domingo, 8 de julio de 2012

Isi Obed Murillo: A tres años de su asesinato lo recordamos




El 5 de julio del año 2009 el ex presidente Manuel Zelaya intentó regresar a Honduras por avión y aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Toncontín, de Tegucigalpa. Isi Obed Murillo, un activista de 19 años de edad, y su familia se juntaron con miles de personas más, quienes protestaban en contra del golpe de estado en los alrededores del citado lugar.

La manifestación, cuyo objetivo era darle la bienvenida a Zelaya y continuar exteriorizando su desacuerdo por el derrocamiento del ex mandatario, se tornó violenta luego de comenzar un enfrentamiento entre sus participantes, policías y militares.

Cuando el avión intentó aterrizar, Isi Obed Murillo recibió un disparo en la cabeza. Fue socorrido por sus compañeros de protesta quienes corrieron para llevarlo a un centro asistencial, sin embargo el joven falleció casi al instante.

"El asesinato de Isis Murillo fue cometido como parte de una grave campaña de represión por el gobierno de facto que siguió inmediatamente después del golpe de estado,” dijo Bertha Oliva, Directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), organización que recientemente presentó una demanda en conjunto con el Centro de Derechos Constitucionales en contra de Roberto Micheletti.
“Luego del asesinato de Isi Obed, su familia fue sometida a vigilancia y hostigamiento por la policía y otras autoridades. El hostigamiento se llevó a cabo en un contexto que abogados describen como una represión intensa y persecución política que empezaron bajo el régimen de Micheletti, dirigida contra del Frente Nacional de Resistencia Popular, que se formó en oposición al golpe de estado, y también en contra de periodistas y otros grupos de pie en oposición”, afirma Oliva.

“No quiero más derramamiento de sangre,” dijo Silvia Mencía, madre del adolescente asesinado. “No quiero que ninguna otra madre sufra como yo”, agregó.
“Yo era amigo de Isi Obed, su maestro y su padre. Hemos cargado con un viacrucis de dolor, pero el legado de Isi Obed, los principios con que le criamos no desaparecen de nuestra mente,” dijo David Murillo, padre de Isi Obed.
Una fuente de entero crédito, dentro del equipo que participó la reconstrucción de los hechos, afirmó a COFADEH que los cartuchos sí se encontraron en la zona desde donde Ramón Custodio, en su condición de Comisionado de Derechos Humanos, afirmó que se dispararon balas de hule. 
“Esto implica que los militares sí tenían armas de verdad, no de juguetes ni de goma, ni de salva”, dijo la defensora de Derechos Humanos.

En la reconstrucción de los hechos, participaron más de 15 personas, entre miembros del departamento de balística del Ministerio Público, técnicos especialistas en la escena del crimen, del departamento de Inspecciones Oculares, así como del Departamento de Homicidios de la Dirección Nacional de Investigación.

De acuerdo con un miembro de las dependencias que participaron en la reconstrucción, los casquillos encontrados en la escena, pertenecen a un arma de fuego calibre 123. Agregó que justo en el cerco de maya ciclón, que dividía a los militares de los manifestantes, se encontraron otros 27 cartuchos del mismo calibre.

La reconstrucción de hechos se llevó a cabo bajo la coordinación de varios fiscales del Ministerio Público, sin embargo el informe final aún no se ha dado a conocer. Los policías y militares que reprimieron a la población que se manifestaba en las calles obedecían órdenes de Roberto Micheletti Baín. 

A nuestros mártires no se les llora, se les sustituye, en la lucha, si nos dedicamos a llorarles y repetir sus nombres y sin terminar lo que ellos dejaron a medias, su vida y su muerte serian absurdas. ¡¡Gloria eterna a ellos!!
- Memoria de los actos de la golpista falsimedia
La Prensa de Honduras borra la sangre de la foto de Isis Obed Murillo

Con una maniobra rastrera y macabra, los medios de la derecha fascista y golpista, intentan “limpiar” la realidad de la asesina represión a la que el gobierno de facto somete al pueblo. Sin importarles el dolor de familiares y amigos, sin importarles la indignación de un pueblo, el Diario La Prensa manipuló las fotos donde se ve mal herido a Isis Obed Murillo, fallecido ayer por arteros disparos del ejército. Los dueños y directiva de ese medio deberán ser presentados a la justicia por violar descaradamente todo principio ético de la información, y más aun por violar normas de conducta que son básicas en la vida entre humanos. Todos y todas l@s trabajadores de este medio de descomunicación deberían sentir una profunda vergüenza en sus almas, y asco del lugar donde trabajan.
Doble página completa donde sale la imagen:


Detalle de la página propiamente dicha donde se ve el grupo de fotos publicadas:

Detalle del grupo de fotos, donde ya se aprecia la foto manipulada macabramente:


Fotografía original:


Como se puede ver, la foto del joven asesinado ha sido “limpiada” para su publicación, no sabemos cómo alguien pudo realizar semejante trabajo, en la foto que publica La Prensa se ha eliminado la sangre, tanto la que mana del joven como la que tiene en su ropa, es decir, fue eliminado el balazo.
¿Habrá sido el mismo Billy Joya quien retoco la imagen?
Agradecemos al amigo hondureño de 16 años, quien con su sensibilidad y armado de deseos de no vivir en un regimen de terror nos hizo llegar esta denuncia que demuestra varios aspectos relevantes del golpe de estado, principalmente devela hasta donde llega el compromiso de los medios de comunicación privados con el Golpe de Estado fascista en Honduras, igualmente muestra como el mismo golpe está construido sobre mentiras, manipulaciones y maquillajes a la realidad y, no menos importante, hace una radiografia sobre la calidad ética y humana de los que apoyan el golpe.