar el resultado de la evaluación del perito para luego proceder con la solicitud de revisión de medidas”, concluyó la abogada del Cofadeh.


Honduras debe planificar mejor sus viviendas


Radio Progreso

A criterio de Ramiro Lara, experto en gestión de riesgos de la Asociación de Organismos no Gubernamentales de Honduras, Asonog, hay un daño generalizado a la economía del país, donde los más afectados son los pobres.

“Hay un daño generalizado a la economía del país, a los medios de producción de nuestra gente y desafortunadamente los más afectados siempre son los más pobres y a quienes les cuesta más recuperarse del daño”, manifestó Lara

El experto dijo en Radio Progreso que es necesario repensar la planificación de las construcciones en el Valle de Sula. Señaló que la reconstrucción del país debe ser manejada por personas expertas, con criterio técnico y científico.

“Insistimos en que no podemos hablar procesos de desarrollo sin considerar este tipo de amenazas. Para el caso en el Valle de Sula se debe repensar qué hacer. En el Valle de Sula se deben construir pequeñas represas para riego o para sistemas eléctricos pero en un proceso de respeto a los derechos de la gente y que dichas construcciones sean de beneficio estatal y no de un grupito de empresarios”, dijo Ramiro Lara.

Sostuvo que se debe identificar en los municipios dónde construir y dónde no porque un plan verdadero debería tomar en cuenta las zonas de mayor vulnerabilidad.

“Aspiramos a tener un gobierno con funcionarios que tengan amor por este país, funcionarios con más visión. Actualmente hay una indiferencia gubernamental”, aseguró Ramiro Lara, experto en gestión de riesgos de Asonog.


Estéticas migratorias. Historia y definición


Campo de Relámpagos

Por Miguel Ángel Hernández 

El término estéticas migratorias, pretende dar cuenta de la dimensión estética de la experiencia de la migración y su impacto y visualización a través de las prácticas artísticas contemporáneas.

Aunque en su origen se encuentra en el debate en torno a lo global, la identidad, lo poscolonial, la memoria y los afectos —cuestiones presentes en el mundo del arte desde los años noventa—, el término como tal entra en escena a mitad de la década de 2000, y su inclusión se debe principalmente al trabajo de Mieke Bal, quien, a lo largo de ensayos, películas y exposiciones, ha ido dando forma poco a poco al concepto. (1)

Durante las dos últimas décadas, el término se ha expandido en el vocabulario artístico contemporáneo, y su empleo se ha generalizado para nombrar y definir algunas prácticas y actitudes artísticas relacionadas con la migración y la movilidad. Esta popularización del concepto en textos, exposiciones, cursos, incluso colecciones de libros (2), condujo en 2014 al editor de la célebre  Encyclopedia of Aesthetics, Michael Kelly, a platearse la necesidad de incluir la voz “Migratory Aesthetics” en la segunda edición, ampliada y revisada, de esta vasta cartografía del pensamiento sobre arte y estética publicada originalmente en 1998 (3).

Este capítulo presenta una versión en español de la entrada que escribí para dicha enciclopedia. Aunque apenas he modificado el texto original —que mantiene el formato descriptivo del diccionario—, sí que debo advertir de una pequeña dificultad en la traducción precisa del término. En realidad, la traducción lógica del inglés “migratory aesthetics” debería ser “estética migratoria” en singular. A priori, Aesthetics se refiere al campo filosófico que llamamos “Estética”. Sin embargo, en la formulación de Mieke Bal, la “s” no alude a ese campo filosófico, sino que indica un plural, una multiplicidad de formas de experiencia, una conectividad basada en los sentidos (4). Por esa razón, parece apropiado utilizar el plural y hablar de “estéticas migratorias”.

* * *

Cuando escribimos “estéticas migratorias” no nos referimos exactamente a una categoría estética, ni tampoco a un estilo o movimiento artístico, sino más bien a un campo de problemas, prácticas, situaciones y teorías. Se trata de un constructor complejo empleado para observar algunas transformaciones en las sociedades contemporáneas —la migración y su impacto estético—, pero también para describir y calificar las prácticas artísticas que dan cuenta de dichas transformaciones —no sólo a nivel de contenido, sino también en los modos de hacer y promover una sensibilidad migratoria—. Y, al mismo tiempo, las estéticas migratorias también conforman un campo intelectual, una actitud teórica, una manera de enfocar los problemas y un posicionamiento político de compromiso.

Las estéticas migratorias parten de la observación de la metamorfosis que la migración produce en el ámbito de la estética en las sociedades contemporáneas. Una mutación que, como ha sugerido Bal, tiene que ver, en esencia, con la transformación de las sociedades y los espacios por los sujetos migrantes, pero también con la transformación de los sujetos en los encuentros con esos espacios (5). Un movimiento doble que afecta en dos direcciones, puesto que no solo modifica los modos de experiencia, sino también los modos de sentir —la aisthesis, el ámbito de los sentidos y las emociones—. Como señalan Aydemir y Rotas, el constructor “Estéticas migratorias” sugiere “la implicación mutua de la dimensión estética de las prácticas de la migración y la dimensión migratoria de los procesos estéticos” (6) Es precisamente en este sentido en el que Mieke Bal entiende el término, más como un sentir plural que como un campo filosófico (7). Se trata, de este modo, de conducir la reflexión hacia caminos que devuelvan a la estética su viejo significado en el ámbito de la experiencia sensible y las emociones.

Las metáforas de la migración ya habían sido utilizadas ampliamente por la teoría contemporánea. Desde finales de los años ochenta, la sociología, la antropología, los usted los culturales o los estudios poscoloniales comenzaron a visibilizar y a dar importancia a la migración y a sus implicaciones en la cultura. Sin embargo, a través de una serie de ideas que enfatizaban el lado fatal y traumático de la migración: las teorías del desplazamiento, diáspora, exilio, el desarraigo… Por otro lado, también desde la teoría —tanto desde los desarrollos de las ideas de Deleuze y Guattari sobre el nomadismo (8) como del pensamiento sobre lo híbrido y el cosmopolitismo de autores como Homi Bhabha (9), se había producido una especie de idealización del universo migratorio, convirtiendo la metáfora en un lugar común que poco tenía que ver con la realidad. Las estéticas migratorias pretenden pensar la migración como un paso más allá de las visiones excesivamente negativas, y observan los efectos valiosos de la migración en las sociedades de acogida (la transformación estética a todos los niveles de la experiencia), pero no por eso dejan de prestar atención a la realidad que está detrás de la metáfora, y atienden a los desarrollos reales de la migración. De este modo, se sitúan más allá de la visión puramente victimista, pero también de la reflexión glorificadora.

Una de las articulaciones esenciales para romper estas visiones extremas se encuentra precisamente en el ámbito de la estética, en el terreno de lo sensible, en la experiencia de las emociones y los sentidos. Es precisamente ahí donde ese sentir trasciende lo temático. De manera que las estéticas migratorias no sólo tienen que ver con “el tema” de la migración, sino especialmente con cómo los modos de sentir y las experiencias migratorias se extienden a otros contextos, y sus estéticas llegan a ser claves en las transformaciones artísticas contemporáneas. A lo que se refieren, pues las estéticas migratorias son a los modos de sentir, de experimentar el tiempo, a los espacios, las memorias, las subjetividades…, a la experiencia estética del mundo, en definitiva, que puede considerarse definitoria de nuestro tiempo. Sin embargo —y esto también es importante— este modo de experimentar el mundo no siempre es evidente, sino todo lo contrario: en los discursos hegemónicos, esa experiencia heterocrónica, contradictoria e inestable suele ser anulada o mostrada de modo arquetípico y, en consecuencia, manipulada. Lo que estos nuevos sentires que son perceptibles pero que, sin embargo, no ocupan —aún— un espacio en los imaginarios y discursos acerca del presente y, por tanto, necesitan encontrar un lugar en el registro de la política.

Ese modo de sentir y experimentar —caracterizado por lo cercano, lo abstracto, el afecto, la emoción o la recuperación de lo puramente estético— es el que comienza a incorporarse también en un gran número de prácticas artísticas recientes. Como observó Kobena Mercer, desde finales de los años noventa, lo migratorio se convirtió en uno de los problemas centrales de las artes contemporáneas (10). Cuestiones como alteradas, raza, pero también desplazamiento, exilio, diáspora, extranjería o transculturalidad se convirtieron en elementos centrales de la reflexión artística, y muchos creadores comenzaron a trabajar como virtuales antropólogos o etnógrafos, mostrando las transformaciones de la subjetividad contemporánea y la presencia de nuevos lugares, tiempos, ámbitos y espacios de producción artística (11). Antologías como Over Here, por ejemplo, establecieron esos buenos mapas de la creación que, poco a poco, están siendo actualizados y redefinidos (12).

El arte por el que se interesan los teóricos de las estéticas migratorias se encuadra pues, en esos nuevos mapas del arte global. Pero va más allá de la pura representación de los otros, del mero contenido. No es sólo un arte “acerca” de estas problemáticas, sino que lo que verdaderamente interesa es cómo a través de las imágenes —pero también de los textos, en el campo literario— los artistas reflexionan y piensan lo migratorio como realidad, como metáfora, pero también como forma de experiencia.

El arte se configura aquí, pues, como un lugar de conocimiento y producción del mundo. No como un espejo que refleja lo social, sino como lo social en sí. Las estéticas migratorias parten, pues, de esta imposibilidad de separar el arte de la sociedad. Pensar como sugiere el antropólogo Johannes Fabian, no “sobre” sino “con” los implicados, llevar a cabo el análisis “a través” del corazón de las cosas (13). Ése podría decirse que es el cometido de las estéticas migratorias: pensar el mundo contemporáneo —e intervenir y actuar en él—  a través de las prácticas artísticas que incorporan la experiencia estética migratoria.

—————————-

Fragmento del libro: El arte a contratiempo. Historia, obsolescencia, estéticas migratorias, AKAL / Arte contemporáneo, Madrid, 2020.

Imagen de portada captura del video Don’t Cross the Bridge before you get to the River. Estrecho de Gibraltar, Marruecos-España 2008. Francis Alÿs en colaboración con Julien Devaux, Rafael Ortega, Felix Blume, Ivan Bocara, Jimena Blasquez, Roberto Rubalcava, Begoña Rey, Abbas Benhnin y los niños de Tánger y de Tarifa.

Notas:

Aunque la formulación no se encuentra en estado puro en ninguno de sus textos, podría decirse que su ensayo para la exposición 2Move: Double Movement/Migratory Aesthetics es uno de los lugares donde de modo más extenso se hace cargo del significado profundo del término (“Double Movement” en Mieke Bal y Miguel Ángel Hernández, 2Move: Double Movement/Migratory Aesthetics, Murcia, CENDEAC, 2008, pp. 15-80)

Véase por ejemplo la colección “Estéticas migratorias en el arte contemporáneo” del Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia.

Michael Kelly (ed.), Encyclopedia of Aesthetics, 6 vols., Nueva York, Oxford University Press, 2014.

Bal, “Double Movement”, cit., p. 19.


Medios comunitarios en tiempos de pandemia: Nueva normalidad, otra comunicación

Tiempo Argentino

Por Ernesto Lamas 

Los medios audiovisuales comunitarios siguieron al aire durante la pandemia por COVID-19 en Argentina. Cuál fue el rol de estos medios en el territorio nacional es la pregunta que atraviesa al informe elaborado por Ernesto Lamas.

(Foto: Diego Martinez)

...

(Foto: Telam)

Otros medios recorren el territorio y no son fantasmas, son los medios comunitarios que según la tradición, orígenes y pertenencias se conocen también como populares, alternativos, participativos, sociales, cooperativos, sindicales, indígenas y en ocasiones denominados “sin fines de lucro” aunque son mucho más que eso. En Argentina los proyectos pioneros nacieron en la segunda mitad de la década del ochenta. Los primeros años estos medios fueron legítimos y desde 2009 también son legales.

Entre las reflexiones bien intencionadas de estos días es recurrente la idea de “salir mejores” del aislamiento social, dicho como mandato, promesa o expresión de deseos. No queda muy claro qué significa y cuán consecuentes seremos con esos ideales que vislumbran un mundo más solidario, menos competitivo, respetuoso de la naturaleza y humanista. En lo referente al vínculo, uso, consumo y participación ciudadana en y con los medios de comunicación hay una oportunidad de reconocer a las radios y televisoras comunitarias como espacios de construcción democrática donde las y los oyentes pueden ser también parlantes, donde la agenda es alternativa, diversa y contrahegemónica, donde ejercer el derecho a la comunicación puede ser una práctica cotidiana.

Esos medios comunitarios tienen características que los distinguen desde sus orígenes. Una de ellas es transversal a todo el movimiento y es la de considerarse proyectos políticos y comunicacionales transformadores que nacieron con el objetivo de disputar la construcción de sentido, visibilizar injusticias, hacer públicos los reclamos de la comunidad y ejercer el derecho humano a la comunicación.

Salir mejores del aislamiento en lo referido a la interacción y vínculo con los medios de comunicación puede incluir la escucha y participación de y en medios comunitarios que cubren todo el territorio nacional.

En diálogo con 23 radios y televisoras comunitarias de todo el país pudimos identificar algunos atributos de estos medios puestos en práctica y profundizados en la coyuntura que vivimos.

Locales/Federales. Las radios comunitarias no repiten informativos de las emisoras de Buenos Aires como hacen muchas radios comerciales incluso en regiones con marcadas diferencias climáticas y poblacionales. Cuentan con sus propios reportera/os, corresponsales, cronistas que además de los comunicadores de planta estable suman a vecina/os que nutren de noticias a los programas y no tienen como finalidad solo el hecho de informar correctamente sino también buscar respuestas y posibles soluciones a los problemas.

Cercanas. En tiempos de distanciamiento social se resignifican las prácticas comunitarias. Los medios alternativos construyen su identidad articulada con la del pueblo, son parte de la historia de la comunidad a la que pertenecen y la expanden en sus contenidos, desde los dispositivos que disponen y en relación a otras acciones que suceden en cercanías. Emiten en pueblos y parajes donde no existe una cantidad de audiencia potencial -considerada razonable para los parámetros del mercado- a la que se le puedan vender contenidos y por lo tanto tampoco anunciantes que quieran promover sus productos.

Abiertas. Un micrófono abierto en tiempos de encierro permite saltar muros. Encender la radio fue para las audiencias una nueva forma de estar juntos al mismo tiempo que se respetaba el distanciamiento social. Lo que las radios alternativas de centros de salud mental o las radios en cárceles hacen desde hace décadas hoy se multiplica en cientos de emisoras que abren espacios especiales para que la comunidad exprese sus miedos, angustias, deseos y esperanzas.

Contrahegemónicas. La radio es un medio poderoso para la elaboración y multiplicación de los relatos del pueblo. A pesar de la crisis y de las dificultades las radios no detienen su contar(se), relatar(se) y lo siguen haciendo desde lo colectivo. Mientras los medios hegemónicos presentan a la solidaridad como algo pintoresco, pensado desde la neo beneficencia, los medios comunitarios le siguen dando densidad política a la idea de transformar la realidad desde su lugar de disputa de la palabra y la construcción de sentido.

Comunitarias. Medios que son parte de los pueblos porque caminan esas calles, hablan con esas palabras, conocen problemas y fortalezas de las comunidades, complementan la información de cercanías con la que llega desde organismos oficiales. Son parte de la comunidad y están hechos por la comunidad. Las radios y televisoras comunitarias desde siempre afianzan su pertenencia a la comunidad con principios de solidaridad que en este contexto crítico es necesaria más que nunca.

Intermediarias. Los medios comunitarios tienen las puertas abiertas tanto como sus micrófonos y en este momento ese acceso tiene múltiples finalidades. Son intermediarias con las diversas instituciones públicas que conviven en una comunidad y contribuyen a interlocutar con autoridades, funcionarios locales y nacionales y representantes legislativos de cada localidad, a los que entrevistan y cruzan al aire con las demandas o consultas de la ciudadanía.

Originarias. En Argentina hay 83 comunidades indígenas de 27 pueblos originarios en 18 provincias que tienen autorización para gestionar un medio de comunicación bajo la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En la actualidad están al aire más de 40 emisoras indígenas en 16 provincias en los que participan integrantes de 22 pueblos originarios. Esas radios y un canal de TV están haciendo campaña de prevención del Covid-19 en lenguas originarias. También sostienen programas educativos con los que complementan a las escuelas bilingües además de su programación habitual.

Educativas. Una vez declarado el ASPO decenas de radios comunitarias en todo el país comenzaron a recibir pedidos de maestras y maestros que imaginaron que por medio de la radio podían llegar a las casas de sus estudiantes aislados. De esta manera se logró sostener el vínculo de estudiantes que no contaban con teléfonos móviles o computadoras hogareñas para continuar con las clases a distancia.

Creativas. Los medios comunitarios en tiempo de pandemia no solo adecuaron el aire para informar, educar y prevenir sino también para acompañar y entretener a sus audiencias con espacios de ocio y recreación. Las radios comunitarias se han caracterizado desde sus orígenes por la difusión y promoción de expresiones musicales que no encontraban aire por falta de compañía discográfica o de contactos entre programadores. Las radios comunitarias visibilizaron innumerable cantidad de artistas populares que luego llegaron a los medios comerciales. Ponen música popular, privilegian músicos locales, promueven identidades regionales, rescatan ritmos y tradiciones ancestrales.

Tecnológicas. A la radio le predijeron la muerte muchas veces pero como la cigarra sigue viva y sonando. Hacer radio es inventar todo el tiempo las condiciones para su existencia, descubrir en los avances tecnológicos oportunidades más que amenazas. Las radios comunitarias buscan interlocutores nuevos, audiencias que escuchan la radio desde nuevos dispositivos. La consolidación de internet y las tecnologías digitales como el espacio privilegiado de mediatización de lo social plantea a las emisoras comunitarias el reto de pensar a la radio como una experiencia que se expande más allá de su emisión analógica en tiempo real y al hacerlo confirmar que la radio es todo lo que se parece a la radio.

Autogestivas. Las radios comunitarias en Argentina demostraron saber moverse en tiempos de crisis. Desde sus orígenes cuando emitían con precariedad legal, soportando cierres y decomisos, pasando por la imposibilidad de inscribirse legalmente como medios sin fines de lucro, hasta las crisis económicas de comienzos de siglo XXI y el ahogamiento durante la gestión de Mauricio Macri, las radios y televisoras populares se sostuvieron con la intervención de sus comunidades no solo territoriales sino también sectoriales. Son medios sin patrones, autónomos y autogestivos que siguen al aire por la fortaleza acumulada de sus proyectos y la legitimidad construida durante años y reclaman por sus derechos también en el plano de la sostenibilidad económica.

Enredadas. Las radios y televisoras comunitarias son medios de comunicación y son proyectos políticos que se proponen profundizar la democracia, contribuir a la construcción de un sistema con justicia social y juntas son parte de un movimiento que es mucho más que un “sector”. Los medios comunitarios comparten el horizonte de transformar las relaciones sociales de desigualdad económicas, de género, de orientación sexual, étnicas, culturales o de generación. Cada uno de estos medios con su particularidad y con las señales que los distinguen son parte de un mapa diverso de protagonistas, agendas, territorios y colores que tienen un punto de encuentro en las redes cuyo objetivo principal es potenciar acciones e incidencia. Las cuatro principales redes de medios comunitarios tienen presencia en todo el país: FARCO, AMARC, RNMA, CONTA. El espíritu colaborativo se pone de manifiesto en la producción de noticias y las corresponsalías compartidas entre las radios y canales.

Transformadoras. Los medios de comunicación son uno de los ámbitos en los cuales los sectores populares luchan por un espacio en la esfera pública. Por supuesto no son el único. Las distintas organizaciones de la sociedad civil, los mecanismos políticos tradicionales y las diferentes formas de lucha adoptadas por los movimientos son otros de los espacios en los que se dan las disputas por la resolución de los conflictos sociales y por la transformación de la realidad.

La democratización de la palabra pública implica en un primer término generar condiciones que garanticen el acceso y la participación de todos los ciudadanos y sectores sociales a los medios de comunicación. Democratizar las comunicaciones supone construir espacios en los que los lugares de la emisión y la recepción sean intercambiables. En este sentido no se trata únicamente de abrir los micrófonos para que todas y todos puedan hablar. El verdadero desafío es la generación de espacios en los que los intercambios permitan desencadenar procesos de transformación social.

Lo que viene. Radios y televisoras comunitarias son medios de comunicación y son proyectos sociales que acompañan, promueven y protagonizan procesos de transformación. Los medios comunitarios son parte de la historia y del presente de la comunicación social. También del futuro. Crean nuevos modos de interpelar a las audiencias con la diversidad y el pluralismo como bandera para sumar interlocutores y no seguidores. Con la conciencia de que cada nuevo emisor es un ataque a la concentración de medios tienen el desafío de consolidar sus redes y ocupar nuevos espacios.