lunes, 29 de agosto de 2016

Realidad y desafíos de las familias



La realidad de desempleo, crisis económica, violencia, criminalidad y desigualdad aumenta el fenómeno migratorio en Honduras. Datos de las organizaciones de migrantes dan cuenta que cada 15 minutos una persona sale del país, en su mayoría con destino a Estados Unidos.

El éxodo masivo de la población hondureña  migrando ha provocado la desintegración familiar. Hijos e hijas que ahora son criadas con abuelas, tíos o entre hermanos. La clásica familia de papá, mamá e hijos desapareció. 

Esa desintegración ha cobrado una altísima cuota, no únicamente en lo social, sino en lo emocional de cada familia, en cada uno de sus integrantes. Son niños y niñas que vieron partir a sus padres en busca de un empleo y condiciones mejores que este país les negó. Son adolescentes que pasan mucho de su tiempo a solas, porque sus madres están laborando y sus horarios las obligan a salir temprano y regresen a oscuras.

Cada una de esas realidades impacta profundamente en los miembros de la familia. Realidades que nos invita como sociedad a cambiar la forma de relacionarnos, de hacer esfuerzos para integrarnos.

Tal como lo apunta el papa Francisco en su encíclica “La Alegría del Amor”, se requiere de condiciones para el desarrollo de la familia. Contar con viviendas dignas donde el amor permanezca: “la falta de una vivienda digna o adecuada suele llevar a postergar la formalización de una relación. Hay que recordar que «la familia tiene derecho a una vivienda decente, apta para la vida familiar y proporcionada al número de sus miembros, en un ambiente físicamente sano, que ofrezca los servicios básicos para la vida de la familia y de la comunidad». Una familia y un hogar son dos cosas que se reclaman mutuamente”.

Ese hogar debe estar conformado por padres y madres que tenga acceso a trabajo, que ese empleo dé ingresos que logren cubrir dignamente todas las necesidades. Hogares donde la juventud tengan oportunidades de desarrollarse y vivir en armonía y felices.

La familia es un bien del cual la sociedad no puede prescindir, pero necesita ser protegida. La defensa de estos derechos es una llamada profética en favor de la institución familiar que debe ser respetada y defendida contra toda agresión, sobre todo en el contexto actual donde suele ocupar poco o nulo espacio en los proyectos políticos.

Por los derechos humanos



Nuestros 178 organismos miembros se reunieron en Johannesburgo para nuestro congreso de 5 días del 23 al 27 de agosto. Este evento trienal, organizado en colaboración con nuestras organizaciones en Sudáfrica – Abogados por los Derechos Humanos, en Botswana – DITSHWANELO, y en Zimbabwe – ZimRights, bajo el alto patrocinio del Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu.

El programa cuenta con 5 días de intenso debate y discusión con el objetivo de impulsar los derechos humanos hacia adelante. Este es un momento único en la vida de nuestro Movimiento por los Derechos Humanos, con más de 400 activistas de derechos humanos procedentes de todo el mundo.

La ceremonia de apertura tuvo lugar en el Constitution Hill, un lugar altamente simbólico y sede de la Corte Constitucional, ex cárcel de mujeres, y del complejo donde tuvieron a numerosos presos políticos durante el apartheid. Los participantes visitaron las prisiones y participaron de una marcha en homenaje a la acción de los defensores de derechos humanos.

El día continuó con una serie de talleres. Las discusiones pusieron en perspectiva los niveles sin precedentes de ataques contra quienes condenan las violaciones de derechos humanos alrededor del mundo.

A la ofensiva por los derechos humanos



Más de 400 defensores de derechos humanos de todo el mundo se reunieron en Johannesburgo el 24 de agosto en el segundo día del 39 Congreso de la FIDH.

El programa de hoy fueron 8 talleres y sesiones de debates para estar a la ofensiva por los derechos humanos!

En todo el mundo, las autoridades restringen de manera más drástica y severa el espacio de libertad de los movimientos de derechos humanos. Adoptan leyes más draconianas y erigen barreras administrativas para impedir que las organizaciones de la sociedad civil lleven a cabo su acción.

Nuestros 8 talleres y debates presentaron respuestas desarrolladas por las organizaciones de derechos humanos en todo el mundo y permitieron un enriquecedor intercambio de experiencias.

Nuestro Foro “A la ofensiva por los derechos humanos”, mostró la extraordinaria capacidad del Movimiento Mundial de los derechos humanos para resistir y luchar.

Por un nuevo empresariado hondureño



La élite empresarial hondureña olvidó hace muchos años -si es que lo tuvo alguna vez- la propia responsabilidad social. La desconsiderada concentración y acumulación de capitales y bienes en unas poquísimas familias es una señal patente de que para esas familias la riqueza es un dios y el mercado una divinidad.

Esa práctica concentradora de bienes convierte a esa reducida élite empresarial, junto con los líderes políticos, en los principales responsables del deterioro social y los desajustes y desigualdades económicas. En estas familias y el modelo que sostienen se encuentra el dispositivo fundamental de la violencia, la criminalidad y el masivo éxodo de jóvenes hacia los Estados Unidos.

La responsabilidad social de los empresarios es muy grande. Un empresario que piense exclusivamente en su beneficio o en el de su empresa, relegando los derechos de las obreras y obreros y la búsqueda del bien común, no solamente es una persona irresponsable, sino que se convierte en un generador de problemas y tensiones sociales, como ocurre en nuestra sociedad hondureña.

La mayor responsabilidad del deterioro y de la ruptura de los hilos humanos y sociales, no reside en la gente que pasa hambre o que sufre de desempleo o de enfermedades no atendidas en los centros hospitalarios, o que se quedó sin tierra para cultivar. La mayor dosis de responsabilidad reside en el alto empresariado y en las políticas oficiales establecidas por los gobiernos nacionales en asocio con las multinacionales y el gobierno de los Estados Unidos.

La aprobación y vigencia de los tratados llamados de libre comercio ha sido decisiva para estimular a que el alto empresariado se haya convertido en dueño y señor de la economía, el comercio y la industria. Claro que tenemos muy buenos empresarios. Es más, la mayoría de nuestro empresariado es honesto. Pero ese empresariado se encuentra en la mediana, pequeña y micro empresa. Es un empresariado víctima de la élite oligárquica que se ha chupado la sangre del resto del empresariado honesto.

No se puede generalizar diciendo que todos los empresarios son perversos. Sería profundamente injusto. Pero sí se debe decir que un reducido grupo de familias multimillonarias perdió todo el sentido de responsabilidad social, y se ha fijado solo en buscar beneficios individuales, insensibilizándose ante las angustias de la sociedad.

Necesitamos romper con ese liderazgo dañino de esa élite empresarial, y promover el liderazgo de un nuevo empresariado que reside en la mediana, pequeña y micro empresa. Necesitamos el liderazgo de un nuevo empresariado con capacidad para impulsar un nuevo modelo económico que no provenga del exterior ni de las alturas.

Necesitamos un nuevo liderazgo empresarial que establezca una nueva alianza con el gobierno central, los gobiernos locales y las comunidades, al tiempo que organice respuestas empresariales que respondan a la inmensa mayoría de compatriotas que están en el desempleo o en la economía informal.

Gobiernos neoliberales buscan desandar el proceso de integración de los últimos 15 años

Rebelión

Por Gerardo Szalkowicz

El Mercado Común del Sur (Mercosur) se convirtió en las últimas semanas en el principal teatro de operaciones de la disputa en el continente y en un nítido reflejo de la pronunciada reconfiguración del escenario geopolítico regional.

En la superficie de las retóricas diplomáticas y del abordaje mediático promedio aparece en el centro del meollo la férrea negativa de los gobiernos de Brasil, Paraguay y Argentina a reconocer el traspaso de la presidencia pro tempore a Venezuela, como debió darse naturalmente si se respetaban los estatutos del bloque.

El artículo 12 del Tratado de Asunción de 1991, documento fundacional del Mercosur, establece que “la Presidencia del Consejo se ejercerá por rotación de los Estados Parte y en orden alfabético, por períodos de seis meses”. El traspaso semestral se venía dando de manera religiosa en los 25 años de vida del organismo, y de hecho Venezuela ya la ejerció durante 2013.

Tal cortocircuito derivó en una parálisis inédita del Mercosur en medio de un estruendoso tiroteo verbal. El gobierno paraguayo aseguró que “no acepta la autoproclamación de Venezuela” y habla de “una presidencia de facto”. Para José Serra, canciller brasileño, “la presidencia se encuentra vacante”. Y, tras semanas de mutismo público, Mauricio Macri blanqueó la postura argentina: "No estoy de acuerdo con que Venezuela asuma la presidencia del Mercosur. No tiene derecho a ejercerla”. Sólo el Ejecutivo uruguayo defendió –aunque con cierta tibieza- la base legal del procedimiento.

La reacción venezolana fue contundente. Su canciller, Delcy Rodríguez, denunció que “Macri pretende la destrucción del Mercosur, atendiendo el libreto desde EEUU que lo lleva a cometer errores históricos”. Y un auténtico Nicolás Maduro analizó sin eufemismos: “Ahora nos persigue la triple alianza de torturadores de Suramérica: la oligarquía paraguaya corrupta y narcotraficante, el demacrado Macri de Argentina, fracasado, repudiado por su pueblo, y la dictadura impuesta en Brasil. Triple alianza, aquí los vamos a enfrentar y a derrotar, a Venezuela se respeta”.

No suena paradójico el nulo apego a la legalidad practicado por esta “triple alianza” teniendo en cuenta los prontuarios de sus protagonistas. Eladio Loizaga, canciller paraguayo y principal vocero de la arremetida antibolivariana, fue funcionario de la dictadura de Alfredo Stroessner en los años ´70 y activo miembro de la Liga Mundial Anticomunista que colaboró con el Plan Cóndor. Qué decir de los personeros del gobierno interino de Brasil, surgido de un golpe institucional y salpicado por múltiples denuncias de corrupción. El derrotero de Macri también es conocido; por si acaso, sus recientes declaraciones sobre la “guerra sucia” y la cifra de desaparecidos en la dictadura confirman de qué lado de la historia se para.

Pero, ¿cuáles son los objetivos detrás de esta conspiración? Por un lado, lo más visible: desterrar a Venezuela del Mercosur, sacarse de encima al socio incómodo, acorralar a la revolución bolivariana como parte de una estrategia más amplia timoneada desde Washington y propagada por las grandes usinas mediáticas. Una campaña que no cesa: el jueves pasado, 13 gobiernos latinoamericanos, junto EEUU y Canadá, lanzaron un comunicado para presionar los tiempos del referendo revocatorio contra Maduro.

Pero lo central pasa por dinamitar el Mercosur. Paralizarlo para avanzar luego en su flexibilización y tener vía libre para firmar acuerdos comerciales bilaterales sin necesidad de consenso en el bloque. Abonar el terreno para el anunciado giro hacia la Alianza del Pacífico, el Acuerdo Transpacífico (TPP) y la restauración del paradigma de “libre comercio”. En síntesis, revivir el espíritu del ALCA.

Queda pendiente aún la autocrítica de los gobiernos progresistas sobre los pasos que no se dieron en la etapa previa, sobre todo desde la articulación económica (¿qué pasó con el Banco del Sur, firmado en 2007, que nunca terminó de arrancar?). Lo cierto es que en este nuevo tiempo en América Latina la correlación de fuerzas es bien distinta: los proyectos que hegemonizan apuntan a desandar aquel proceso de integración de los últimos 15 años y trasladar al escenario regional la impronta, las lógicas y la concepción política que vienen imponiendo en sus países. Vienen a reorientar el rumbo, porque su norte es el Norte.

¿Cuál es la importancia de América Latina para Estados Unidos?


Rebelión

Por Farid Murzone *

A pesar del intento de instalar al narcotráfico y el terrorismo como amenazas en América Latina que justifiquen el despliegue militar, son los propios documentos del Pentágono y el Departamento de Estado estadounidenses los que afirman que el control político, económico y militar de los países de la región son un asunto estratégico para la defensa de Estados Unidos.

En un artículo publicado en Junio mencioné que América Latina siempre ha sido una región prioritaria en la expansión de las principales economías del mundo. Fundamentalmente para Estados Unidos al ser la mayor economía del continente y la mayor potencia militar del mundo.

En aquella ocasión hice énfasis en la importancia que tiene la Antártida ante la pretensión de EEUU de instalar una base en el extremo del continente y en los mecanismos de apropiación de subjetividad que se activan desde los medios masivos para convencer a las poblaciones de la necesidad de una base extranjera. Al día de hoy sabemos que se avanza no sólo en la instalación de una base en Ushuaia sino de una más en Misiones y posiblemente otra en Jujuy. Si bien ninguna es un hecho concreto aún, las visitas del presidente Barak Obama, de John Kerry (Secretario de Estado estadounidense) y de Kurt W. Tidd(Comandante del Comando Sur), así como otras informaciones que se han dado a conocer en los últimos meses dejan entrever que Argentina está dispuesta a avanzar con prisa en el restablecimiento de la cooperación militar que quedó suspendida desde el 2009 con el paso de Nilda Garré por el Ministerio de Defensa, además de reforzar los vínculos con la instalación de las bases mencionadas.

Como era de suponer, los argumentos esgrimidos por el gobierno de Mauricio Macri y repiqueteados al unísono por el monopolio mediático que lo llevó al poder, consisten en instalar la amenaza incomprobada del terrorismo y el narcotráfico como causas suficientes para entregar la soberanía nacional. Por ese motivo profundizaré en ésta ocasión, en la importancia explícita que tiene América Latina para Estados Unidos.

Para comprobarla podríamos realizar dos caminos: el primero es un exhaustivo análisis de los bienes que ese país consume y de dónde los importa, así como de dónde proviene la principal renta no sólo productiva sino -sobre todo- financiera cuyo destino son las casas matrices en el país del norte, además de considerar factores que ya hemos mencionado como la cercanía geográfica y otros como el acceso inmediato a mano de obra barata, si bien el peso para el continente de este último factor se ve devaluado a partir de la evolución del transporte, las comunicaciones y tratados como el TPP; el segundo es mirar los documentos oficiales y públicos (aunque bien puede realizarse un recorrido histórico de archivos desclasificados y/o filtrados) sobre el planeamiento estratégico estadounidense y específicamente aquellos abocados a América Latina y El Caribe como los informes del Comando sur para verificar no sólo la enorme importancia que tiene la región para Estados Unidos, sino los planes (al menos parte de ellos claro está, considerando que el porcentaje de documentos públicos frente a los documentos clasificados es insignificante) que se elaboran a largo plazo para garantizar que las condiciones -injustas- de existencia actuales no varíen dramáticamente como para poner en riesgo su propio bienestar. En este artículo tomo el segundo camino, bajo promesa de ahondar en el primero en otra oportunidad.

A los papeles…

Uno de los documentos oficiales más trascendentales es el programa estratégico “US Southern Command Strategy 2018 Partnership for the Americas“, donde se asegura que “los países de Latinoamérica y del Caribe son estratégicamente importantes para la seguridad nacional y el futuro económico de los Estados Unidos”.

Latin American and Caribbean nations are strategically important to the national security and economic future of the United States. The long-term interests of the U.S. are best served by a hemisphere of stable, secure, and democratic nations. A prosperous future for all rests on a foundation of shared values; efficient governments; free societies; and open, market-based economies.

“Los intereses a largo plazo de los Estados Unidos están mejor resguardados en un hemisferio de países estables, seguros y democráticos. El futuro próspero para todos se asienta sobre una base de valores compartidos, gobiernos eficientes, sociedades libres y economías abiertas de mercado”. Es decir, el plan estratégico del Comando Sur especifica como parte de su estrategia no sólo que el continente tiene una importancia estratégica sino que es primordial controlar qué tipos de sociedades, de gobiernos, de democracia y de economías necesitan en el resto del continente para su propia defensa.

En los párrafos inmediatamente posteriores se puntualiza que para asegurar los intereses de Estados Unidos en la región es necesaria una combinación entre operaciones militares y de otro tipo (económicas, humanitarias, científicas, de ‘fortalecimiento de la democracia’, entre otras).

Documentos similares, en ocasiones con un enorme sesgo de acuerdo a la orientación política de los gobiernos, pueden encontrarse tanto en los archivos del southcom como de la cuarta flota. Tales como la “Postura del Comando Sur de los Estados Unidos 2012” en el que menciona estar “atento a la potencial turbulencia geopolítica que podría impactar a los ciudadanos y al personal militar estadounidense en la región, particularmente en Cuba, Haití, Bolivia y Venezuela”. Salvo Haití, tres países en los que durante el 2012 no había grandes conflictos, y en los que el Comando Sur esgrimía como argumentos para parar la oreja el cambio de gobierno de Fidel Castro a Raul Castro y la implementación de la reforma económica, protestas salariales en Bolivia y la enfermedad de Chávez (para el año que se produjo el documento seguía con vida) en Venezuela. Tres países del ALBA, bloque económico al que se hace referencia nuevamente en el mismo documento como un bloque influenciado por Irán.

También se revelan allí y en otros documentos no sólo detalle del intercambio militar con los países de la región sino una gran preocupación a partir del desafío que les representa la compra de armamento y la creciente influencia de China, Rusia e Irán, sobre todo Irán ( sic) sobre la región a quien le dedican un apartado especial a diferencia de China y Rusia que son tratados en conjunto.

 A los documentos mencionados, para descartar que la intromisión en asuntos internos se trate de una nueva aventura, cabe añadir que Latinoamérica ha sido objeto de la primera doctrina expansionista que EEUU desarrolló (doctrina Monroe en 1823) autoproclamándose defensor del continente, también se le han dedicado a la región los primeros grandes acuerdos militares (el TIAR en 1947, dos años antes de la formación de la OTAN) y la dedicación del mayor personal civil y militar (Comando Sur) a los países del continente, lo cual da cuenta de una estrategia clara y continuada respecto al continente de ya casi 200 años.

 Si bien en la última década y media EEUU ha perdido su dominio absoluto e indiscutible en los campos de la economía y la política global, dando lugar a un mundo multipolar lleno de disputas de distinto tipo que lo ponen en jaque, reconocido por el propio Departamento de Estado, el Pentágono e intelectuales de ultraderecha como el ex consejero de Carter, Zbigniew Brzezinzki; a pesar de eso, aún perdura su predominio militar, controlando la mitad del presupuesto bélico a nivel planetario. Ante este panorama la estrategia para América Latina y el Caribe se recrudece. Es de primordial importancia para EEUU no perder el control de su propio patio trasero, dividiendo a los países de la región, plagando la zona de presencia militar e impulsando y apoyando alianzas y golpes en aquellos países con gobiernos que no cumplen con las exigencias de la seguridad estadounidense. Desde nuestro lado queda, al menos, tener en claro esos objetivos para actuar en consecuencia.

* Farid Murzone. Sociólogo diplomado en geopolítica y defensa

sábado, 27 de agosto de 2016

Mientras no tengamos la verdad de los desaparecidos, no va a haber respeto por los derechos humanos



Por Marvin Palacios

“Mientras no tengamos la verdad de los desaparecidos no va a haber respeto por los derechos humanos”, destacó el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), científico y defensor de los derechos humanos, Juan Almendares Bonilla.

El también Director Ejecutivo del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Juan Almendares Bonilla fue el invitado especial en el programa radial “Voces contra el Olvido”, que produce el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) y que fuera transmitido el pasado sábado 20 de agosto de 2016.

Almendares Bonilla también fue Decano de la Facultad de Medicina, científico, investigador, ambientalista y defensor de los derechos humanos.

El ex rector universitario comenzó diciendo que la memoria tiene que estar ligada a la inteligencia que siente, es decir no solamente es la parte cognitiva-pensante, sino el vínculo que existe entre el pensamiento y el sentimiento. Entre el pensamiento del amor, la pasión de la lucha, con esa capacidad de integrar la emoción al pensamiento; se desarrolla más la capacidad creativa.

Por esto estos seres, los desaparecidos y las desaparecidas tuvieron mucho talento, pero también mucho amor, y por eso tuvieron esa gran fuerza espiritual de sacrificar la vida, estaban desapegados de cuestiones materiales, de la familia, de la riqueza, de los proyectos, o sea una entrega total a la vida, son mártires y personajes extraordinarios, sostuvo Almendares Bonilla.

Almendares Bonilla apuntó que “por eso creo que en algún momento, tenemos que recuperar la memoria viva de ellos, recuperar la memoria es llevarlos a la práctica, me refiero en cuanto a sus enseñanzas, a ese gran amor a Honduras, amor a la humanidad, amor a la paz, a la justicia”.

Paradójicamente ellos fueron víctimas de violencia tremenda, pero fueron soñadores, constructores de una nueva humanidad, en ese sentido los recuerdo a todos, conocí a muchos de ellos, porque de una u otra manera en ese tiempo yo era rector de la UNAH, fui Decano de la Facultad de Medicina, entonces teníamos una relación, y a mí me gustaba visitar las zonas campesinas, indígenas en misiones de salud, entonces yo vi realmente ese dolor, ese sufrimiento; que debe ser una fuerza en nosotros para seguir luchando, sostuvo el ex rector de la UNAH.

Almendares Bonilla dijo que hay algunos que dicen que una manera de conocer mejor la realidad, incluso de investigarla, de desarrollarla es seguir el método que tiene como fundamento el sufrimiento, el método desde las víctimas, desde los oprimidos, desde los pobres, trabajar bajo esa idea.

Entonces claro, el amor a la justicia, le alumbra a uno el camino para ver la realidad en otras formas, y yo creo que en ese sentido me parece que esa celebración del Día Nacional del Detenido Desaparecido 830 de agosto) debemos apoyarla todos y todas, unir los esfuerzos todas las organizaciones conjuntamente con COFADEH para desarrollar la memoria histórica, para transmitir, para compartir, para discutir, para debatir, para analizar nuevos caminos; porque no se puede desconocer que ellos y ellas (los desaparecidos y las desaparecidas) fueron defensoras y defensores auténticos de los derechos humanos .

Consultado acerca de aquellos aspectos que son comunes entre la doctrina de Seguridad Nacional aplicada por el estado en la década de los 80 e inicios de los noventa y la política de seguridad actual, el Dr. Juan Almendares Bonilla comentó que lo primero que hay que hacer, es ver la realidad, en el sentido que Honduras es un área geopolítica, estratégica y una de las razones de esta doctrina es que se ha fundamentado precisamente en la ocupación militar de nuestro país.

Entonces me parece que Honduras continúa siendo ocupada y luego está visión prácticamente ha centrado la visión militar, tenemos una visión de seguridad que es estrictamente militar, pero el concepto de seguridad es un concepto que tiene que ver con confianza, con seguridad, que está muy ligado a la verdad.

Entonces se da el gran desarrollo de la inteligencia militar, es decir hay un gran control de las redes, de los teléfonos, hay leyes para que se observe a los ciudadanos, en mi caso, yo expreso mi pensamiento, no tengo por qué ocultar, no tenemos odio contra nadie, creo que nosotros debemos ver la manera de cómo contribuimos para el diálogo, pero sosteniendo las posiciones, pero necesitamos decirnos la verdad, y ahí está el problema.

Los desaparecidos y desaparecidas nos han enseñado a conquistar la verdad

“Porque la verdad de los desaparecidos muy probablemente está en los batallones, está en ciertas estructuras actuales del país, en documentos clasificados de la CIA, porque mire, mientras no tengamos la verdad de los desaparecidos, no va a ver respeto por los derechos humanos en este país, y eso tenemos que entenderlo”, expresó el doctor Juan Almendares Bonilla.

Felicitamos a COFADEH de invitar a un conjunto de luchadores y luchadoras por los derechos humanos para contribuir a esa gran celebración del Día Nacional del Detenido Desaparecido (el 30 de agosto).

Y es que ese día, las defensoras y defensores históricos por los derechos humanos, darán a conocer un manifiesto a manera de legado que sirva como una guía para las nuevas generaciones que luchan por los derechos humanos.

Como dicen los indígenas, nosotros tenemos que aprender a celebrar la tristeza, la alegría, el dolor y el sufrimiento, siempre con la fuerza espiritual de sentirnos en realidad parte de esta gran humanidad, de la madre tierra; pero sobre todo desarrollar el espíritu de solidaridad y trabajar precisamente en algo que nos han enseñado los desaparecidos y desaparecidas , que es precisamente conquistar la verdad, esa verdad que está en el principio: La Verdad os hará libres, esa verdad que está también en el sentido de estar despiertos; esa verdad que está articulada a la libertad y a la justicia; y por eso hay que distinguir lo que podemos llamar la memoria de la historia.

Y en el caso de los desaparecidos es la memoria viva de la humanidad, es la memoria de los vencidos, de los oprimidos, de las víctimas; la memoria del dolor que en realidad se enfrenta a otra memoria de los vencedores, de los colonizadores, de los neo-colonizadores, de los imperialistas, esa memoria que ha oprimido nuestros pueblos, destacó el científico y humanista Almendares Bonilla.

Entonces está la memoria de los desaparecidos, de las desaparecidas; y por eso nosotros siempre debemos de luchar por la verdad, esa verdad viva, la verdad que nos despierta la conciencia y que nos dice que no debemos ser traidores a la conciencia; sino que debemos rescatar ese bello principio, esa bella lucha de muchos de ellos y ellas y sus familiares; que continúan, desde luego luchando por la verdad.

Yo diría que los desaparecidos han muerto, pero en realidad han muerto muchas veces, pero viven en la realidad, y se han multiplicado y continúan, es decir los desaparecidos continúan en el golpe de estado militar, continúan en la realidad; continúan en todos esos niños, niñas, mujeres, hombres que siguen siendo asesinados con toda impunidad.

A mi parece que no podemos olvidar lo que ocurrió en la década de los años 80, por eso yo miraba muchos partidarios del golpe que venían de otros países y nos decían que hay que hacer tabla rasa de la historia, hay que olvidar la memoria, hay que ver hacia adelante, pero nosotros no podemos desconocer lo que llamo yo, la historia verdadera; la historia que está ligada al amor de nuestros pueblos, que no nos hace olvidar, no es la historia solamente cronológica, del tiempo, es la historia de la verdad, subrayó el defensor de derechos humanos.

¿Quiénes eran los enemigos de la Doctrina de Seguridad Nacional?

El ex rector de la UNAH señaló que en los años 80, tenemos que recordar que históricamente nuestros pueblos fueron objeto de lo que se llamó la Doctrina de Monroe, del destino manifiesto, y en la década de los 80 estuvieron los famosos documentos de Santa Fé y los proyectos de las dictaduras militares que se entrenaron en la escuela de las Américas, una escuela de torturadores que estaba en Panamá, en Chile y Argentina, por eso hay que entender esa historia; porque algunos y todos debemos de reconocer, que en tiempos de Augusto Pinochet en Chile, comenzó a desarrollarse en América Latina con todas estas dictaduras represivas, la Doctrina del Neoliberalismo, ahí estaban los Chicago Boys.

Entonces lo que son los neoliberales, tienen esa conciencia, tienen que tener algo de Pinochet, es imposible separar un proyecto opresor de la lucha económica. Entonces ¿qué pasó?, en ese momento teníamos la guerra en Centroamérica, es decir estaban convulsionados nuestros países y Honduras se convirtió básicamente en un portaviones del Pentágono, relató Almendares Bonilla.

Y aquí vino el señor John Dimitri Negroponte, que fue asesor de la guerra de Vietnam y que después dirigió la inteligencia nacional de Estados Unidos, que fue embajador en Naciones Unidas; era un personaje indudablemente terrible. Aquí estuvo en Honduras, estuvo en esos proyectos de muerte, entonces ahí se elaboró lo que se llamó la Doctrina de Seguridad Nacional, que básicamente tenía como meta inventar el enemigo. Y ¿cuál era el enemigo?, el enemigo era precisamente el patriota, el que estaba contra las bases militares, el enemigo era el que estaba por la justicia, era el joven que quería una educación gratuita para este país.

El enemigo era el que quería una salud gratuita para el país, aquel que no quería que nos dominaran económicamente, que quería una justicia social, aquellos sindicalistas que querían contrato colectivo y no un trabajo-horario como ahora, sino que quería derechos laborales, derecho a la pensión, al transporte, a la vivienda.

Ese era el enemigo imaginario creado por la Doctrina de Seguridad Nacional, y al enemigo había que matarlo, había que eliminarlo, había que exterminarlo, había que desaparecerlo, porque realmente este concepto del “desaparecido”es una de las ideas más monstruosas de la humanidad, porque la figura desaparece, pero la idea de los familiares es que está vivo, y para desaparecerlos llegaron a hacer cosas terribles, hasta la incineración, usaron todos los métodos para que no quedara ninguna señal de que la persona pudiera comunicarse y que hubiesen indicios de su existencia.

Es decir es una de las experiencias más monstruosas esa Doctrina de la Seguridad Nacional, y el golpe de Estado vino a revivir la Doctrina de la Seguridad Nacional en el país, recalcó Almendares Bonilla.

Nosotros debemos luchar por la verdad y recordar el mensaje de los desaparecidos y de las desaparecidas, porque ese mensaje está vivo y quiero decir que siempre que voy a tomar una decisión, me recuerdo del mensaje de los desaparecidos para no corromper mi conciencia. Y a veces no se nos entiende por qué realmente seguimos pensando que debemos amar este país, que debemos amar la vida, que no debemos ser dogmáticos, que debemos estar contra la guerra. En este país hay una guerra total contra el pueblo, hay una guerra económica, una guerra política, una guerra mediática, todo eso es terrible.

Entonces nosotros debemos tener ese gran compromiso, de no ser sobornables, de no tener odio, no necesitamos odiar, necesitamos decir la verdad; que es lo más difícil. No necesitamos insultar, pero lo que sí es importante es que no tenemos que volver a desarrollar Doctrina de Seguridad Nacional, una doctrina racista, neo-colonialista, vendedora de la patria.

Entre 1979 a 1982, durante la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional, “escuadrones de la muerte” integrados por agentes del Estado, detuvieron y desaparecieron a más de 200 personas en Honduras; muchos de ellos eran sindicalistas, dirigentes campesinos, líderes estudiantiles, sacerdotes, intelectuales, artistas y opositores al sistema implantado.

“El manual de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos para la tortura fue puesto en práctica en Irak, fue puesto en práctica acá en Honduras, y nosotros debemos estar en contra de todo este plan y sobre todo de la tortura, porque la tortura es un crimen de lesa humanidad”, sostuvo el defensor de derechos humanos.

El también director del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y sus familias (CPTRT) señaló que por eso esas doctrinas de pensamiento único, esas doctrinas que quieren encasillar la mente en una sola dirección no contribuyen al desarrollo de la creatividad de los jóvenes; por eso nosotros hemos combatido esa criminalización de la protesta estudiantil en la UNAH, porque creemos que ese pensamiento único, es un pensamiento del fascismo social que realmente vulnera los derechos de nuestros pueblos.

El problema es que la UNAH se convirtió en un objetivo de dominación imperialista, de dominación colonialista, había que destruir la filosofía que teníamos nosotros en la universidad, que era la articulación del pueblo con la academia, porque no hay academia sin pueblo, no hay ciencia sin conciencia; nosotros por eso creemos y hemos luchado por el derecho de los jóvenes, y nos sentimos orgullosos de esa lucha y no importa lo que nos puedan decir.

Una dictadura neofascista mantiene secuestrada la institucionalidad


Por Marvin Palacios

En vísperas de la conmemoración del Día Nacional del Detenido Desaparecido (30 de agosto), “Voces contra el Olvido” el programa radial del Comité de Familiares de detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH) ha contado con la presencia de connotados analistas y defensores de derechos humanos.

En la emisión del pasado 13 de agosto, el destacado periodista Manuel Gamero, director de Diario Tiempo desde su fundación hasta el cierre de su versión impresa, analizó la situación política del país y el papel que desempeñó durante la década de los ochenta, donde el estado de Honduras, aplicó la Doctrina de Seguridad Nacional, que trajo consigo más de 200 personas que fueron detenidas y desaparecidas por agentes del estado, en la que fue llamada la década del terror y de los escuadrones de la muerte.

En torno a la figura de la desaparición forzada, Manuel Gamero dijo que lo que sucedió con los desaparecidos en la década de los años ochenta, es una constante que llega hasta estos días.

En aquella época recordó que Honduras se encontraba como un estado de paso, entre dos guerras civiles que se libraban tanto en Guatemala como en El salvador. Amplias regiones del occidente del país contaban con la presencia del ejército y la guerrilla salvadoreña y en la zona oriental, miembros de la ex Guardia Nacional de Anastasio Somoza, derrocado por los sandinistas, ocupaban territorio hondureño.

En medio de estos combates, se libra desde el estado una brutal represión y persecución contra dirigentes sociales hondureños que demandaban reivindicaciones sociales. Este movimiento reivindicador era un proyecto pequeño-burgués, no era ni comunista ni socialista, pero fue calificado como tal y por tanto de corte subversivo, contrario a la política exterior de Estados Unidos, afirmó el analista.

“Continuó un sistema de eliminación de los cuadros que estaban más entregados a la lucha reivindicadora, contra los jóvenes, y no las cabezas visibles , sino aquellos pequeños líderes que iban surgiendo, los iban destruyendo y ese proceso que ha continuado en nuestro país, como ocurrió en Guatemala y en El Salvador. Este último país donde se libró una guerra salvaje, con casos como el asesinato de monseñor Oscar Arnulfo Romero (marzo de 1980), la masacre de Sumpul (mayo de 1980) y de los 6 sacerdotes jesuitas y 3 monjas (1989)”, relató el experimentado periodista Gamero.

En Honduras en ese momento se establece claramente con el general Gustavo Adolfo Álvarez Martínez la aplicación lisa y llana de la Doctrina de Seguridad Nacional, donde se identifica a los líderes sociales y se procede a eliminarlos.

“En ese momento los medios de comunicación de Honduras, la mayoría guardaba prudente silencio ante el temor, había un proceso de auto-censura. Los únicos medios que no fueron por ese camino fueron Diario Tiempo que yo dirigía y radio América en aquel entonces”, comentó Gamero.

Y aquí vemos una cuestión interesante, porque si bien es cierto que allá por la mitad de los años 90 del siglo pasado, se desarrolla en América Central un proceso de cambiar la Doctrina de Seguridad Nacional por la Doctrina de la Seguridad Ciudadana, e incluso Centroamérica llega a suscribir un tratado en ese sentido, pero una vez que se produce el golpe de estado de 2009, regresamos nuevamente al proceso de la seguridad nacional.

En relación a la realidad de Honduras, el ex director de Diario Tiempo (versión impresa) dijo que en la última década, lo que se ha dado es un proceso de deterioro cada vez más acelerado en todos los aspectos de la vida nacional, es la culminación, pienso yo, de una pérdida de la institucionalidad que ha derivado como lo señaló el padre Melo (Ismael Moreno) en una dictadura neofascista que ha secuestrado totalmente todo lo que era la institucionalidad, la legalidad en nuestro país.

Este proceso nos ha llevado a tal extremo de que hoy día, después del golpe de estado de 2009, tenemos una sociedad completamente dividida, y dividida no mitad a mitad, sino dividida en dos terceras partes en contra de lo que está ocurriendo en el país y deseosa de que el país cambie y recupere su institucionalidad y otro tercio que está ahí, como dicen en términos vulgares; que mangonea el poder.

Un poder que incluso no corresponde a partidos sino que a grupos, incluso a una sola familia y sus adláteres, es una situación pues que se ve insostenible, pero que infortunadamente por la fuerza de las armas y por la fuerza de apoyos internacionales, se mantiene; mientras la población hondureña está sumida en la pobreza, en la desigualdad y en la confusión, explicó el periodista.

El hecho es entonces, que en la actualidad, una vez que ha desaparecido la institucionalidad, o que ha quedado secuestrada en un grupo, ni siquiera un partido, sino que un grupo de partido y en una élite más pequeña, entonces nos encontramos en situaciones como en lo económico, con la venta del país.
La lucha por la defensa de los recursos naturales del país está condenada a muerte

Entonces lo que hay es que el país va perdiendo y ha perdido, y ha distribuido en manos privadas todo lo que es la riqueza y el patrimonio nacional. En esas condiciones es prácticamente imposible que un estado pueda sobrevivir, porque no puede vivir completamente de la caridad internacional. Y eso es precisamente lo que tenemos, en este caso se han adueñado de todos los recursos de Honduras, sostuvo Manuel Gamero.

Cuando viene por ejemplo el asesinato de Berta Cáceres, eso precisamente es un señalamiento de que “la lucha por la defensa de los recursos naturales del país está condenada a muerte”, recalcó.

Sí es un crimen político, pero también es un crimen nacional, es decir que ataca con el fin de contener toda protesta o toda iniciativa que busque la defensa del interés nacional. ¿Qué ocurre entonces?, lo que ocurre es que el patrimonio nacional ya no es de Honduras, es de un grupo de personas que está ahí, incluso puede decirse que es de una “mafia que está ahí en el poder, ellos son los dueños del país, ya no son los hondureños, ya no es la nación hondureña la dueña del país, la dueña del estado de Honduras, es un grupito ahí, que es el que tiene controlado esto”.

De manera que incluso, si ustedes ven las investigaciones sobre eso, son investigaciones que no han llegado ni van a llegar al verdadero objetivo que sería el de encontrar a los verdaderos autores intelectuales y a los verdaderos autores materiales.

Esta situación tan grave que ocurre en Honduras, me hace a mí pensar, en lo que se llama el interregno de Gramsci (periodista y líder del partido comunista de Italia del siglo XX), que lo vio así: la verdadera crisis consiste en que lo viejo muere y lo nuevo no puede nacer, y en ese interregno ocurren los fenómenos más morbosos y variados que se pueden dar en una sociedad; eso es precisamente el interregno.

Es decir desde el punto de vista meramente político-electoral, las elecciones generales de 2009, que llevaron al nuevo gobierno de 2010, el de Porfirio Lobo Sosa, dio paso al quiebre del bipartidismo para generar un multipartidismo; pero no se completó ese proceso del multipartidismo porque no se creó dentro del estatuto electoral la figura de la segunda vuelta.

Esa segunda vuelta que incluso nosotros desde Diario tiempo la veníamos proponiendo desde hacía muchos años, es indispensable para que funcione esa nueva forma de desarrollo democrático del multipartidismo porque en un país pueden haber veinte, cien partidos, pero si es digamos la mayoría, una mayoría sobre la otra la que define la elección y el poder, entonces definitivamente no hay multipartidismo; y para eso se necesita la segunda vuelta que da oportunidad de integrar las otras partes que salieron perdiendo pero que integran una nueva forma de gobierno.

“Entonces ese es uno de los factores principales por los que, actualmente la lucha que hay y la negativa que hay del gobierno en el poder, o del gobierno hecho poder para no aceptar esa segunda vuelta”. ¿Por qué?, si acepta el hecho de la segunda vuelta definitivamente no puede haber este proyecto bastardo de reelección”.

El gobierno de JOH está constituido por un modelo neo-fascista que se adueñó del poder

Y este es un tema todavía mucho más complejo. En Honduras cuando hablamos de crisis política en este caso, estamos hablando de una “crisis política multipolar”, que quiere decir, que no solamente afecta lo esencialmente político, sino que afecta dentro de lo político, lo económico, lo social, lo cultural; e incluso la ubicación del país dentro de la institucionalidad.

De tan mala suerte, que esa crisis multipolar nos ha llevado al hecho de desconocer por completo por parte de los poderes establecidos, o del poder constituido, desconocer realmente la vigencia constitucional y la legalidad, detalló Gamero.

O sea hay una ruptura total, ¿por qué?, porque en las postrimerías del gobierno de Lobo Sosa, cuyo gobierno se la pasó tratando de rescatar la confianza internacional porque el golpe de 2009, toda la comunidad internacional desconoció prácticamente a Honduras, por condenación del golpe.

Se la pasó así todo el tiempo, y al final cuando llega ya el período cercano a las elecciones que se dieron en el proceso multipartidista, entonces se preparó el terreno para que desapareciera el equilibrio entre los poderes del estado; es decir, que fuera un solo poder, el poder ejecutivo el que controlara. La interrelación se pierde y entonces el poder ejecutivo es el que controla al poder judicial y legislativo.

Si uno analiza el resultado electoral que dio con el gobierno de Juan Orlando Hernández, lo ve que fue “fríamente calculado el fraude de esas elecciones”, fue fríamente calculado para impedir que existiera una mayoría calificada; es decir que repartieron con mucho pulso la cantidad de diputados que cada partido tendría y esa repartición no fue producto electoral, sino producto de una conspiración interna que le dio tantos diputados al partido Liberal, tantos diputados al PINU; tantos diputados al PAC y tantos diputados al partido Nacional, de manera que el partido hecho poder fuera el que controlara, incluso a través también de la corrupción, calculada también esa corrupción, el control del legislativo y no digamos lo que sucedió como todos sabemos; con la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

En esa condiciones entonces, hemos derivado ya en que el partido hecho poder y cuando hablo de partido hecho poder, se dice con eso que “es una dictadura”, porque no es un partido en el poder, en donde participan los otros partidos, sino que es un partido que se abroga asimismo el poder, se adueña del poder y ese es precisamente la constitución de un modelo fascista.

Desde el punto de vista meramente político, ya que se acerca la contienda electoral, contienda entre comillas, nos encontramos con que el multipartidismo está ahí creado, pero no puede funcionar, y ahí vuelvo con Gramsci: “muere lo viejo, pero lo nuevo no puede nacer”.

La virtual reelección procede de una sentencia espuria de la Corte Suprema de Justicia

Entonces desde el punto de vista del poder y todo el aparato mediático para hacer creer a la gente de que la reelección ya está declarada y está decretada, con una sentencia espuria, pero que ya está decretada; entonces dicen ya está, ya está la reelección y luego lo que hay que hacer es que el Congreso Nacional tiene que reglamentar cómo es que va a ser esa reelección.

Y primero, la reelección no existe, y en el derecho constitucional hondureño nunca ha existido la reelección, por lo menos el derecho constitucional moderno de Honduras, nunca ha existido la reelección, afirmó Manuel Gamero.
El analista subrayó que “dicen que se va a reglamentar una sentencia de la Sala de lo Constitucional, un absurdo porque una sentencia no se puede reglamentar y luego tampoco se puede reglamentar una norma constitucional, es absurdo cómo va a reglamentar una norma constitucional”.

Entonces el tema de la reglamentación se cae de cuajo, pero entonces hablemos de plebiscito, y es importante ver cómo se manipulan las figuras. El plebiscito es una figura de consulta popular directa, pero no tiene los alcances (no los puede tener) para reformar la Constitución. En el plebiscito puede preguntarle a la ciudadanía si quiere o no quiere una Asamblea Constituyente, porque solamente la Asamblea Constituyente, el poder originario, es el que puede hacer una nueva Constitución; pero hasta ahí, ese es el poder originario, sostuvo Manuel Gamero.

El sistema prepago de consumo eléctrico enciende alarmas en Honduras



La polémica está a la orden del día en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), dos acontecimientos marcaron el debate durante la semana: por una parte la salida obligada de la directiva del sindicato que dirigía Miguel Aguilar y la llegada de una nueva empresa que cuestiona el proceso de sociedad construido con la empresa Energía Honduras, que inició operaciones el pasado 18 de agosto y que cumple con la segunda etapa del modelo privatizador que impulsa el gobierno en la estatal.
Desde hace más de un año el Comité Técnico del Fideicomiso de Distribución decidió aprobar el inicio de operaciones del nuevo ente que desplazará de forma inmediata al Servicio de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh).
Desde ya se dio a conocer un plan de trabajo inmediato que se diluye en la  distribución, administración y facturación; además en definir un nuevo sistema de consumo donde la gente tendrá que pagar previamente la cantidad de energía que desea consumir.
Los socios de Energía Honduras son Eléctricas de Medellín que goza del 51 por ciento del capital, Unión Eléctrica S.A con el 25 por ciento, el resto corresponde a Enterprise Consulting S.A de Honduras y el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee).
El expresidente del Stenee Miguel Aguilar indicó que al principio la organización tenía derecho a un 49 por ciento de la inversión, pero no lograron conseguir financiamiento con la banca nacional, por tal razón Eléctricas de Medellín les prestó el ocho por ciento de los 358 millones de dólares que contempla el contrato de inversión.
Ese movimiento le costó el puesto al dirigente sindical al frente de la estructura obrera; la base cuestionó la sociedad con la empresa colombiana, además criticaron la falta de transparencia sobre el crédito obtenido y las intenciones de la exdirigencia sindical de firmar un acuerdo monetario con la empresa.
“La firma de ese contrato generó dudas en la base, por eso convocamos a una asamblea en la capital (Tegucigalpa) y ahí exigir un cambio de directiva que realmente le apueste a la transparencia con sus agremiados y que enfrente las políticas del gobierno”, dijo el secretario general del Stenee a nivel nacional, Ever Díaz Sarmiento.
Para Sarmiento la reestructuración era urgente, porque el sindicato fue incapaz de enfrentar los despidos del gobierno, el proceso de tercerización, de entrega de la administración al capital privado y todo se dio a vista y paciencia de su directiva. “Nosotros hasta sospechamos que los despidos eran negociados con Miguel Aguilar, él y la directiva anterior nunca enfrentaron como debe ser los ataques del gobierno a los trabajadores”, expresó Sarmiento.
La crisis en la estatal eléctrica se extendió al mismo ritmo que en las demás entidades públicas: Hondutel, Empresa Nacional Portuaria, Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados, Sanaa y el Instituto Nacional Agrario, Ina, enfrentando despidos y también se dirigen a la intervención privada.
“Llamémosle privatización a lo que sucede en la ENEE, con esta empresa Energía Honduras nos están vendiendo el discurso que todo mejorará pero atrás de todo sabemos que es una política del gobierno para privatizar”, siguió caracterizando Sarmiento.

Para el analista político Efraín Fajardo, el proceso es un claro mensaje de obediencia del gobierno a los organismos internacionales, quienes son los arquitectos del plan neoliberal que privatiza lo público.

Primer año de funcionamiento
Hasta el momento muchas dudas saltan ante el plan de trabajo de la empresa Energía Honduras, quien llega desde, la perspectiva gubernamental, como el superhéroe de la ya decaída ENEE.

Donde sí hay una claridad manifiesta es en el plan de inversión que la empresa y la ENEE harán: el convenio con el gobierno establece que la compañía invertirá un total de 63 millones de dólares anuales, por lo que la ENEE tendrá que entregar un total de quince millones mensuales, significa que en siete años y medio sumarían un total de aproximadamente mil 300 millones de dólares.
Las expectativas de los promotores es que al final del contrato, el déficit de la ENEE ya habrá desaparecido desaparezca y en caja quedarían 88 millones de dólares, más la suma de inversiones externas, según datos proporcionados por Alfredo Reyes, gerente del nuevo ente.
Para que eso se convierta en realidad, ya tienen elaborado un plan inmediato de trabajo, que consiste en la atención exclusiva de la red de distribución e inicio de mantenimientos preventivos. Asimismo a partir de septiembre, Energía Honduras será la encargada de lectura y facturación de los contadores. Además se harán operativos sorpresas en las zonas donde se supone existe el hurto de energía eléctrica.
La polémica también se ubica en un nuevo método de consumo, denominado prepago, en el que la población deberá cancelar previamente al menos por el primer año la cantidad de energía que desee consumir.
“Realmente es preocupante lo que ocurre con la ENEE, los más afectados somos el pueblo y desde ya podemos ver que este nuevo sistema lejos de mejorar nuestra economía será un trancazo para los pobres”, dijo Norma Cruz integrante de la Mesa de Indignación en El Progreso, Yoro.
Según el informe de la empresa, se habilitarán establecimientos para que la gente pueda ir a recargar energía y así consumir lo que realmente necesite.
“El sistema prepago es una dinámica interesante, mediante esto el usuario podrá adquirir en las pulperías que estén conectadas al sistema comercial, la cantidad de energía que tengan capacidad de pagar”, dijo Reyes.
Éste es el primer paso de transición en la ENEE, que ya ha generado expectativas de la población, crisis interna en los trabajadores de la estatal y la denuncia permanente de los sectores populares de privatizar lo público.
Los despidos, el nuevo sistema de distribución y facturación, son solo algunas realidades que se convertirán en los nuevos retos para la junta nueva directiva del Stenee.

MERCOSUR, en peligro la integración regional

Rebelión

Por Hedelberto López Blanch

El Mercado Común del Sur (MERCOSUR) esta sufriendo en la actualidad uno de los ataques más fuertes contra su funcionamiento y contra el programa de integración regional, al no reconocer tres de sus miembros, los plenos derechos de Venezuela a ocupar la presidencia pro témpore del presente período.

En poco menos de un año, la situación del MERCOSUR se ha revertido completamente, pues si en julio de 2015 había logrado acoger en su seno a seis países que abogaban por fortalecer los intercambios comerciales, la integración regional y los programas sociales, ahora su entorno se enrarece al pretender Paraguay, Argentina y Brasil, impulsar medidas neoliberales auspiciadas desde Washington y los organismos financieros internacionales.

La guerra política intestina se ha desatado, primero por la ya tradicional postura del gobierno paraguayo (después del derrocamiento del gobierno legítimo de Alejando Lugo) de tratar de impedir la entrada de Caracas a la institución. A esa actitud se unen ahora Argentina, presidido por el neoliberal Mauricio Macri y de Brasil, encabezado por Michel Temer tras el golpe institucional en curso contra la presidente Dilma Rousseff.

Estos tres países se han opuesto a que Venezuela asuma la presidencia pro témpore que oficialmente le corresponde por orden alfabético, según la reglamentación de la organización.

Son tres gobiernos muy ligados a las orientaciones provenientes de Washington, que optan por sistemas neoliberales, aplican extremas medidas de privatizaciones a favor de las transnacionales en detrimento de las empresas públicas y minimizan las políticas sociales.

El MERCOSUR se fundó el 26 de marzo de 1991 en Asunción, Paraguay, y entró en vigencia el 29 de noviembre de ese año.

Los cuatro primeros socios (Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina) buscaron la ampliación de los mercados nacionales mediante la unión, lo cual constituye una condición fundamental para acelerar sus procesos de desarrollo económico con justicia social.

Tres años más tarde, en diciembre de 1994, durante la Cumbre de Ouro Prieto se firmó el Tratado de Asunción con el objetivo de buscar la integración de los Estados miembros, mediante la circulación de bienes, servicios y factores productivos; aranceles externos y adopción de políticas comerciales comunes; coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales y armonización de legislaciones en las áreas pertinentes, para lograr el fortalecimiento del proceso de integración.

Al parecer tres de estos cuatro Estados, con la exclusión de Uruguay, se han olvidado de las directrices signadas en Ouro Prieto.

El MERCOSUR continuó creciendo y en julio de 2012, tras una fuerte oposición del Parlamento paraguayo que se había opuesto desde 2006 a la entrada de Caracas en el organismo, éste país fue aceptado.

El hecho ocurrió al producirse en junio de 2012 el golpe de Estado parlamentario de las fuerzas de derecha contra el presidente Lugo, lo que provocó la suspensión momentánea de Asunción en el organismo y facilitó la entrada de Venezuela, aprobada por Argentina, Brasil y Uruguay.

Se producía así, un despegue geopolítico de la institución al incorporar (con criterios de soberanía latinoamericana) zonas amazónicas, andina y caribeña, extender el bloque económico desde el extremo sur hasta el norte del continente, y contar con las tres grandes cuencas de los ríos Orinoco, Amazonas y La Plata.

En una región donde habían ocurrido violentas dictaduras militares (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay) y años después sufrido esos países políticas neoliberales, la integración de Caracas aportaba potencial energético y sobre todo, las experiencias llevadas a cabo sobre desarrollo integral en los sectores de salud, educación, vivienda, alimentación a favor de la población.

Bolivia, que participaba como país asociado, logró en julio de 2015 que se aceptara su entrada oficial durante la XLVIII Cumbre del grupo efectuada en Brasilia, lo cual reforzaba en esos momentos el sentido de unión sudamericana y de fortaleza integracionista, económica y política de la región.

La nación andina, por su ubicación geográfica en el centro de la región, aporta al organismo facilidades comerciales, a la par que fortalecía la integración económica y social entre esos países.

La Paz pone a disposición del MERCOSUR sus grandes recursos gasíferos y de petróleo, madera, oro, plata, caucho, estaño, litio, hierro, a la vez que puede recibir inversiones para su desarrollo productivo y social que las naciones miembros le pueden ofrecer.

Pero toda esta integración regional esta completamente en peligro pues Argentina, Brasil y Paraguay apuestan por llevar al organismo hacia políticas neoliberales que no tienen nada que ver con los postulados acordados en Ouro Prieto durante la creación del MERCOSUR.

No se puede obviar que la mayor obsesión de esos gobiernos de derecha, con apoyo y asesoría de Estados Unidos, es continuar cerrando el cerco contra la República Bolivariana que ha sido el eje fundamental de la unión latinoamericana por la política de independencia soberana llevada a cabo desde 1999 por Hugo Chávez y continuada después por Nicolás Maduro.

No cabe la menor duda que el MERCOSUR está en peligro y esas amenazas se extienden a la integración latinoamericana y a los gobiernos progresistas de la región.