jueves, 27 de enero de 2022

Empobrecida y con finanzas en bancarrota, así deja Calidonio a San Pedro Sula


Radio Progreso

El martes 25 asumió como alcalde de San Pedro Sula, segunda ciudad de importancia en Honduras, Rolando Contreras, el vicealcalde Omar Menjívar y el cuerpo de 10 regidores. El acto se realizó a puerta cerrada en el salón consistorial de la municipalidad hasta donde llegaron los invitados de las autoridades salientes y entrantes. No hubo presencia de medios de comunicación. 

Sin embargo, Rolando Contreras, esta tarde recibió la banda municipal y el bastón de mando porque prestó su nombre y fotografía en la papeleta electoral para sustituir a su hermano Roberto Contreras quien ocupará la silla municipal una vez tome posesión la presidenta Xiomara Castro.

De acuerdo a lo manifestado por los ediles se esperará la primera sesión de corporación para interponer la renuncia y luego se presentará ante la Secretaría de Gobernación, Justicia y Descentralización. A renglón seguido será la coordinación del Partido Libertad y Refundación quien proponga ante Gobernación a Roberto Contreras como alcalde y Menjívar como vicealcalde.  

La administración saliente estaba presidida por el nacionalista Armando Calidonio, que culminó su período como alcalde luego de 8 años al mando de la ciudad capital industrial. Entre tanto, Rolando Contreras será el alcalde número 124 y cuando asuma su hermano Roberto según la historia, el 125.

Una ciudad vulnerable y endeudada

En la actualidad San Pedro Sula es altamente vulnerable a las inundaciones y está en medio de una profunda pobreza. Además de una deuda de más 5 mil millones de lempiras con la banca privada y con una carga salarial de 4 mil 800 empleados. Esos son los problemas que deberá atender urgentemente Contreras.

De acuerdo a Roberto Contreras, datos preliminares indican que cuando Calidonio tomó la municipalidad en 2014 tenía 1,800 empleados y una planilla de 32 millones de lempiras. Sin embargo, dejará como herencia 4,800 empleados, lo que significa una erogación de 100 millones en pago de salarios.

En ese sentido, Contreras junto la corporación municipal anuncia que entre mil y mil 500 puestos de trabajo desaparecerán debido a que son “paracaidistas” (personas que cobran un sueldo entre 12 y 15 mil lempiras sin presentarse a trabajar). De acuerdo al vicealcalde electo Omar Menjívar estas personas sólo llegan a firmar cada mes a la alcaldía.    

También anuncian el recorte de 15 altos funcionarios que tienen salarios de más de 100 mil lempiras, para tener mayor alivio del presupuesto municipal que para este 2022 es de 4 mil 464 millones de lempiras, 3.8 % más que el del año 2021.


Grúas y nuevo edificio municipal

Esta semana la nueva corporación municipal anuncia la eliminación de las grúas que andan llevándose los vehículos mal estacionados en el centro de la ciudad. Actualmente a cualquier persona que se le decomise su automóvil de esta forma debe pagar una multa de 3,900 lempiras lo que se considera un abuso para el bolsillo de los contribuyentes.

Así mismo Contreras anuncia que buscará comprar el emblemático edificio del Hotel Sula, que desde el 2021 dejó de funcionar por falta de huéspedes. El nuevo alcalde dijo que esta instalación cuesta seis millones de dólares, pero podrían negociarla en cinco y que necesitan otros dos millones para remodelar totalmente.  

Contreras aseguró que actualmente la municipalidad paga 6 millones de lempiras en renta para varias dependencias y en distintas zonas de la ciudad, lo que vuelve tedioso y lento los trámites.  Por lo tanto, con la adquisición del edificio se pretende centralizar todas las dependencias municipales para que cualquier trámite se pueda realizar en el mismo lugar.

Entre tanto, el vicealcalde Menjívar, indicó que otra proyección de la nueva administración municipal será dignificar los sectores más pobres de San Pedro Sula. “Llevaremos proyectos de saneamiento, agua potables y desarrollo humano, a los sectores de Chamelecón, Rivera Hernández, Cofradía y los asentamientos ubicados en los bordos.   


San Pedro Sula empobrecida

Con más de un millón de habitantes, San Pedro Sula es la segunda ciudad más importante del país y el motor de la débil economía al generar aproximadamente el 58 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Honduras. Sin embargo, “el desarrollo económico ha sido para unas pocas familias en detrimento de la mayoría que se hunde entre la precariedad económica y la violencia”, manifestó el vicealcalde electo Omar Menjívar. 

El contar con gran industria, San Pedro Sula es una de las ciudades más receptoras de hondureños de los departamentos más pobres del país. Sin embargo, es la mayor expulsora de migrantes porque no lograron las oportunidades que buscaban. En los últimos cuatro años desde esta ciudad se han formado caravana tras caravana de migrantes.  Huyen de la violencia, la pobreza, la corrupción y el caos. Realidades que son palpables en las calles de los barrios y colonias.

La capital Industrial fue el epicentro de la pandemia del COVID-19. Y por si fuera poco, también en una de las ciudades más dañadas por los huracanes Eta e Iota que dejaron muerte y centenares de colonias en ruinas al permanecer bajo agua por más de dos semanas consecutivas en noviembre del 2020.

Bordos llenos de miseria económica  

En San Pedro Sula habitan más de 100,000 (cien mil) personas, en los empobrecidos asentamientos de los bordos, cifra que representa cerca del 10% de la población de la ciudad. Es aquí donde levantan los mayores cinturones de miseria, inseguridad y hacinamiento.

Las familias que habitan ahí han construido improvisadas casitas de pedazos de madera y lámina vieja. Los bordos son parte de las obras de protección de los ríos que atraviesan la ciudad y en su mayoría sus corrientes se componen de aguas que se mezclan con todos los residuos de las residenciales y la industria, que además no tiene ningún tipo de tratamiento para sanearla. 

En estas zonas la niñez crece sin espacios para para desarrollarse. Las estrechas calles de tierra solo las dividen los extremos de los bordos y las familias se ven afectadas por la inexistencia de los servicios básicos. La electricidad está porque la han llevado hasta sus viviendas de manera irregular. Las personas se las ingenian para colocar un tendido eléctrico improvisado, que en muchos casos pone en peligro sus vidas.

La población de San Pedro Sula tiene grandes expectativas en las nuevas autoridades municipales y centrales. “Necesitamos que los regidores y el alcalde no vengan hacer negocios con las obras o robar el dinero del presupuesto.  Queremos que ellos tengan un alto sentido de amor al pueblo sampedrano ya que la inversión en la ciudad necesita ser llevada a los sectores más pobres”, indicó el sociólogo Cesar Ramos.  


Nueva crisis en Honduras. Eligen dos juntas directivas en el Congreso Nacional


Radio Progreso

El diputado Luis Redondo, juramentado presidente de una de las dos juntas directivas del Congreso Nacional.

A cuatro días de la investidura presidencial de Xiomara Castro Sarmiento, Honduras es sumergida en una nueva crisis política con la elección de dos juntas directivas en el Congreso Nacional.

Honduras caminaba con la esperanza de que el 27 enero, con la toma de posesión de Castro Sarmiento, salía de 12 años de gobiernos dictatoriales y comenzaba la transformación.

Sin embargo, la determinación de 18 diputados de Libertad y Refundación (LibRe) de no cumplir el pacto entre Castro Sarmiento y Salvador Nasralla, tras formar una alianza a nivel presidencial en octubre de 2021, para el nombramiento del presidente del Congreso Nacional, provocó la elección de dos juntas directivas legislativas, una encabezada por el diputado Jorge Cálix y otra por el diputado Luis Redondo, ambos proclamados titulares de ese poder del Estado.

Redondo, reconocido por la presidenta Xiomara Castro y legitimado por la ciudadanía, nombrado en el Hemiciclo Legislativo, aseguró que su gestión representará los intereses de la población y no a los intereses de quienes obedecen a las estructuras criminales.

“Ellos están obligados a asistir al Congreso Nacional. La Ley Orgánica del Congreso Nacional nos faculta para cuando un propietario no esté presente se integra y lo representa el suplente”, manifestó Redondo en respuesta a la posibilidad de sesiones alternas.

En una sesión paralela, convocada cinco minutos antes de iniciar, realizada en el club social Bosques de Zambrano a 40 minutos de la capital Tegucigalpa, Jorge Cálix fue nombrado presidente por la bancada nacionalista, diputados liberales y los 18 parlamentarios expulsados del Partido Libre.

Cálix insistió que su junta directiva estará al servicio de la presidenta Xiomara Castro: “serán los hechos los que dejarán claro de qué lado está esta junta directiva y este Congreso; esta es una junta sin injerencias, libre de imposiciones que surge con el respaldo de 80 diputados propietarios”.

La abogada Fátima Mena, diputada del Partido Salvador de Honduras, afirmó que el nombramiento de Luis Redondo es en base a la Constitución de la República y la Ley Orgánica del Congreso Nacional y calificó de vergonzosa la convocatoria a última hora hecha por Jorge Cálix.

“Los disidentes hicieron una convocatoria ilegal con la intención de crear un Congreso paralelo, la Constitución establece que será el Congreso Nacional donde se llevará acabo la sesión”, señaló Mena.

Yuri Sabas, diputado del Partido Liberal, pese a que firmó la moción para la elección de Luis Redondo como presidente del Congreso Nacional, pide que se realice una nueva elección con la designación de una tercera persona.

“Qué tanto es el amor a ese puesto, que ponga a una tercera persona si es necesario, pero que resuelvan el problema por Honduras y que permitan que doña Xiomara tenga margen de maniobra”, dijo Sabas.

La diputada de Libertad y Refundación, Xiomara Hortensia Zelaya, al ser consultada sobre la posibilidad de diálogo con sus ex compañeros de bancada, comentó que están llamados a respetar y respaldar el voto popular: “es momento de construir la unidad de la familia hondureña, no continúen provocando divisiones; están llamados a la refundación de un pueblo”.

El pueblo se convocó en el Congreso Nacional en respaldo a la junta directiva que preside Luis Redondo.

Incapacidad para el diálogo

A criterio del abogado y analista Celso Alvarado, la crisis política dentro del Congreso Nacional deja en evidencia la poca capacidad de diálogo, puesto que se ha compenetrado el sistema autoritario y de imposición que viene desde el golpe de Estado de 2009.

Alvarado agrega que, frente esta situación, los retos para la presidenta electa Xiomara Castro Sarmiento, cuando su gobierno entre en funciones, serán tratar de democratizar la sociedad y las instituciones, “esperemos que eso permeé el Congreso y sea un lugar de debate”.

Por su parte, el general Ramón Sabillón, exdirector de la Policía Nacional, considera que la situación en el Congreso Nacional son coyunturas históricas, al tiempo que asegura que el país no está en una total crisis política.

Sabillón descarta que la intención sea un golpe de Estado contra Castro Sarmiento: “golpe es la omisión total de un poder auspiciado por un grupo y al margen de la ley y eso no ha pasado y se ha hecho valer el Estado de Derecho”.

Aseguró que la Policía Nacional y todas las fuerzas de seguridad del Estado “están empeñados en el dispositivo –seguridad del 27 de enero- y ellos están 100% con los programas de gobierno”.

Con el nombramiento de dos juntas directivas en el Congreso Nacional, las cuales han convocada a la instalación de la primera legislatura este martes, Honduras se enfrenta a un nuevo ciclo de falta de legitimidad que pone en precario el gobierno de la presidenta electa, Xiomara Castro Sarmiento, el que entrará en funciones del 27 enero.


Cuatro décadas en busca de verdad y justicia para los jóvenes detenidos desaparecidos en el Guasaule


Defensores en Línea

Por Riccy Ponce 

El 24 de enero de 1982 cuatro madres esperaban a sus hijos que regresaban de Panamá y Nicaragua por la frontera del Guasaule, y desde hace cuarenta años siguen en la espera.

Los cuatro jóvenes no regresaron a su hogar porque al entrar al país, las fuerzas de seguridad del estado los detuvieron y desaparecieron, solamente por luchar por sus derechos y soñar con una Honduras libre para las futuras generaciones.

Los cuatros jóvenes que se transportaban en autobús TICA BUS era los estudiantes Francisco Samuel Pérez Borjas (21), Julio César Méndez (21), Enrique López Hernández (23) y María Ediltrudis Montes.

Desde ese 24 de enero su familia no volvió a saber nada de ellos, pero cuarenta años después continúan su búsqueda, por verdad y justicia, y, sobre todo, saber que pasó, que hicieron con ellos.

Estos jóvenes tenían algo en común, sus convicciones, soñaban con un país diferente, con heredarles a sus hijos una patria grande, llena de posibilidades.

En el caso de Enrique López, al momento de ser detenido desparecido por la seguridad del estado hondureño, tenía 23 años, una compañera de hogar y un hijo llamado Lenin Enrique López, quien era muy pequeño para poder recordar los momentos que un hijo debe vivir con su padre.

“Es un poco complicado, siempre he dicho que la vida me regaló un montón de padres un montón de madres, aunque tengo a mi madre, mi familia, mi abuela, mis tíos, mis tías, hicieron las veces de mi padre, sin embargo siempre hace falta como esa figura paterna a quien uno le puede llamar papá”.

Al momento de la desaparición de su padre, Enrrique era solamente un bebe, pero aprendió a conocerlo a través de su madre Beatriz Martínez y de su abuela Liduvina Hernández, actual presidenta del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH).

“Yo era un bebé cuando él desapareció, sin embargo, mi familia entera me hicieron conocerlo, me hicieron inclusive hasta cierto punto no extrañarlo, siento que conocí su lealtad por su país y un ser humano brillante, eso es lo que puedo decirle de Enrique López”.

Lenin Enrique, a cuarenta años de la desaparición de su padre, no creció en un mundo lleno de odio, lleno de resentimiento y lo único que exige es justicia y que algún día se sepa la verdad.

“No crecí en un mundo llevo de odio, aunque estaba Enmedio de ese mundo, no crecí odiando a nadie, creo que al igual que lo ha hecho mi abuela, mi madre y toda mi familia, es lo que pide y quisiera un día saber la verdad y que se castigue a los culpables “.

Enrique estaba afiliado al Sindicato de Trabajadores de Envases Industriales Sociedad Anónima (STEISA). Tenía un lugar especial en nuestras vidas y ahora también lo tiene en la historia de la patria.

Otro de los cuatro jóvenes detenidos desaparecidos en la frontera del Guasaule es Samuel Pérez, quien es descrito por su familia como un buen muchacho como se dice siempre, y un poco más todavía, no toleraba las injusticias y las combatía. Siempre estuvo al lado del pueblo.

Su hermana Nohemi Pérez, que en ese entonces tenía 14 años, luchó junto a su madre por encontrar a su hermano, y hoy, a cuarenta años, ha permanecido en esa lucha por encontrar verdad y justicia.

“Esta lucha ha sido permanente desde hace cuarenta años en busca de verdad y justicia, y de igual manera que los responsables de estos hechos sean juzgados. A nuestros cuarenta años permanentes no podemos decir que nos sentimos decepcionadas, que nos sentimos frustradas, porque sí hemos logrado muchos objetivos con el desaparecimiento de estos cuatro jóvenes que fueron secuestrados y desaparecidos en la aduana del Guasaule en 1982, sino también con el resto de más de un centenar de personas desaparecidas en los cuales el COFADEH se ha formado por esta causa justa, para seguir en esta lucha”.

Para la hermana de Samuel, esta situación por la que han pasado durante cuarenta años no ha sido fácil, a pesar de que ya son cuatro décadas lo sigue recordando como si hubiese sido ayer.

No ha sido fácil, yo hasta el momento más bien creo que fue ayer, mantenemos siempre ese dolor de saber que ha pasado con él, que ha pasado con los otros jóvenes desaparecidos, de hecho, COFADEH como organización ha mantenido esa fortaleza de que sigamos la lucha, que sigamos manteniéndonos juntas”.

Nohemí Pérez señala que como familia y como el COFADEH siempre han denunciado a los perpetradores y que a pesar de que aún no han sido juzgados, mantiene la esperanza de que un día reciban su castigo.

“Déjeme decirle que en estos cuarenta años el COFADEH y familiares siempre hemos mencionado a los responsables de este caso, que los gobiernos no hayan querido cumplir con su deber de juzgarlos por estos crímenes, por estos hechos de lesa humanidad. esto ya es otro problema, porque hay intereses propios, sabemos que la APROH fue formada para eso para desestabilizar a las personas que querían una Honduras diferente; tenemos a un (Oswaldo) Ramos Soto mencionado, a Billy Joya a Alexander Hernández, le puedo seguir mencionando muchos más y allí andan libres   y no hacen nada”.

Julio César Méndez Zavala, un gran deportista y un estudiante ejemplar en el instituto Central Vicente Cáceres de Tegucigalpa, también fue desaparecido. La historia lo involucró temprano, como muchos jóvenes, en la tarea de construir la identidad perdida de un país sometido. Tenía 21 años de edad.

El 24 de enero de 1982, lo secuestraron en la aduana El Guasaule al ingresar al país en compañía de sus amigos y compañeros Samuel Pérez, Ediltrudis Montes y Enrique López.

Igual que Samuel, su inseparable amigo de barriada y de colegio, era dirigente estudiantil, reconocido por su abnegación y honestidad.

La historia de Honduras también registra muchas mujeres que lucharon por el país sometido, que fueron desaparecidas. Ediltrudis Montes es una de las muchas mujeres valientes víctimas de la desaparición forzada.

Las autoridades de Honduras negaron todo conocimiento de su suerte o de su paradero, pero según su hermana Cristina Montes, quien tuvo acceso al listado de pasajeros que se transportaban, comprobó que María Ediltrudis Montes y los otros tres jóvenes venían en esa unidad de transporte.

La primera noticia que yo tuve q que fue estando yo en Minas de Oro; yo siempre oraba al señor por saber de ella lo que había pasado, saber dónde estaba porque se había callado, porque no había dicho nada, ni había entrado en día que nosotros la esperábamos, el día que había dicho que fue el 24 de enero que ella iba a llegar a Honduras.

Agregó que una de las primeras cosas que hizo al enterarse de lo sucedido con su hermana fue ir a la empresa de buses por las que ella ingresó al país.

“Una cuñada fue a visitarme a Minas de Oro en Comayagua y me dijo que estaba desaparecida. Entonces yo me vine a Tegucigalpa a querer buscarla y una de las cosas que en una ocasión hice fue ir a la empresa donde ella viajó a suplicarles que por favor me dijeran que, si en realidad había viajado mi hermana ese día, entonces siempre me lo negaban, me decían que no y que además ellos tenían prohibido dar datos de sus viajeros”.

A pesar de la negativa de la empresa para darle algún tipo de información siguió insistiendo hasta que un día una muchacha de la que no supo ni su nombre le enseñó la lista de pasajeros que ingresaron ese día a Honduras.

Cristina, a causa de exigir la aparición con vida de su hermana, su familia tenía miedo de que algo le pasara y la ayudó a salir del país, y desde el exilio continúa la exigencia de verdad y justicia.

Han transcurrido cuarenta años, mismos en que sus familiares no han dejado de luchar, de exigir justica y verdad, porque aún no pierden la esperanza de saber que pasó con cada uno de ellos. Y se siguen preguntando ¿dónde están?

Muchas madres han muerto con la esperanza de saber qué pasó con sus hijos, pero el COFADEH sigue su lucha por verdad y justicia, por las que hoy ya no están.


Querido Pablo


Defensores en Línea

Hace muchos años nos encontramos hermano, desde cuando ya éramos razonables, riendo entre los caminos llenos de abundancia de agua en aquellos inviernos, camino hacia la escuela con nuestros pies descalzos, felices de nuestra niñez.

Fuiste tomando la idea de ser solidario, sonriendo al mirar los montes y las montañas enigmáticas que nacieron en ti mi hermano, sin olvidar quien nos creó, tu pasión nació con la naturaleza que pronto llamamos nuestra madre tierra o nuestra segunda madre o casa común.

Hubo llanto en el proceso que viviste, pero tus lágrimas creían en hacerte fuerte, cada día más fuerte con la gracia del espíritu santo y las energías de los mártires, que habían luchado por una justicia justa equitativa.

La luz que emana tu alma opaca la intención del que de un pueblo se quiere aprovechar, la luz de tu espíritu opaca su maldad.

Mi hermano Pablo Isabel Hernández R compartes la gloria de nuestro Jesús de Nazarret; pensaste que el trabajo no era el interés de poder si no de construir un reino sediento de justicia. Te has unido al coro de mártires santos y santas y junto a ellos acompañaras los procesos de nuestro pueblo, nos acompañaras con tu espíritu valiente.

Desde el cielo miraras brotar esa semilla de justicia que siempre soñaste, con tu sangre derramada nacerán brotes de justicias y tu espíritu se alegrara y esa alegría llegara a un pueblo que siempre te quiso y te quiere siempre.

Eliminaron tu cuerpo, pero no tus ideales. Un día dijiste que ser sobornado era un pecado que se cargaba ante la mirada de un pueblo que recibía migajas siendo engañado, pensaste con toda seguridad que muchos niños necesitaban un oxigeno limpio y luchaste por ello, en nombre de Dios pensabas que la tierra no era para negocio al mejor pastor, tu sangre derramada en esta tierra dará el fruto anhelado en tu vida.

Hasta el cielo mis hermanos te decimos eses nuestro santo y mártir y estarás siempre con nosotros te extrañaremos físicamente, pero en espíritu estarás con un pueblo con un proceso de comunidades eclesiales de base que recordaran tus ideas.

Me despido con tu lema de siempre: Un pueblo unido jamás será vencido.

Pablo Isabel Hernández Rivera hasta la victoria siempre.

De tu hermano Alejandro Hernández Rivera


Ya asesinaron la verdad. ¿Ahora la posverdad asesinará la democracia?


Estrategia

Por Aram Aharonian *

Decía Ryszard Kapuściński que cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.

 Lo cierto es que siempre fue muy difícil estar bien informado, pero ahora es peor, porque las redes suman más confusión y más ruido: no imponen una versión dominante (que sigue en manos de los medios hegemónicos) ni son –por ahora- el medio dominante.

Alrededor del mundo, una inmensa gama de organismos gubernamentales y partidos políticos están explotando las plataformas y redes sociales para difundir desinformación y noticias basura, ejercer la censura y el control, y socavar la confianza en la ciencia, los medios de comunicación y las instituciones públicas. Hoy tropas de ocupación cibernéticas globales manejan  la organización mundial de la manipulación.

Y mientras las corporaciones mediáticas hegemónicas desarrollan sus estrategias en nuevos campos de batalla donde se pelea con nuevas armas, los medios populares todavía parecen enfrentarlas en esta guerra cultural, con arcos y flechas.

Y el problema se agudiza porque el periodista o el periodismo han perdido el monopolio de la información, dado que cualquier ciudadano puede producirla. Es, potencialmente, productor y consumidor y eso nos enfrenta a la pregunta ¿qué es ser un periodista, qué tiene de particular ser periodista? En la televisión, en las redes, vemos que cualquiera cree que es periodista. Gabriel García Márquez aseveró –cuando recibió el Nobel en 1982, hace 40 años- que el periodismo es “el mejor oficio del mundo” …

El mundo ha cambiado vertiginosamente y a muchos nos (les) cuesta adaptarse a las nuevas realidades. Los medios gráficos (la prensa escrita) no se sustentan y cada vez son menos leídos: de estar en todos los quioscos, los que soreviven pasan a estar sólo en internet. Hoy se habla de un periodismo posindustrial: donde antes había unos imperios mediáticos, basados en la influencia de la prensa escrita, hoy quedan ruinas.

Pero la televisión también pierde audiencia: ningún canal tiene decenas de millones de telespectadores, ya sea por la multiplicidad de la oferta, de las posibilidades de comunicar o, simplemente de nuevas formas de ocio. Pero la hegemonía la mantienen las cadenas, los conglomerados, que han hecho de los canales de noticias la fuente de desinformación de sus audiencias -entre otras cosas- para que se vuelquen al pasatismo.

Si un ciudadano gasta tres horas diarias en las redes sociales, es obvio que no está viendo televisión (quizá sí películas por streaming).

Muchos confunden –desde símiles de periodistas que “aprenden” el oficio en internet a presidentes- la propaganda y la publicidad, con estrategia de comunicación. Una estrategia no significa dar respuesta puntual a cada situación, a cada emergencia con mensajes coyunturales. Es saber anticiparse prospectiva y proactivamente a su aparición y sus impactos en el corto, mediano y largo plazo, señala Adalidad Contreras.

La concepción más tradicional de una estrategia de comunicación sugiere acciones de sensibilización y persuasión conductual a través de la difusión sostenida de mensajes, que supone participación de los sujetos sociales desde sus sentipensamientos para acciones transformadoras de los sentidos de vida.

Las estrategias de comunicación se hacen para lograr objetivos, para ganar batallas simbólicas que en situaciones de crisis comportan en el mismo nivel tres dimensiones: información trascendente, mediaciones pedagógicas y gestión de la comunicación.

La información trascendente confronta la desinformación y la mala información basadas en mensajes que alimentan las vulnerabilidades, cuestiona los estilos sensacionalistas que banalizan, así como las infoxicaciones que confunden y los fakenews que incrementan los contagios y las letalidades sociales.  Se estructura con información clara, precisa, oportuna, veraz, respetuosa, útil, explicativa y convocante, acompañando a la ciudadanía para avanzar desde allá, desde los sentidos comunes., señala Contreras.

Si usted quiere ser periodista, no vea la televisión. Entre las series que han invadido nuestras pantallas, en las de trama política nunca faltan periodistas en roles principales, pese a que en la vida real el periodismo se siente un poco marginado. En las series «House of Cards», «Scandal», «Marsella» o «Superviviente designado», los periodistas son actores permanentes e influyentes, a quienes los políticos temen, sufren e intentan utilizar en distintas dosis.

El periodismo solo es un poder más completamente intoxicado por las dinámicas que emanan del capital, habrá medios más decentes y periodistas en quienes confiar.

“El relato” que sustituye al periodismo crea una narración de los hechos al gusto del consumidor. Eliminada la función crítica de la prensa se puede deformar la realidad, exagerar los problemas, prometer paraísos inexistentes o mandar al paredón a cualquier personaje que no sea de su gusto. No importa la verdad cuando no hay nadie que la diga para que alguien la pueda escuchar. A eso hoy llaman la posverdad.

La revolución tecnológica ha traído también una proliferación de nichos ideológicos, de sectarismo que actúa como caldo de cultivo del odio, la xenofobia y el racismo. Es frecuente que los usuarios de las redes sociales no las usen para acceder al mundo de conocimiento, sino para interactuar entre el reducido círculo de los que son como yo, y así los prejuicios se retroalimentan y ascienden a la categoría de doctrina incuestionable. O son manipulados por inescrupulosos gobernantes (Donald Trump, Jair Bolsonaro).

Hace rato que los operadores de las redes sociales abandonaron los 140 caracteres de la escritura para ir a esfera icónica, a la imagen (fotos y videos). El ciudadano tiene la ilusión de que tiene el control de estos medios, fáciles de utilizar, relativamente baratos y porque estos dispositivos permiten tener una centralidad que hasta ahora no tenía el ciudadano, que era pasivo ante los medios, sólo recibía información.

Hoy cada uno es un pequeño mosquito, comentaba Ignacio Ramonet, pero tiene la posibilidad de construir un enjambre que puede actuar unido. Este enjambre puede –desde la base de los amigos de cada uno, comunicar a millones de personas. O no. Pero ese enjambre puede ser atacado por un virus, que lo lleva –sin quererlo- quedar al servicio de una “inteligencia” que está manipulando el grupo, el enjambre.

Esa es la explicación teórica. En lo que respecta a la comunicación popular, las redes sociales no han logrado el objetivo de masificar los mensajes y menos aún de democratizar la información y la comunicación. Se hace difícil elaborar una agenda propia, una línea editorial compartida, unívoca, se desconoce a qué masa crítica se dirigen los mensajes. Hay mucho voluntarismo y poco profesionalismo; cada uno prefiere ser cabeza de ratón, sin entender la necesidad de crear redes, de forma de asegurar la masificación de los mensajes.

Hoy el ritmo normal de la información ya no es 24 horas, es la instantaneidad. El periodista era analista de un período, pero hoy el período es el instante: el mensaje se dirige a las emociones del ciudadano, no al raciocinio; no hay tiempo ni lugar para el análisis. Y así, en estas guerra culturales de cuarta y quinta generación, se van imponiendo los imaginarios colectivos.

Hoy en día, en nuestra América, la dictadura mediática intenta suplantar a la dictadura militar. Los grandes grupos económicos usan a los medios y deciden quién tiene o no la palabra, quién es el protagonista y quién es el antagonista. El que más vocifera contra los cambios de nuestras sociedades, contra los cambios de modelo económico, social, político, contra las transformaciones culturales, es quien logra más pantalla, mientras intentan que las grandes mayorías sigan afónicas e invisibles, sin voz ni imagen.

Los intentos de definir la democracia mediante instrumentos normativos en el derecho internacional, como la “Carta democrática” de la OEA, enmascaran políticas intervencionistas para alterar los asuntos internos de otros estados, con la intención de torcer su voluntad y obtener la subordinación a algún agente o potencia externa.

El frente conservador –que detenta el poder en buena parte de nuestras sociedades y se resiste por muchos medios a abandonar cuatro centurias de usufructo del poder– sostiene que el planteamiento de una democracia participativa no es viable porque el exceso de demandas terminará provocando una sobrecarga del sistema y la consiguiente crisis de autoridad o de gobernabilidad. Traducido, expresa el temor a que las mayorías puedan participar en la confección de su modelo de vida, de desarrollo.

Para ellos la solución es menos democracia, apelar a elites “lúcidas” y seguir los dictados de los organismos multilaterales de crédito (FMI, Banco Mundial), que garantizan la dependencia. Los  grandes grupos mediáticos ya no se proponen ser un cuarto poder ni denunciar los abusos contra el derecho, ni corregir las disfunciones de la democracia para pulir y perfeccionar el sistema político. Son parte del poder.

Disculpe: y, entonces… ¿De qué estamos hablando cuando reclamamos la democratización de la comunicación y de la información?

El periodismo ¿es imprescindible?

El periodismo es imprescindible para la convivencia en una sociedad libre, para el equilibrio de poder necesario en una democracia, por lo menos en una democracia liberal, formal. Sin el periodismo desaparecería la crítica ordenada, y sin la crítica se caería en el imperio de la arbitrariedad y el miedo, nos explican dese el norte.

El consumo de noticias es cada vez más digital y la inteligencia, artificial. El análisis de la big data (que permite a la información interpretarse a sí misma y adelantarse a nuestras intenciones) y los algoritmos de la “caja negra” son utilizados para poner a prueba la verdad y la confianza, las piedras angulares de la llamada sociedad democrática occidental.

Sin dudas la prensa ha cometido muchos errores,  aun cuando ha sido un componente esencial de las democracias liberales desde su nacimiento. En las últimas décadas, el periodismo ha vivido en ocasiones en un pedestal de éxito, se ha separado en exceso de la sociedad a la que -se supone- se dirigía y ha utilizado de forma algo arrogante el enorme poder del que ha gozado (hablo en pasado).

Esa arrogancia no es solo de los patrones, sino que es muy visible también en algunos entornos dominados por periodistas que pontifican, toman partido y dan lecciones de moral en cualquier escenario, a todas las horas del día y sobre cualquier asunto que se tercie, dice el analista español Antonio Caño.

Pero los comunicólogos están preocupados por el intento de eliminación del periodismo, su sustitución por lo que ahora se llama “el relato”, la sustitución del esfuerzo profesional de la enumeración de los hechos, por la imposición de una narración creada al gusto del relator y del consumidor. Eliminada la función crítica de la prensa se puede deformar la realidad, exagerar los problemas y prometer paraísos inexistentes. Y a veces no se logra diferencias la realidad real de la realidad virtual.

Manipulación

Un informe de la Universidad de Oxford (Challenging Truth and Trust: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation), confirmó que la manipulación de la opinión pública sobre las plataformas de medios sociales se ha convertido en una amenaza a la vida pública, el menos en 48 países. En 2017, el primer inventario de las tropas de ocupación cibernéticas globales arrojaron luz sobre la organización mundial de la manipulación de los medios de comunicación social por gobiernos y actores de partidos políticos.

En cada país, se constató que al menos un partido político o agencia gubernamental usaba los medios de comunicación social para manipular a la opinión pública nacional, en países donde los partidos políticos diseminan desinformación durante las elecciones, o donde la institucionalidad se siente amenazada por noticias basura e injerencia extranjera en los asuntos internos, y desarrollan sus propias campañas de propaganda cibernética.

En una quinta parte de estos 48 países, sobre todo en los del sur global, se hallaron pruebas de campañas de desinformación operando sobre las aplicaciones de chat como WhatsApp, Telegram y WeChat., un gran negocio, donde gobiernos, fundaciones, ONG y partidos políticos han gastado más de 500 millones de dólares en investigaciones, desarrollo e implementación de operaciones psicológicas y manipulación de la opinión pública a través de internet.

En algunos países, esto se incluye bajo la extremista consigna de “esfuerzos para contener al extremismo”, pero, en la mayoría esto implica la propagación de noticias basura y desinformación durante las elecciones, las crisis militares y complejos desastres humanitarios.

La destrucción democrática

La mentira, la sobreinformación y la desinformación son armas de destrucción de la democracia –incluso de la formal, la liberal-, y campean a sus anchas en los medios masivos de comunicación, dominados por grandes empresas nacionales y/o trasnacionales, y por las redes sociales.

Sobreviven algunos medios (que no son mayoría) que se niegan a eliminar la función crítica de la prensa, impidiendo que se deforme la realidad a capricho del informante o de sus patrones, exagerar los problemas al mejor estilo sensacionalista, amarillista, manipular los datos al mejor estilo del quipo comunicacional de Donald Trump, y prometer soluciones fáciles y paraísos inexistentes.

Hoy desde el norte nos dicen que lo emocional lo invade todo, lo justifica todo. Yo “siento” que las cosas van mal, luego van mal. Yo “creo” que las cosas ocurrieron así, luego ocurrieron así. Pero la realidad sigue allí, más allá de esas versiones.

Es la demagogia del todas las opiniones merecen respeto, ya sea la de un profesional como la de un iletrado. Tanto vale mi impresión como una estadística, una emoción como un dato. Ya cualquier cree que puede ser periodista, sin estudios, sin conocimientos, sin formación democrática siquiera.

Los abusos de poder no son monopolio de regímenes autoritarios; se dan también en las democracias formales y en gobiernos neoliberales donde lo más importante es crear una imagen exitosa del gobernante en el imaginario colectivo. Y, aunque el periodismo independiente no los puede evitar, la denuncia de esos abusos cumple en sí misma una función extraordinariamente valiosa.

Por ejemplo, el asalto al Capitolio en Washington se pudo dar por las mentiras de un presidente –Donald Trump- que un ecosistema mediático favorecía, promovía y creaba, intoxicando completamente a la opinión pública: el 68% de los republicanos cree que a Trump le robaron las elecciones y para eso no alcanzan las campañas por redes sociales, sino que es necesario contar con cadenas televisivas y radiales.

Una mayoría mediática a favor del poder, no dudaba en manipular y difundir mentiras o fakenews, mientras otros medios mostraban una posición de tibieza y cobardía ante lo que implicaría enfrentarse de manera frontal a un presidente sin escrúpulos para ejercer su poder de manera déspota. Pero eso no pasa solamente en Estados Unidos.

El periodismo ha dejado de ser útil a la democracia formal para convertirse en su mayor lastre al quedar subyugado a los intereses de cualquier personaje con mucho dinero y escasa moral, al menos en cada uno de nuestros países occidentales y cristianos.

A este fenómeno se le llama posverdad, que corresponde con el nacimiento de una era en la que la verdad, como todo, es relativo y todo depende del cristal ideológico con el que se mire y el propósito que se busque con su difusión. Es peor que la mentira, porque ésta puede llegar a desmentirse, pero la posverdad no necesita ser corroborada por los hechos, por la realidad

La guerra cultural, de cuarta y quinta generación

Las llamadas guerras de Cuarta y Quinta Generación tienen por tarea inocular la idea de que es posible descarrilar los proyectos democráticos, hacer creer que nuestros gobiernos son débiles, ausentes, incapaces… En la mira sigue la idea de apropiarse de nuestras riquezas naturales, la mano de obra y, sobre todo, de las cabezas. De borrar a punta de bayonetas y misiles mediáticos la memoria colectiva y de resistencia de los pueblos.

Si la guerra de primera generación se basa en movilizar la mano de obra; la segunda, en el poder de fuego y la tercera, en la libertad de maniobra, los paradigmas cambian sustancialmente en la de cuarta generación, donde tanto los recursos empleados como los objetivos e intereses a alcanzar engloban tanto al interés público como privado (intereses de corporaciones).

El término Guerra de Cuarta Generación (Fourth Generation Warfare o 4GW) es usado por los analistas y estrategas militares estadounidenses para describir la última fase de la guerra en la era de la tecnología informática y de las comunicaciones globalizadas, un concepto asociado a la guerra asimétrica y a la terrorífica guerra antiterrorista. En la actual Guerra de Quinta Generación el Estado ha perdido su monopolio de la guerra a manos de las trasnacionales y que, a nivel táctico, incluye desde el aspecto armamentista al psicológico.

Las balas militares son sustituidas por consignas mediáticas que no destruyen su cuerpo, sino que anulan su capacidad cerebral de decidir por uno mismo, y los bombardeos mediáticos con consignas están destinados a destruir el pensamiento reflexivo (información, procesamiento y síntesis) y a sustituirlo por una sucesión de imágenes sin resolución de tiempo y espacio (alienación controlada).

La liberalización de los capitales ha desencadenado la guerra principal de este tiempo, la del mercado contra el Estado, del individuo contra el colectivo, de lo privado contra lo público. El sistema utiliza las autopistas de la comunicación, que no se han creado para que nosotros mandemos mensajes a nuestros amigos sino para que transformen rápidamente órdenes de compra y venta de valores financieros.

Los genios de comunicación de la Casa Blanca le han llamado también “hechos alternativos”, como si lo ocurrido se pudiera manipular y darle la forma que y convenga a sus intereses. Sí, antes la llamábamos manipulación y servía para impedir que los ciudadanos estén bien informados, que conozcan la verdad, que sean auténticamente libres.

Timothy Snyder señala que abandonar los hechos es renunciar a la libertad: “ La posverdad es el prefascismo”.  Estamos, probablemente, ante la mayor amenaza que existe contra la democracia en estos momentos. Porque la negación de los hechos, la manipulación de los mismos y/o la creación de relatos que satisfacen los prejuicios y el sectarismo, no es una actividad inocente, tiene un propósito que siempre está ligado con el control del poder.

La mentira es un arma de guerra en esta guerra cultural, de cuarta o quinta generación La tarea ha sido la de instaurar la mentira, el bulo, el fake, el chisme sin corroboración en el imaginario colectivo, para manejar los colectivos, atraer a votantes con engaños. La mentira es un mecanismo de destrucción masiva que sirve para exonerar de responsabilidades a criminales o negligentes.

El periodismo ha dejado de ser útil a la democracia para convertirse en su mayor lastre al quedar subyugado a los intereses de cualquier jerarca con mucho dinero y poca moral, señala el español Antonio Maestre,  quien afirma que “si hay que trazar un retrato robot del periodismo estamos más cerca de ser el mayor peligro para las democracias liberales que su cancerbero protector”.

Es un problema también semántico. Eso no es periodismo, es manipulación. Eso tampoco es democracia, donde las ideas se tratan de imponer con invasiones, masacres y torturas para continuar engrosando las ganancias de los más ricos (países e individuos) y donde las grandes mayorías apenas tienen el derecho a luchar para sobrevivir por debajo de los niveles de pobreza.


*Autor de Vernos con nuestros propios ojos, El asesinato de la verdad, La internacional del Terror Mediático, El progresismo en su laberinto, entre otros libros. Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Creador y fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE) 


“¡No levante la cabeza, obedezca!”


Rebelión

Por Luis Carlos Muñoz Sarmiento, Luis Eustáquio Soares *

El filme Don’t Look Up (2021) o No mires arriba, de Adam McKay, con Jennifer Lawrence, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep y Jonah Hill, con el pretexto de defender la ciencia, se revela como apelación descarada, malandrina, a la ciencia del ultraimperialismo yanqui, concebida como religión o creencia, de acuerdo con la ideología del puritanismo y su abismo esencial, basado en el “excepcionalismo yanqui”, indisociable del Destino Manifiesto (1845) (1). Según el cual los EEUU (no ‘América’) han sido elegidos por la ‘Divina Providencia’ para expandirse desde el Atlántico hasta el Pacífico, lo que les permitiría conservar relativa tranquilidad/seguridad frente a una eventual agresión de la Europa parapetada tras la ‘Santa Alianza’, especie de ONU de las monarquías de Rusia, Austria y Prusia que tras la derrota de Napoleón, c. 1815, adoptó un statu quo totalitarista con el propósito de impedir surgir o propagar movimientos revolucionarios o seculares. Antes de ir con el análisis, se aclara: el ultraimperialismo yanqui no es ni ha sido nunca homogéneo, teniendo dos versiones dominantes: la globalista, relativa al gran patio, y la continentalista, aplicable al patio trasero.

La primera, versión del Lebensraum o ‘espacio vital’ (2) sin límites nazi, al modo de un ruin Alejandro Magno y que podría relacionarse con el Partido Demócrata; la segunda, versión acomodaticia para convertir, no mágica sino mafiosamente, a un país en un continente, a partir de la Doctrina Monroe (1823) o “América para los americanos” (3), vinculada, por extrapolación, al Partido Republicano, el mismo del bandido Richard Nixon, por (pésimo) ejemplo. Esta es tierra; aquella, es cielo y ambas forman una dialéctica de la dominación yanqui, inseparables una de la otra. Y ya que se habla de cielo, hay que comenzar por el título: “No mire arriba”. Ahora bien, es evidente que dicho título remite a una división interna (a una polarización conveniente, si se quiere, ya que permite aplicarla, también adentro; recuérdese a Carlos Fuentes: “EEUU es Dr. Jeckyll en casa y Mr. Hyde por fuera”), ampliada en modo farsa o tragedia al planeta, entre el ultraimperialismo continentalista y el globalista.

Así, “No mire arriba”, literalmente, en su ironía, significa “no mire al continente” o, en otros términos, al ultraimperialismo estilo Cowboy (nombre, curioso, de uno de los personajes de Full Metal Jacket, uno de los filmes antibélicos por excelencia, junto a esa obra maestra que es Paths of Glory, también antimilitarista, ambos de Stanley Kubrick) (4): es decir, no miren a la miseria yanqui, con su cotidiano decadente, destruido, caricaturalmente/paródicamente anticientífico, anti ideológico, acrítico. El filme es, por tanto, un panfleto, antes que un dilema o una ambigüedad, a favor de la versión del ultraimperialismo globalista, de manera que “no mire arriba” quiere decir: miren, sí, y tengan fe, infundada, en la versión científica del ultraimperialismo globalista yanqui. Es un filme en el que la ciencia es religión, para retomar la versión religiosa de la ciencia, de finales del siglo XIX, tan genialmente satirizada por Machado de Assis en su cuento El alienista. La historia del Dr. Simão Bracamarte, quien a los 40 años se casó con doña Evarista Da Costa y Mascarenhas, dama de 25 años, viuda de un juez municipal, ni bonita ni simpática pero que, por contraste, era apta para darle hijos robustos sanos e inteligentes: no fue así. Si, además, era fea, él no solo no se sentía lastimado, sino que le “agradecía a Dios” ya que no corría el riesgo de dilatar los intereses de la ciencia por preferir contemplar a la consorte. Como Evarista no le dio hijos robustos ni tampoco enclenques, el Dr. Bracamarte se sumergió por entero en el estudio y la práctica de la medicina, de la patología cerebral, e hizo en la Rua Nova, de Itaguaí, una casa de orates. (5)

Una de las evidencias de lo que decimos, puede ser verificada en el momento en el que el Dr. Randall Mindy, caracterizado por DiCaprio, se encuentra con la presidenta de USA y abUSA, Janie Orlean, encarnada por Meryl Streep. Si se observa bien, ella sostiene un cuaderno de un supuesto científico que él supone ser. Ese cuaderno de un ‘hombre de ciencia’ es, de modo ambiguo, presentado como una biblia. La escena no permite ver con claridad si se trata de un cuaderno o de una biblia y esa ambigüedad existe para ser realmente ambigua; para que la ciencia sea concebida como una biblia, esto es, como una religión. Lo que va sin citar la arrogancia yanqui del filme y por presentar, como ya se dijo, a los EEUU como el centro del mundo (sí, es la ciencia de ellos; acaso, ¿será la nuestra?): el filme, en realidad, patentiza la decadencia total del ultraimperialismo yanqui, por dos motivos: 1. Porque el ultraimperialismo globalista, encarnando la tal ciencia, está en lucha fratricida contra el ultraimperialismo continentalista, concebido como anticientífico o negacionista: esto, dentro del mismo filme. 2. Porque es una apelación panfletaria para que nosotros, los esclavos de USA, volvamos a tener fe en ellos o, de lo contrario, el mundo será destruido, en seis meses: lo cual, de por sí, entraña una permanente e infinita, aunque finita, amenaza para el mundo.

Otro aspecto interesante que puede constatarse a partir del filme es: lo que llaman “ciencia en la pandemia yanqui en la que estamos”, es la ciencia de ellos, de tal forma que hoy, al creer en esa ciencia, estamos “mirando al cielo”, es decir, ahí sí es válido “mirar hacia arriba”. Esto no quiere decir que debamos estar con el ultraimperialismo continentalista. Al contrario: su lucha fratricida no nos interesa y nuestra ciencia es la ciencia contra el ultraimperialismo continentalista y globalista: en su orden, contra el del patio trasero y contra el del gran patio. Es la ciencia en defensa del mundo entero, implacablemente destruido por las dos versiones religiosas del ultraimperialismo sionista/gringo, volcadas y devotas contra la soberanía de los pueblos. De ahí: no se trata de que alguien levante la cabeza o mire al cielo, hacia arriba, sino de que la agache, hacia abajo, pero no a la Tierra, sino que se someta y obedezca: sin chistar, a riesgo de que le caiga FB o el FBI, lo maten o el mundo desaparezca en muy poco tiempo. Aunque otra cosa, claro, es lo que están pensando cada día más los pueblos libres del mundo.


Notas y Bibliografía:

(1) Recuérdense aquí que Manifest Destiny, New Deal, Plan Marshall, avanzada militarista de Eisenhower y Kennedy, son todos síntomas de vocación imperialista, con apariencia de igualdad y por paranoia, a causa de un supuesto comunismo invasor.

(2) Lebensraum: ‘Espacio vital’ de un estado, imprescindible para poder existir; su teoría predica que, si el estado no lo posee, lo asiste el derecho de extender su influencia física/cultural/comercial y política.

(3) Doctrina Monroe: aunque supuestamente es el principio de la política exterior gringa para impedir una eventual intromisión europea en asuntos internos del hemisferio americano, es de total cuño yanqui.

(4) En su orden, no cronológico, La chaqueta metálica (1987) y Senderos de gloria (1957), filmes centrados en la guerra, la violencia, la muerte, con un evidente trato antibélico y antimilitarista y acerca del caos.

(5) MACHADO DE ASSIS, Joaquim Maria. O alienista o El alienista. Frailejón editores, s. f. En esta edición, con una poco fiable traducción de Elkin Obregón, aparece ‘Bacamarte’ en vez de Bracamarte, como en realidad es el apellido del médico fundador de la Casa Verde (Vargas Llosa dixit) de la locura.

Luis Carlos Muñoz Sarmiento (Bogotá, Colombia, 1957) Padre de Santiago & Valentina. Escritor, periodista, crítico literario, de cine y de jazz, catedrático, conferencista, corrector de estilo, traductor y, por encima de todo, lector. Colaborador de El Magazín de EE, 2012, y columnista, 23/mar/2018. Su libro Ocho minutos y otros cuentos, Colección 50 libros de Cuento Colombiano Contemporáneo, fue lanzado en la XXX FILBO (Pijao, 2017). Mención de Honor por Martin Luther King: Todo cambio personal/interior hace progresar al mundo, en el XV Premio Int. de Ensayo Pensar a Contracorriente, La Habana, Cuba (2018). Siete ensayos sobre los imperialismos – Literatura y biopolítica, en coautoría con Luís E. Soares, fue publicado por UFES, Vitória (Edufes, 2020). El libro El estatuto (contra)colonial de la Humanidad, producto del III Congreso Int. Literatura y Revolución fue lanzado por UFES, el 20/feb/2021. Autor, traductor y coautor, con Luis E. Soares, en el portal Rebelión.


* Luis E. Soares (Rio Pomba, MG, Brasil, 1966) Pos doctorado en Literatura Comparada (UFMG), desde 2004 es profesor (Asociado II, hoy) de Teoría de la Literatura y Literaturas en Lengua Portuguesa, en la U. Federal de Espíritu Santo (UFES). Poeta, escritor, ensayista. Líder de los grupos de investigación Literatura, Industria Cultural y Lectoescritura Crítica y Literatura, Idea de Comunismo y Kynismo. Autor de José Lezama Lima: Anacronía, lepra, barroco y utopia (2008, Edufes); El evangelio según Satanás (2008, El perro y la rana), América Latina, Literatura y política (2012, Edufes); La sociedad de control integrado: Franz Kafka y Guimarães Rosa (2014, Edufes). En febrero de 2020 se publicó el libro Siete ensayos sobre los imperialismos – Literatura y biopolítica (Edufes), coescrito con su amigo/colega y tocayo colombiano Luis Carlos Muñoz Sarmiento.


La impronta de Rodolfo Walsh en “Noticias"


Agencia Paco Urondo

Por Paula Viafora 

Este diario fue la publicación más importante de la agrupación Montoneros y en sus diferentes números se pueden rastrear las marcas que se harán nítidas en la Carta a la Junta Militar de 1977.

Algo que caracterizó a la organización Montoneros fue su actividad de prensa, especialmente prensa gráfica. En los primeros tiempos, Cristianismo y Revolución hacían públicas sus ideas políticas y primeras entrevistas.

En 1973 se lanzó El Descamisado, que llegó a tener una tirada de cien mil ejemplares, con Dardo Cabo como director. Luego aparecieron las menos importantes El Peronista para la Liberación Nacional y La Causa Peronistas, ambos en 1974.

Sin embargo, Noticias fue la publicación más seria que produjo la organización. Su duración fue de 8 meses o 267 números. Su director, Miguel Bonasso, y el grupo de primer nivel que conformaban su plantel, periodistas con militancia montonera como Rodolfo Walsh, Francisco Urondo, Juan Gelman, Horacio Verbitsky y otros sin vinculación militante, son voces que describen tiempos ciertamente convulsionados y denuncian hechos que, a pesar de su importancia, no fueron reflejados por los tradicionales medios masivos. En el recorrido por sus ejemplares van apareciendo las marcas de los hombres que en forma individual, antes y después, investigaron y documentaron la escalada de sucesos que nos llevaron indefectiblemente al golpe del 24 de marzo de 1976. Esta conjunción de nombres arroja un material muy interesante para analizar ya que representa otra forma de hacer política y periodismo.

En una entrevista publicada en 2005, la periodista Graciela Esquivada, analizó este importante medio de comunicación revolucionario, formado por individuos “capaces de elaborar un discurso crítico, inclusive sobre las decisiones de su conducción política, que podía tener sus propias ideas sobre el delicadísimo momento histórico que se vivía. Como todo medio periodístico, aspiraba a influir y lucrar. El punto de la influencia es significativo, ya que en el momento de la salida del diario, Montoneros contaba con un órgano de difusión de su línea, El Descamisado, que llegaba únicamente a quienes ya estaban convencidos de la particular visión revolucionaria del grupo, o integraban directamente las organizaciones visibles que se conocían bajo el nombre general de Tendencia peronista”.

Rodolfo Walsh, como los otros jefes de redacción vinculados a Montoneros, tenían total independencia para decidir la cobertura de ciertos hechos y el enfoque para narrarlos. Estaba encargado de noticias generales y policiales. Julio Troxler, a quien Walsh ya había inmortalizado como sobreviviente de los fusilamientos del 56 que lo impulsaron a escribir Operación Masacre, era el jefe de seguridad de la redacción. Un mes después del cierre del diario fue secuestrado y asesinado por la Triple A en Barracas, junto a las vías del Roca. Esta vez la ráfaga de disparos si dio en el blanco.

En la contratapa de cada edición se pueden leer noticias que constituyen verdaderas denuncias de acontecimientos que se fueron agravando con el correr de los meses. Releyendo diversos ejemplares, desde enero de 1974 se pueden establecer ciertos patrones o ejes sobre los cuales se publicaba: la situación de los trabajadores, conflictos, huelgas, despidos, relación entre el gobierno y algunos dirigentes sindicales, especialmente aquellos que atentaron contra el pacto social, recibiendo una severa advertencia de Perón al comienzo de ese año, el malestar ante decisiones que tomó el gobierno. Un ejemplo es la designación de Alberto Villar y Luis Margaride en altos cargos policiales, personajes que habían sido denunciados por la Juventud Peronista como responsables de perseguir y torturar a militantes en villas, barrios y fábricas.

Se puso especial énfasis en denunciar todo intento de censurar o silenciar los medios de prensa, informando sobre allanamientos y clausuras, se advirtió sobre ataques a tiros y bombas de diversas sedes de locales políticos o de agrupaciones, la situación de presos políticos en todo el país, muchos de los cuales fueron torturados y fusilados.

En el recorrido por estas noticias se advierte la impronta de Walsh, tres años antes de su Carta a la Junta Militar, por hacer públicos hechos que estaban a la vista pero que no eran valorados en su gravedad y consecuencias, son los mismos patrones que vuelca en el documento de 1977 y que le cuesta la vida. Le habló a la sociedad con múltiples voces. Pocos escucharon.


miércoles, 26 de enero de 2022

Hondureños aprovechan crisis para conocer el Congreso Nacional


Radio Progreso

«Yo no conocía el Congreso porque no podía entrar, no me dejaban entrar, desde la calle no podía entrar», dijo en Radio Progreso un habitante de la capital que sumamente emocionado veía de arriba a abajo el recinto. 

Por el Congreso Nacional han desfilado, estos días, una gran cantidad de personas que, aprovechando la crisis política en el Hemiciclo Legislativo, han podido ingresar, tomarse fotos y manifestar su apoyo al gobierno de Xiomara Castro.

«Esto es de nosotros. Yo había entrado al Congreso cuando estaba el Presidente Reina (Carlos Roberto Reina). Aquí estamos cuidando hasta que ganemos y derrotemos a los traidores. Primero Dios esto se arregle», dijo una capitalina mientras se sentaba en la silla que le corresponde al Presidente del Poder Legislativo.

Hay seguridad dentro del Congreso Nacional, policías y militares están presentes, pero no representan ninguna traba para poder ingresar.

«Agua a lempira, agua a lempira, van a querer agua, jóvenes, agua a peso», gritaba por los pasillos del Congreso Javier Alexis. Estaba maravillado por conocer el interior del Congreso Nacional, el lugar que en los últimos años se convirtió en su pesadilla por las leyes que se aprobaron y que volvieron más caótica su sobrevivencia en la capital.

En el Congreso Nacional permanecen la mayoría de los diputados. Por la mente del doctor Carlos Umaña nunca se le cruzó debutar como legislador con una grave crisis.

«Éste escenario nunca me planteé, estamos aquí por hacer patria y por transformar nuestro país. Para mí fue algo realmente de Ripley, aunque no lo crea, y bueno ahora estamos en esta crisis institucional que debemos solventarla de alguna manera», dijo en Radio Progreso el doctor Umaña.

La doctora Suyapa Figueroa, también debutante como diputada al Congreso Nacional, lamentó la crisis que se vive y demandó una salida política.

«No hay ninguna duda que Xiomara Castro tiene el respaldo de todo un pueblo y en aras de esa gobernanza, hay que buscar a la persona idónea que acuerpe su gestión, que la fortalezca, que no se constituya en un antagonismo que nos lleve a una ingobernabilidad en este país», señaló la doctora Figueroa.

En las próximas horas se instalará la primera legislatura, pero si las dos directivas que se adjudican la comandancia del Congreso no se ponen de acuerdo, la crisis también quedará instalada en el gobierno de la presidenta Xiomara Castro.


La Gaceta confirma a Luís Redondo presidente Legislativo


Defensores en Línea

Por Sandra Rodríguez

El Diario Oficial La Gaceta, publicó esta noche el ejemplar No. 35,830 que contiene la conformación de la Junta Directiva del Congreso Nacional que será presidido por el diputado Luís Redondo.

Redondo fue electo por el Partido Salvador de Honduras (PSH) en el departamento de Cortés, al norte del país, este es su segundo periodo en un curul parlamentario.

La notificación mantenía a la expectativa al pueblo hondureño, ya que, este domingo 23 de enero se conformaron dos juntas directivas. Redondo en el Congreso Nacional avalado por casi un centenar de diputados propietarios y  suplentes, además del pueblo exigiendo que se cumpliera el pacto político entre Salvador Nasralla (PSH) ahora designado presidencial y Manuel Zelaya, presidente de LibRe, al lograr una alianza pre electoral en noviembre de 2021, donde ganó Xiomara Castro con 1.7 millones de votos.

Por otro lado, en un centro de convenciones, Jorge Cálix, el diputado más votado por LibRe en Francisco Morazán, era avalado por la bancada del Partido Nacional, parte del Partido Liberal y otros de LibRe, se proclamaba presidente del Congreso Nacional, y convocó a reunión virtual para mañana a las 8 a.m. e inaugurar la primera legislatura, continuando con el golpe técnico al gobierno de Castro, que asume el próximo jueves 27.

Redondo convocó a los diputados que los han respaldado y a quienes deseen rectificar su actuación (con los golpistas), para instalar la primera legislatura en este nuevo gobierno, a partir de las 7 a.m. y el próximo jueves será quien tome promesa de ley a la primera presidenta del país.

El pueblo hondureño se mantiene en las calles defendiendo su voto y exigiendo que se respete su decisión que respalda a Castro. Los plantones permanentes y con actos artísticos se desarrollan en los bajos del Congreso Nacional, sitio recuperado este fin de semana  y frente a la Empresa Nacional de Artes Gráficas (ENAG), donde de imprime el Diario Oficial La Gaceta.

  • Junta Directiva en Propiedad
  • Presidente: Luis Redondo
  • I Vicepresidente: Hugo Noé Pino
  • II Vicepresidente: Edgardo Casaña
  • III Vicepresidente: Rasel Tomé
  • IV Vicepresidenta: Scherly Arriaga
  • V Vicepresidenta: Iroska Elvir
  • VI Vicepresidenta: Fátima Mena
  • VII Vicepresidente: Ricardo Elencoff
  • I Vicepresidente alterno: Christian Josué Hernández
  • II Vicepresidente alterno: Kritza Pérez
  • III Vicepresidente alterno: Issis Cuellar.
  • IV Vicepresidente: Rosario Tejeda
  • Secretario General: Carlos Zelaya
  • II Secretario: Luz Angélica Smith
  • I Pro Secretario: Fabricio Sandoval
  • II Pro Secretaria: Linda Donaire
  • I Secretario alterno: Juan Barahona
  • II Secretario alterno: Sylvia Ayala


Xiomara Castro asumirá en Honduras con fuerte respaldo internacional


Página/12

A la toma de posesión confirmó su asistencia la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y se espera también al presidente electo de Chile Gabriel Boric y el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva. 

La presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, asumirá el próximo jueves con un fuerte respaldo internacional encabezado por la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, quien asistirá a su investidura, lo mismo que su par argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Además, se espera la presencia del presidente electo de Chile, Gabriel Boric, el actual candidato presidencial y exmandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el expresidente de Bolivia, Evo Morales. 

 "Creo que ha regresado Honduras al reconocimiento internacional, no hay que desperdiciar esa oportunidad, la comunidad internacional nos vuelve a ver como un país civilizado que quiere democracia", dijo al respecto el diputado Jari Dixon, uno de los miembros de la Comisión de Transición del gobierno que presidirá Castro. "Demostrémosle al mundo que al finalizar los cuatro años podremos decir que hemos hecho las cosas diferentes para el bien de la población hondureña", agregó Dixon. 

Un gobierno que "quiere hacer las cosas bien" 

Luego del triunfo en las elecciones generales del 28 de noviembre, la comunidad internacional le expresó su apoyo a Xiomara Castro, quien es la primera mujer que llega a la presidencia en toda la historia política de Honduras, de 9,5 millones de habitantes, de los cuales el 70 por ciento vive en la pobreza según diversas fuentes. Castro también puso fin a un bipartidismo conservador que durante más de un siglo ejercieron los partidos Nacional, que el 27 de enero finalizará su tercer período consecutivo en el poder, y el Liberal, que desde las elecciones generales de 2013 fue relegado a segunda fuerza de la oposición. 

Con Xiomara Castro también, por primera vez, llega a la presidencia de Honduras un partido de izquierda, el Libertad y Refundación (LibRe), cuyo coordinador general es el expresidente Manuel Zelaya, su esposo, quien el 28 de junio de 2009 fue derrocado con un golpe de Estado, cuando le faltaban siete meses para concluir su mandato de cuatro años. Jari Dixon subrayó que la comunidad internacional está viendo a Honduras como "un gobierno que quiere hacer las cosas bien" y que ahora lo que hay que hacer es mantener el "orden, la transparencia y el combate a la corrupción", un flagelo que ha salpicado con fuerza a los últimos tres gobiernos. 

El diputado hondureño recordó que a la toma de posesión de Xiomara Castro ya confirmó su asistencia la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Esta será la primera misión oficial de la vicepresidenta en el exterior, luego de más de dos años de mandato en los que se involucró solo en temas puntuales como el acuerdo con el presidente de Rusia Vladimir Putin, a quien recibió en su despacho para la provisión de vacunas Sputnik V. 

También participarán de la asunción el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y el rey de España, Felipe VI. En diciembre pasado, Dixon dijo que los expresidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff; de Bolivia, Evo Morales; de Paraguay, Fernando Lugo; y de Estados Unidos, Barack Obama, figuraban entre los invitados a la investidura de Castro. Además se espera la presencia de los presidentes Nayib Bukele, de El Salvador; Laurentino Cortizo, de Panamá, y Gabriel Boric, de Chile. Se sumarían a la ceremonia los premios Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel, y el exaspirante a la candidatura presidencial demócrata de Estados Unidos, Bernie Sanders. 

Reforzar el vínculo con Estados Unidos 

Pero sin dudas la presencia más significativa será la de la actual vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. El respaldo estadounidense a Xiomara Castro se empezó a manifestar antes de los comicios generales, con la visita del secretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols, quien estuvo en Tegucigalpa del 21 al 23 de noviembre.  Tres semanas después, la subsecretaria de Estado de los Estados Unidos para Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos, Uzra Zeya, estuvo en Tegucigalpa, donde se reunió con Castro. 

"El mandatario salvadoreño Nayib Bukele, por ejemplo, tiene problemas con Washington por sus relaciones con China. Por tanto, a la administración de Joe Biden no le convendría asumir una política de alejamiento con Honduras", le dijo a la agencia Sputnik René Hernández, quien fue candidato suplente a diputado por LibRe. "En el caso de Honduras, la relación con Estados Unidos siempre ha sido desde una postura de imposición y vasallaje. Sin embargo, a nivel regional la correlación de fuerzas no es la misma. Tenemos a Nicaragua que no sigue los designios de Washington y ahora las posturas recientes de Bukele", reconoció Hernández. 

El dirigente de LibRe remarcó que la política exterior hondureña se basará en el multilateralismo y la libre determinación de los pueblos. Hernández recordó que el proceso de resistencia al gobierno del Partido Nacional, surgido tras el golpe de Estado contra Zelaya, tuvo siempre el respaldo de Venezuela, Cuba y Nicaragua durante los últimos 12 años. Sin embargo, todavía no se sabe si estos países enviarán funcionarios de alto nivel a la asunción de Castro, o se limitarán a cumplir con miembros de la diplomacia. 

Acercamiento a Taiwán y problemas con China 

En una entrevista del pasado dos de diciembre con el diario El Heraldo, el vicepresidente electo de Honduras, Salvador Nasralla, mencionó como una pauta fundamental de la futura administración el trabajo con Estados Unidos: "La relación con ellos es tan buena que 48 horas antes del triunfo ya la embajada y gobierno había reconocido esa victoria". Según Nasralla, Honduras conservará sus lazos con Taiwán, no así con China continental, ya que mientras tengan el apoyo de Washington "no hay razón para pelearse con el socio y con la potencia que tenemos cerca, es la que nos compra la mayoría de las cosas".  

La presencia del vicepresidente de Taiwán, William Lai, en la futura asunción de Castro, motivó una dura respuesta de Beijing. El gobierno de Xi Jinping aclaró días atrás que se opone a cualquier tipo de contacto "de tránsito" entre las autoridades de Taiwán y Estados Unidos durante la toma de posesión de la presidenta electa de Honduras. Los compromisos oficiales de Estados Unidos con Taiwán pueden mandar "cualquier señal incorrecta" a las "fuerzas de independencia de Taiwán", por lo que esperan que "el país capte la tendencia internacional predominante" de una sola China, según un comunicado del ministerio de Exteriores chino. 

Triunfo y crisis preasunción 

El triunfo abrumador que obtuvo Xiomara Castro en las presidenciales no pudo lograrlo su partido, LibRe, en el Parlamento, donde consiguió 50 de los 128 diputados, lo que los obligará a tejer alianzas con las principales fuerzas de oposición, los partidos Nacional y Liberal. La primera crisis empezó cuando un grupo de diputados de LibRe decidió votar como presidente de la junta directiva a uno de los suyos, Jorge Cálix, y no a Luis Redondo, integrante del Partido Salvador de Honduras (PSH). Castro había acordado con el PSH que sería Redondo el presidente. Finalmente, 18 legisladores de LibRe fueron expulsados del partido. 

Este domingo, el Parlamento hondureño se dividió al momento de elegir a la junta directiva encargada de gestionar el Congreso en los próximos cuatro años. Una parte de los legisladores eligió por unanimidad Redondo. En un club social del municipio de Zambrano, otra asamblea ratificó a Cálix como presidente. En las afueras del Congreso, miles de seguidores de Castro se movilizaron para expresar su respaldo a la mandataria electa.